Lo último

El Gobierno advierte: los días de «pedagogía» sobre el estado de alarma se han acabado

Aviso para navegantes. Se acabó el período de adaptación al estado de alerta. El Ministerio del Interior considera que cuatro días han sido suficientes para que la ciudadanía interiorice las restricciones de movimientos y entienda las particularidades y excepciones del confinamiento para frenar la expansión de coronavirus. Se acabaron las charlas y amonestaciones verbales, las órdenes ahora son pasar a las multas y no dudar en practicar detenciones si los infractores de la cuarentena son reincidentes.

El número dos de la Policía fue el encargo de hacer dar el aviso hoy: «Los dos o tres primeros días de vigencia del real decreto fueron días de pedagogía, días de levantar un poco la mano, días de informar a la gente, pero creemos que ha llegado el momento de que esos días se acaben. Ha llegado el momento de cumplir el estado de alerta», apuntó este jueves tajante el director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional. Su homólogo en la Guardia Civil, el teniente general Laurentino Ceña, también avisó desde Moncloa que el instituto armado va a estar especialmente vigilante para evitar «las salidas de fin de semana», sobre todo a las segundas residencias.

Hasta ahora las detenciones practicadas en toda España por las infracciones a las restricciones de movimiento del estado de alarma se cuentan por decenas (49 el CNP, 11 la Guardia Civil, 18 la Ertzaintza…) y apenas ha habido unos millares de multas (la inmensa mayoría de menos de 600 euros y casi siempre por desoír las instrucciones de los agentes), pero es muy probable que el número aumente en los próximos días, según vaticinan en Interior.

Redoblar controles

El departamento que dirige Fernando Grande Marlaska, que hasta hoy había llamado a la proporcionalidad en la respuesta a los infractores, ahora, como mando único, ha dado instrucciones a las fuerzas de seguridad del Estado, policías autonómicas y locales de redoblar los controles en los principales puntos débiles localizados hasta ahora: desplazamientos de trabajadores no esenciales que siguen acudiendo a sus puestos presenciales; vehículos en los que se desplaza más de una persona a pesar de la prohibición de viajar de manera individual salvo casos excepcionales; espacios comunes de comunidades de vecinos que son ocupados por actividades de ocio o deportivas de los propietarios; desplazamientos a segundas residencias en fines de semanas o puentes; o caminos rurales que son usados como lugar de esparcimiento de muchos, ante la convicción de que no serán localizados allí.

El Ministerio del Interior ha insistido en recordar en los últimos días de que el actual marco normativo, tanto la Ley de Seguridad Ciudadana (ley mordaza) como el Código Penal, son herramientas suficientes para que los funcionarios puedan hacer cumplir las restricciones. Interior, recuerdan estas mismas fuentes, cuenta en la actualidad bajo su mando con 264.000 agentes (entre policías, guardias civiles, ertzainas, mossos y policías locales), además de los 132.000 militares que en cualquier momento pueden pasar a ejercer también como autoridades en funciones de seguridad ciudadana, según recoge el decreto de estado de alerta.

Similar Posts

Leave a Reply