Lo más visto

Los programas sobre comida más entretenidos de las plataformas

El confinamiento nos ha cogido en plena abundancia de series, y con más plataformas en nuestra smart TV que bikinis en un videoclip de trap. Que Netflix, Amazon Prime o HBO nos acompañen puede ser una buena manera de hacer la reclusión más entretenida.

Pues bien, olvidémonos por unos minutos las dichosas series. No es que nos guste predicar en el desierto, pero en las profundidades de tu televisor también se esconde una nutrida y nutritiva colección de programas que han convertido la comida en entretenimiento y no viceversa. ¿Le ponemos un poco de sabor al confinamiento? Sofá, mantita, tenedor y cuchillo. Aquí hay algunas de las producciones más recientes que más he disfrutado en Netflix -la plataforma reina en contenido gastronómico-, Amazon Prime Video y HBO.

NETFLIX

Ugly delicious

[embedded content]

Creo que es mi programa de cocina favorito: es imposible no contagiarse de la pasión extrema con la que el celebérrimo chef David Chang mastica y engulle. La primera temporada, en la que Chang exploraba el peso cultural y social de iconos culinarios populares como la pizza, el pollo frito o los tacos, sigue siendo uno de las cumbres del audiovisual gastronómico reciente. Netflix acaba de estrenar la segunda temporada, cuatro capítulos de celebración orgiástica en la que veremos a Chang recorrer el mundo en pos del filete perfecto y explorar la comida india, de la que se declara un ignorante, junto al cómico Aziz Ansari. Chang sigue introduciendo esquejes de su vida privada en el programa; y utilizando la cocina como arma para de combatir el racismo, lo que le da un valor añadido a sus envidiables festines.

Breakfast, lunch & dinner

[embedded content]

David Chang otra vez, pasándoselo teta de mochileo con algunos colegas del star system estadounidense. ¿Qué tengo que hacer para cambiar mi miserable vida por la suya? Breakfast, lunch & dinner combina géneros como la gastronomía, los viajes y la entrevista. Son cuatro capítulos en los que el fundador del imperio Momofuku acompaña a una celebrity a un punto del globo. ¿El objetivo? Hablar, reír, beber, conocer más a fondo al invitado, explorar la cultura del lugar elegido por el famoso de turno y, por encima de todo, comer como si ambos protagonistas hubieran salido de una década de hambruna. La visita a Camboya con la humorista Kate McKinnon es uno de los momentos destacables. Pero el episodio más divertido es el primero, en el que veréis a Chang en Vancouver fumándose un porrazo y devorando dim sum con el actor Seth Rogen. Dime con quién vas…

Las crónicas del taco

[embedded content]

La mística de un icono de la cocina mexicana: después de tragarte, nunca mejor dicho, los seis episodios de esta maravillosa serie, le tendrás un respeto reverencial al taco. Detrás de esta aparentemente sencilla preparación hay un universo, una tradición, una historia y el peso cultural de un gastronomía que es patrimonio de la humanidad. Las crónicas del taco es una guía de gran valor para neófitos en comida callejera mexicana, como un servidor; un producto ameno, documentado y con sentido del humor que se hace corto de lo rico que está, como un buen taco. Cada capítulo está dedicado a un tipo de taco -carnitas, pastor, de canasta- y narra los orígenes, historia y cultura de cada variedad. Por cierto, os enamoraréis de Lady Tacos de Canasta: personajazo.

Colocados en la cocina

“He gastado más dinero en marihuana que en bocadillos… y como muchos bocadillos”. Es la frase de uno de los participantes del concurso Colocados en la cocina. El título no es ninguna broma, en ese plató van todos fumados como ratas. El concurso es tan sencillo como delirante: los chefs tienen que cocinar un plato de creación libre, pero con un ingrediente en común; el cannabis. Dos fumetas reconocidos se encargarán de devorar la comida y juzgar qué preparación merece la victoria. Un par de elementos impagables: el rastafari cincuentón encargado de seleccionar la matuja de cada episodio y los globos que se pillan algunos invitados después de comerse un bocadillo con hierbajos. 12 capítulos de risa tonta garantizada.

