Lo último

La CNMV recuerda a las gestoras el protocolo para hacer frente a los reembolsos de los fondos, que suman 3.000 millones en marzo

La Comisión Nacional del Mercado de Valores está llamando a las gestoras de fondos de inversión para preguntarles sobre la evolución de sus reembolsos, es decir, de las salidas de dinero de sus productos y que, en su conjunto, Fernando Luque, de Morningstar, cifra en alrededor de 3.000 millones de euros en lo que llevamos de mes de marzo. Aunque Luque pone en contexto este número recordando que en febrero en la industria entraron 1.200 millones, a lo que hay que añadir que su patrimonio total es de medio billón de euros.

Además, según confirman a este periódico fuentes de gestoras nacionales, el supervisor de los mercados está recordándoles el protocolo para hacer frente a esta situación volátil de mercado (como sucede siempre que hay turbulencias en los precios de los activos).

Este protocolo pasa, por un lado, por asumir una valoración de sus activos «más que razonable», aquélla a la que efectivamente podrían cerrarse las operaciones de venta, algo que critican fuentes de las gestoras, por ser excesivamente exigente y motivar más ventas por parte de los inversores, y que defienden en la CNMV, por considerarlo lo más prudente.

Por otro lado, la CNMV aconseja afrontar los reembolsos no de la manera más fácil, que sería vender lo más líquido, ya que si bien ello favorecería a los inversores que deshacen su posición, castigaría a los que se mantienen dentro del fondo, que se quedarían con activos menos líquidos y, por tanto, más difícilmente vendibles en lo sucesivo. Por tanto, la recomendación pasa por una venta transversal, proporcional a la composición de la cartera, para tratar a todos los inversores, a los que se van y a los que permanecen, de la misma manera.

Fuentes de la CNMV informan de que esta comunicación con las gestoras de fondos no responde a que se haya observado nada «significativo» ni «preocupante». Estas mismas fuentes consideran que los movimientos de salida de los fondos de inversión que se están observando no son muy relevantes. Y afirman que a las gestoras sólo se les han recordado los principios y reglas que están recogidos en la legislación para hace frente a los reembolsos y que implican también la posibilidad de dilatarlos en el tiempo o la de suspenderlos temporalmente (aunque, respecto a esta última posibilidad, en la CNMV no perciben una situación que vaya a requerirla).

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, afirma que el supervisor español de los mercados está en comunicación con las gestoras desde hace varios días. Y añade que «el nivel de reembolsos es manejable» y que «con los niveles de liquidez de los fondos se está pudiendo hacer frente a ellos».

En cuanto a la posibilidad de que pueda producirse una suspensión de los reembolsos, Martínez-Aldama afirma que «lo más razonable» es que se vaya tranquilizando la tendencia y confía en que las medidas que han tomado las autoridades monetarias contribuyan a la normalización de los mercados. Aunque habrá que seguir monitorizando la situación, puesto que hay poblemas de valoración en la renta fija y es cierto que se ha revertido el proceso de suscripciones netas de los últimos meses. Además la situación actual de mercado es inédita, así como las causas que están provocando la volatilidad.

La suspensión de los fondos de inversión no sería algo inédito. En el verano de 2007, en los prolegómenos de la crisis financiera, ya hubo instrumentos puntuales que tuvieron que suspender reembolsos. Durante las fuertes caídas del precio del petróleo a mediados de la década pasada, también hubo fondos que los limitaron, y lo mismo sucedió, puntualmente, durante el Brexit, con productos del sector inmobiliario británico.

En los últimos días, un puñado de fondos de inversión han remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores hechos relevantes sobre problemas concretos que están sufriendo. Por ejemplo, para advertir de salidas voluminosas por parte de inversores con posiciones significativas y que pueden generar un quebranto patrimonial al producto; o para informar de descubiertos como consecuencia de ventas que han tenido que realizarse forzadamente para responder a inversores que han deshecho su posición o para afrontar desfases entre operaciones de compra y de venta de activos; así como para comunicar salidas relevantes coincidentes con ventanas de liquidez en determinados productos garantizados.

Fernando Luque considera que se trata de cuestiones puntuales y que afecta a fondos pequeños en exclusiva. Añade que, pese a la salida de dinero de la industria de los fondos de inversión, «no hay nada dramático» en el conjunto del sistema. «Mi intuición es que si la situación se llevó de manera aceptable en el año 2008, en este caso también se llevará bien. El pánico ahora no es mayor al que había en 2008. Puede que haya fondos que tengan problemas, pero la mayoría de ellos están invertidos en productos líquidos, lo que implica que pueden hacer frente a reembolsos sin problemas», explica Luque. «Si el subyacente es líquido, también lo es el propio producto», asegura.

El activo más líquido es la Bolsa. Y en ésta, el asesor José María Luna comenta no hay problemas para encontrar contrapartida, salvo, quizás, si hablamos de compañías muy pequeñas. En principio, los fondos de renta variable no tendrían dificultades para afrontar reembolsos. Pero Luna sí observa potenciales dificultades de liquidez en la renta fija. Y, de hecho, hace unos días, Marián Fernández, de Andbank, confesaba que había una gran diferencia entre los precios a los que se ponían a la venta los bonos y los niveles a los que la demanda estaba dispuesta a comprarlos, fenómeno bajo el que subyacía la idea de las dificultades existentes para cerrar las operaciones. Otras fuentes del mercado afirman que si bien resulta fácil cursar las órdenes de compra de deuda, para hacer lo propio con las de venta es mucho más complicado.

Pero la CNMV admite que, antes de que saltara la crisis del coronavirus, ya estaba vigilante respecto a los activos y a los productos más ilíquidos.

Según ha observado Fernando Luque, la mayor parte de los reembolsos los están sufriendo los fondos mixtos defensivos, los productos en los que habían entrado los inversores más conservadores para lograr algo más de rentabilidad que la que eran capaces de lograr con los depósitos. Y Luque añade que estos productos están, por lo general, invertidos en activos líquidos.

José María Luna también comenta que las medidas adoptadas por los bancos centrales van encaminadas, precisamente, a aliviar el estrés que pudo haber en los mercados. Y, de hecho, ya se está observando en las últimas horas una mejor formación de precios. «Las actuaciones de las autoridades están enfocadas a cortar ese riesgo de iliquidez, a que quieras vender un bono y no puedas», concluye Luna.

Similar Posts

Leave a Reply