Las noticias

El difícil encierro de quienes llevan su casa a cuestas

“Siempre notas rechazo, pero estos días era todavía mayor. Nadie se acercaba. Y luego dejó de haber gente por la calle a la que pedir ayuda”, explica Juan Carlos, de 43 años, sin techo. La epidemia y el estado de alarma es difícil para todos, pero especialmente para quienes llevan consigo sus únicas pertenencias. ¿Cómo se encierra para protegerse y proteger a otros alguien que no tiene casa? ¿A quién pide dinero para comer en las calles desiertas? ¿Cómo cumple la recomendación de lavarse con frecuencia las manos quien duerme en la marquesina de un autobús? Es donde ha dormido Juan Carlos, además de en el aeropuerto, hasta que este domingo, la asociación Remar le consiguió plaza en una casa de acogida en Madrid con otras 19 personas, cuatro por habitación.

Más información

En Madrid, zona cero de la epidemia, con 4.165 casos de los 9.300 que registra el país, más de 2.700 personas carecen de hogar, según un informe de 2019 coordinado por el Samur Social. En el conjunto de España los sin techo son cerca de 33.000, según el informe de la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar, aunque Cáritas elevaba la cifra hasta las 40.000. El Gobierno central ha activado un plan de choque para asistir al colectivo de forma que las Fuerzas Armadas ayuden a los servicios sociales de cada localidad ante la previsión de que se vean “desbordados”. El Ministerio de Defensa ha ofrecido instalaciones militares para albergar a los sin techo durante la crisis sanitaria.

El Ayuntamiento de Madrid derivó este lunes a un hotel de Arganda del Rey, cedido de forma altruista por un empresario, a 56 personas sin hogar y solicitantes de asilo y a otras 40 a una pensión de la capital. En el pabellón de ferias de Ifema se han habilitado otras 150 plazas. “En esta crisis sanitaria, uno de los colectivos más vulnerables son las personas sin hogar porque entre ellas hay estados de salud precarios. La situación en la calle siempre es durísima, pero en estas circunstancias es extremadamente grave”, advierte Pepe Aniorte, delegado del área de Bienestar Social del Ayuntamiento. Madrid también ha prorrogado hasta mayo la campaña de frío que permitirá contar con 479 plazas y 30 de centros de día.

Ricardo, hondureño, de 28 años, lleva cuatro meses en la calle. “Me amenazó la Mara 18, que me pedía dinero, y vine a España para pedir asilo. Estuve un tiempo en un hostal, hasta que se me acabó el dinero. Ahora duermo en El Vivero [centro de acogida]. Por las mañanas voy un rato a la parroquia de San Carlos Borromeo, y luego a la zona de Sol o Aluche… Las manos me las lavo en las fuentes, pero sin jabón”, explica. Hasta que consiguió la plaza de acogida, Juan Carlos cuenta que a veces hacía trayectos de hora y media hasta llegar a unos baños públicos para poder asearse.

Mensajeros de la Paz, que ofrece comidas en el restaurante Robin Hood, explica que a partir de ahora les entregan en mano alimentos para toda la semana. También han pagado habitaciones en pensiones a 12 personas, familias con hijos, sin hogar. Entre los ingresados por coronavirus en Madrid hay al menos dos sin techo.

“La situación es desbordante”, explica Déborah de Pablo, técnico de proyectos de la ONG Remar. “Solo desde el viernes nos han pedido un sitio donde dormir 80 personas, y la situación va a ir a peor porque hay mucha gente que ya lo está pasando mal económicamente y que en unos meses necesitará también ayuda para alimentarse. Nuestra ONG está acostumbrada a situaciones de emergencia en zonas de conflicto, pero nunca hasta ahora habíamos trabajado en una emergencia sanitaria”, añade.

Para evitar aglomeraciones y contagios los comedores ya no abren como antes, sino que reparten táperes de comida. Y la ONG ha habilitado también un teléfono (el 918843581) en el que 10 personas atienden durante 24 horas a quien precise apoyo psicológico durante la cuarentena.

Polideportivos y albergues de peregrinos

También el resto de España ha activado medidas para atender al colectivo. En Cataluña, hay más de 5.500 personas sin hogar. Asuntos Sociales anunció que intensificarán la “detección proactiva” de infectados. “El confinamiento domiciliario se hará en el recurso asistencial que determine el área básica de Servicios Sociales”, indica el Govern. En Bilbao, el Ayuntamiento ha adaptado dos polideportivos. En Logroño, un albergue de peregrinos.

En Valencia, hay cerca de un millar de personas sin techo, de las que algo más de 400 duermen en albergues y el resto en la calle, según fuentes municipales. Los comedores de las organizaciones de ayuda se desinfectan después de cada turno y varios hostales han mostrado su disposición a ceder habitaciones para alojarlos. Además, se abrirán tres polideportivos para que puedan ducharse y se repartirán por la ciudad 38 unidades de baños portátiles.

El Gobierno de Murcia atiende a unas 2.400 personas sin hogar a través de convenios con entidades benéficas y ha pedido a la policía que derive a los sin techo a los centros de acogida. El de Asturias también se ha comprometido a reforzar el alojamiento y la alimentación de personas sin hogar. En Mallorca, trabajadores sociales hacen ruta para pedir a personas sin hogar que eviten aglomeraciones y tomarles la temperatura.

Con información de: Jessica Mouzo, Alfonso L. Congostrina, Virginia Vadillo, Juan Navarro, Lucía Bohórquez, Cristina Vázquez y Marcos Lema.

Información sobre el coronavirus

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Similar Posts

Leave a Reply