Economía

Las viviendas turísticas pierden ya un 10% del negocio y temen un año negro por el coronavirus

Apartamentos turísticos en la playa de Oliva.Apartamentos turísticos en la playa de Oliva.Monica Torres (EL PAÍS)

Las medidas de confinamiento decretadas ante la emergencia del coronavirus han dejado al turismo apenas en estado de vida latente. Hoteles que cierran, aviones en tierra, cruceros anclados. Los apartamentos turísticos tampoco son ajenos a la crisis. El sector ya registra unas pérdidas de 260 millones, el 9% del total ingresado el año pasado, según cifras de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que espera que, si la crisis se alarga, el agujero crezca exponencialmente, hasta el punto de resistirse a calcularlo.

El presidente de Fevitur, Tolo Gomila, califica de “galáctico” el impacto que la crisis de la Covid-19 va a tener sobre el sector de las viviendas turísticas, que ya había comenzado el año con ligeros descensos, sobre todo en Canarias y Baleares, por la vuelta de turistas europeos a destinos mediterráneos resucitados, como Turquía, Egipto, Grecia o Túnez. “Ya desde finales de febrero activamos las mediciones y estudios sobre las cancelaciones, por el tema del coronavirus y fuimos pasando de una congelación de las reservas a cancelaciones a mansalva”, explica Gomila en conversación con EL PAÍS. “Somos incapaces ahora mismo de calcular el impacto. El sector está en shock”, resume.

La Federación ya da por perdida la Semana Santa, pero el temor ya se extiende a toda la temporada alta. “Ya estamos registrando cancelaciones para los meses de junio y julio, es decir, el verano”, lamenta el presidente de Fevitur, que controla un total de 186.000 unidades de alojamiento (pisos, villas, apartamentos…). “A fecha de ayer [por el miércoles], ya habíamos perdido casi un 10% del negocio, pero las pérdidas se irán incrementando mucho, porque toda la oferta turística (alquileres de menos de 30 días) está cerrada”. Como los hoteles, Gomila está esperando la orden de Sanidad que decrete el cierre oficialmente, pero afirma que el miércoles habló personalmente con la ministra de Industria, comercio y Turismo, Reyes Maroto, y ella misma le informó de la orden de cierre.

Al igual que otros organismos, Fevitur se ha puesto en contacto con las autoridades, sobre todo las autonómicas, para que las viviendas de alquiler turístico que controla puedan ser usadas por personal sanitario, de emergencias o soldados de la UME, la Unidad Militar de Emergencia que está colaborando en la aplicación del estado de alarma decretado el sábado.

También espera que el Gobierno “ponga en marcha mecanismos de liquidez” para apoyar al sector a seguir operando cuando el brote epidémico se supere. “El 95% de las empresas que gestionan viviendas de uso turístico son pymes o micropymes, para las que la liquidez es vital”, concluye Gomila.

Similar Posts

Leave a Reply