The chef show

[embedded content]

Jon Favreau no tiene piedad de las taquillas. Es el director de Iron man y la nueva El rey león, pero escondido entre sus blockbusters, también figura el film Chef, una película gastronómica de culto que ha dado pie a este show, mitad entrevista, mitad programa de cocina. Favreau se acompaña del asesor culinario de Chef, el cocinero Roy Choi, paran elaborar recetas sabrosas y sencillas, devorar hamburguesas y rolls de langosta, y compartir a lo largo de ocho episodios su pasión por la cocina con celebridades del celuloide yanqui. Directores y actores como Robert Rodriguez, Sam Raimi, Seth Rogen o Gwyneth Paltrow se embadurnan las manos con Favreau y hablan sobre anécdotas de cine, comida y otras veleidades. Solo en esta serie podréis tener a Spiderman (Tom Holland) e Iron Man (Robert Downey Jr.) sentados en la misma mesa, engullendo marisco. Ver a Tom Holland probando la primera ostra de su vida no tiene precio. Por cierto, a que no adivináis quién sale en uno de los episodios… ¡David Chang! ¡Otra vez David Chang!

Street food

[embedded content]

La épica popular de la comida callejera asiática en algunas de las ciudades que han convertido esta disciplina gastronómica en arte. 9 urbes Locura en la mítica izakaya Toyo en Osaka, Japón. Atracón de chaats en Dheli, la India. Arroz con pavo en las calles de Chiayi, en Taiwan. Una incursión furtiva en el mercado de Gwangjang de Seúl, Corea del Sur. Ver este programa antes de comer puede ser peligroso: vuestro estómago vacío no podría soportarlo.

AMAZON PRIME VIDEO

Una vida, una cena

[embedded content]

¿Tiene un ligero aroma de pretenciosidad? Pues sí. ¿Se pasa de frenada cuando se pone intensito? Pues también. Pero termina hipnotizándote, y es lo que cuenta. Imagínate un Chef`s table mezclado con un programa de entrevistas de Jesús Quintero y te harás una idea de lo que es Un vida, una cena. El chef triestrellado Quique Dacosta convoca a una celebrity y le prepara una cena ajustada a su personalidad y biografía. Una cena que Dacosta comparte con su huésped para entablar un diálogo entre bocado y bocado. El proceso de creación de los platos es creatividad en estado salvaje, los invitados acuden relajados y dispuestos a jugar -vino mediante-, y Dacosta se revela como un psicólogo muy fino, aunque algo me dice que la mayoría de los entrevistados son amigos suyos. Najwa Nimri y Alejandro Sanz son los famosos más destacados de esta serie de 6 episodios.

Tus desperdicios y otros manjares

[embedded content]

Quizás le falta la factura de una producción de entidad y carece del pulso de los documentales que juegan en las grandes ligas, pero si haces el esfuerzo de superar sus carencias formales, te encontrarás con una incómoda reflexión sobre el desperdicio indiscriminado de comida que se produce en nuestro país y los costes medioambientales de nuestros hábitos de consumo. Una mirada refractada en las opiniones de expertos y una crítica frontal a los histéricos desequilibrios alimentarios que se producen en la burbuja capitalista. Solo un dato para que vayas abriendo boca: el 90% de la comida que tiramos en España, llega al vertedero envasada, exactamente como la hemos comprado en el súper.

HBO

Foodie love

[embedded content]

A diferencia de Netflix, HBO no apuesta precisamente por los programas culinarios; tiene mierdas como Siren, pero la cocina, meh, prefiere no tocarla demasiado. Eso sí, cuando mete la zarpa en los fogones, es capaz de regalarnos ponches lisérgicos de la categoría de Foodie love. La serie dirigida por Isabel Coixet es una ecuación imposible de esnobismo, pedantería, delirio foodie, First Dates, Wong Kar Wai e Instagram. A lo largo de 8 episodios, Laia Costa y Guillermo Pfening se enamoran filosofando sobre pizzas, comiendo ramen (sic), bebiendo en cafeterías hipsters y compitiendo a dentellada limpia para ver quién suelta la ocurrencia más profunda. “Las pizzas me gustan como idea pero luego siempre son decepcionantes. No sé, tienen algo como de falsa promesa”. La vergüenza ajena es una de las peores drogas que existen: eres plenamente consciente de los daños que le puede ocasionar a tu cerebro, pero deseas más y más, como Rafa de La Unión. No podrás apartar la mirada de la pantalla.

Similar Posts

Leave a Reply