Lo último

La crisis del coronavirus destruirá más de 300.000 empleos en 2020

La crisis del coronavirus está afectando duramente a la mayor parte el tejido empresarial español, que ha visto cómo de la noche a la mañana se paralizaba incluso completamente su actividad. Las grandes empresas ya han comenzado a presentar una avalancha de ERTEs para hacer frente a las pérdidas y tratar de preservar los millones de empleos que están en juego, pero tambiénlas pymes y autónomos se ven seriamente perjudicados.

Más de un millón de personas pueden irse al paro durante este periodo de alarma, según las primeras estimaciones de los sindicatos. Pero, una vez que se supere esta crisis sanitaria, ¿cuál será el impacto final sobre el empleo? Sin duda, el efecto final dependerá lógicamente de la prolongación en el tiempo de esta situación de parálisis, pero si se considera una duración inicial de cuatro semanas, esta crisis destruiría más de 300.000 empleos en 2020, un año en el que ya se preveía una importante desaceleración del mercado laboral, ante la imposibilidad de mantener los niveles de ocupación en un entorno de contención de la facturación. Así lo estima un estudio publicado este viernes por Cepyme, la patronal de las pequeñas y medianas empresas, en colaboración con Ceprede.

Las más afectadas por esta pérdida de empleo serán las pymes, que concentrarán más del 60% de los 313.000 puestos que desaparecerán este año. El impacto directo que esta situación de alarma podría generar en el PIB considerando esas cuatro semanas de duración sería un 0,9% de forma directa, que se elevaría hasta el 1,7% al incluir los efectos indirectos e inducidos sobre el conjunto del sistema económico.

Los mayores impactos se registrarían en el colectivo de microempresas, que perderían algo más del 2% del empleo total, frente a un impacto medio en el conjunto del sistema del 1,6%. Concretamente, las empresas de menos de 10 empleados absorberían el 23% de las pérdidas totales de empleo (72.473), cifra similar a la que se registraría en el resto del sistema (fundamentalmente autónomos); seguidas por las pequeñas (de 10 a 49 empleados), con el 22%, y de las medianas empresas (de 50 a 249 empleados), que perderían cerca de 49.000 empleos.

Estos resultados medios son bastante heterogéneos en las diferentes ramas de actividad, y van desde una caída estimada del 7,3% en los servicios de hostelería, hasta un impacto prácticamente nulo en los servicios públicos. De hecho, algunas actividades de servicios públicos podría incluso registrar un efecto positivo por efecto de las mayores necesidades de prestación de servicios.

Similar Posts

Leave a Reply