Lo último

La Comunitat alcanza los 50 fallecimientos

El balance de la primera semana de confinamiento está lejos de ser positivo. Los casos de coronavirus se han disparado un 234% en la Comunitat y los fallecimientos se han incrementado un 1.150%. Y lo peor está por llegar, según señaló ayer la consellera de Sanidad, Ana Barceló, durante su comparecencia diaria: «No sabemos dónde va a estar el techo ni cuál va a ser la proyección», detalló, y afirmó que «la próxima semana va a ser complicada».

Hasta ayer se habían registrado medio centenar de fallecimientos en la Comunitat cuando el domingo pasado el número de muertes a causa de la epidemia era de cuatro. Los datos son claros. En estos siete primeros días de reclusión domiciliaria se han contabilizado 46 decesos (17 sólo el viernes). Dos ellos se han registrado en la provincia de Castellón, otros treinta en la de Alicante y dieciocho en la de Valencia

Al mismo tiempo se ha disparado el número de contagiados. Son ya 1.363 en la Comunitat tras incrementarse un 23% en apenas 24 horas (258 más). Según explicó Barceló, en estos momentos se encuentran hospitalizadas 476 personas infectadas por el Covid-19 de las que 84 están hospitalizadas en la UCI, siete en Castellón, veintisiete en Alicante y cincuenta en Valencia.

De los 1.363 enfermos, 124 se localizan en la provincia de Castellón, 479 en la de Alicante y 758 en la de Valencia. En estos momentos hay dos que no han podido ser todavía asignados.

Por otro lado, el número de profesionales de la sanidad contagiados en la Comunitat asciende a 264, mientras que las altas dadas el viernes fueron 25.

Las pruebas negativas ascienden a 6.430 y el teléfono habilitado ha atendido más de 31.700 llamadas, en tanto que las visitas a la web de Sanidad para realizar el autotest superan las 1.890.000.

Barceló, sin proporcionar datos concretos, reiteró que la Comunitat cuenta con la suficiente capacidad de camas en las UCI para atender la demanda. Recordó que se ha podido «recuperar una serie de espacios» al suspender las intervenciones quirúrgicas demorables.

En este sentido descartó que se fuera a llevar a cabo ningún triaje para determinar quien entra en una UCI como se estaba haciendo en otras autonomías.

Refuerzos

La consellera señaló que están a la espera de que el Ministerio de Sanidad determine cómo hacer los test rápidos para empezar a aplicarlos. Sí que apuntó que la Conselleria está preparando una aplicación conectada con los servicios de Atención Primaria, a través de la cual se podrá hacer un seguimiento a los usuarios o se podrán concertar citas con médicos de cabecera, en caso de que sea necesario.

La Conselleria de Sanidad, por otro lado, ha emprendido una reorganización de los servicios de Atención Primaria para poder reforzar los hospitales públicos. La intención es establecer turnos de trabajos y «asegurar equipos de sustitución», unas medidas que se tomarán «de manera progresiva» y en función de las necesidades que se detecten, detalló Barceló.

Así desde ayer los usuarios del centro de salud de Rafalafena, en Castellón, serán atendidos en los centros de Fernando el Católico y Columbretes. Por su parte, el personal del Hospital Clínico de Valencia que pasa consulta en el centro de especialidades de El Grau reforzará la asistencia del Hospital a partir de mañana.

Barceló también señaló que desde su puesta en marcha el viernes un total de 1.263 profesionales sanitarios jubilados o sin especialidad se han inscrito en al web de Sanidad para colaborar en la crisis.

La Generalitat también ha puesto en marcha un nuevo espacio web (infocoronavirus.gva.es) con informaciones y recomendaciones para personas enfermas o aisladas en casa que están trabajando.

Nuevas infraestructuras

La rápida expansión de la epidemia ha puesto en jaque al sistema sanitario valenciano de forma que en los últimos siete días la Generalitat ha tenido que tomar medidas extraordinarias para hacer frente al nuevo escenario y ha entrado en un auténtico zafarrancho de combate.

El primer paso fue la contratación de más personal sanitario. Cerca de mil profesionales iban a reforzar el sistema de salud valenciano.

Quizá la medida más espectacular que ha tomado la Generalitat ha sido la construcción de tres hospitales de campaña, uno en cada provincia y estarán situados junto a un hospital de referencia, el de Valencia en las inmediaciones de La Fe, con el que estará comunicado y en condiciones de interoperabilidad.

Con esta medida se pretende dotar a la Comunitat de 1.100 camas hospitalarias más de las que 500 estarán disponibles en los próximos quince días. La inversión alcanza los cuatro millones de euros y permitirá la puesta en servicio de 500 plazas en Valencia, otras 400 en Alicante y 200 más en Castellón.

También se va a reformar la antigua Fe para conseguir 77 camas más de cuidados intensivos. Trabajos similares se están realizando en la provincia de Alicante donde se contará con 54 plazas del complejo socioasistencial Doctor Esquerdo. En la misma línea en Castellón se habilitarán otras 40 en el centro de tecnificación deportiva de Villarreal y 25 más en el complejo Penyeta Roja.

También se ha optado por recurrir a la colaboración de las universidades privadas. La Universidad Católica ha ofertado su hospital virtual y servicio de consultas además de su personal. Una actuación que también ha hecho la Cardenal Herrera-CEU.

Otra de las actuaciones ha consistido en llegar a acuerdos con distintas cadenas hoteleras para poder utilizar sus instalaciones y atender en ellas a los pacientes menos graves y que no precisen de hospitalización. De esta forma se liberan recursos en los centros sanitarios para hacer frente las patologías más complicadas.

Por otro lado, la contratación de más personal sanitario se ha encontrado con la ya estructural falta de médicos y enfermeros formados. Ante esta situación la Conselleria de Sanidad ha decidido abrir una bolsa de trabajo para médicos jubilados de menos de 70 años y facultativos que todavía no tienen la especialidad y que quieran colaborar en esta crisis.

Similar Posts

Leave a Reply