Lo último

Los que ayudaron y los que no

Como bien sabe el Doctor Manhattan, el tiempo es una fuerza caprichosa e irreversible. Si hasta los años 80, en el corazón del tebeo mundial, Estados Unidos, el lugar para hacerse con un cómic era el quiosco, de los 80 del XX a los 20 del XXI, la tienda especializada ha sido la soberana en cuanto a la parte del león de la venta. Los datos del año pasado, sin ir más lejos —como indican webs especializadas en el mercado americano como Comichron o Diamond Comic— siguen indicando que nada menos que un 90% de la venta se sigue realizando por estos canales.

MÁS INFORMACIÓN

Pero ha llegado el Coronavirus para demostrar que la realidad es de cristal y que el presente se puede convertir en futuro a marchas forzadas. Este mismo periódico, y otros muchos, indicaban que el sector editorial se está planteando un cambio radical de modelo que vendrá acelerado por la crisis del Coronavirus. En primer lugar, se habla de un incremento radical del comercio electrónico; donde Amazon es rey. Cualquiera con contactos dentro de la industria sabe que una gran porción de beneficios está viniendo de este canal de ventas, que se considera ya tan esencial como las grandes superficies.

En segundo lugar, se habla (mucho menos) de adaptar el modelo que poco a poco se va imponiendo en las otras industrias culturales: esto es, el streaming. Si la música ha encontrado su Spotify y Hollywood ya se rinde, definitivamente, a las streaming wars, con el videojuego planteándose sus primeras zambullidas de entidad como el Stadia de Google, el sector del libro y el tebeo, al menos en el mercado occidental, se resiste al cambio. No es que no existan iniciativas, como recapitularemos en este artículo. Es que aún se promociona y se visibiliza como esencial la tienda de toda la vida; que antes fue el quiosco de toda la vida.

Por eso no sorprende que Image Comics, la tercera editorial más poderosa de Estados Unidos, diera el pistoletazo de salida en una carta pública de defensa a ultranza de estos establecimientos, amenazados de muerte, literalmente, por la situación. El paquete de medidas comprendido por Image abarcó lo siguiente:

  • Todos los cómics de Image publicados del 16 de marzo en adelante podrán devolverse durante todo el mes de marzo. Ampliable a abril si la pandemia se recrudece.
  • El equipo de marketing de Image está rebotando en todas sus redes sociales todas las tiendas que han anunciado medidas del estilo de suscripción mensual.
  • Se envió un email a los 80.000 consumidores de Image para que siguieran de cerca la actividad de sus tiendas favoritas en redes sociales para enterarse de los horarios de apertura, ajustes de los eventos en el calendario y políticas de higiene.
  • Se ha animado a todos los fans del tebeo para que hagan acopio de sus cómics comprando en tiendas locales.
  • Y se ha presionado al distribuidor (Diamond es el principal de Estados Unidos) para que retrase la exigencia de pagos a las tiendas especializadas.

Las otras dos editoriales de mediano tamaño de Estados Unidos —Dynamite e IDW— anunciaban que se unían a la estrategia de defensa de las tiendas especializadas. Pero desde cabeza de carrera del tebeo, DC Comics y Marvel han sido más tímidas y han tardado más en reaccionar. Hace un par de días, Marvel Comics anunciaba un plan de descuentos agresivos para aliviar a las tiendas, con Dan Buckley, su CEO, asegurando que seguirían un plan similar a las medianas de visibilización de los esfuerzos de las tiendas para seguir operando durante la pandemia. DC Comics, de momento, no ha hecho un anuncio de paquetes concretos de medidas para estos establecimientos.

La mayor tibieza de Marvel y DC en ayudar a estas tiendas ha sido durísimamente criticada por los dueños de tiendas especializadas. El más vocal ha sido Brian Higgs, de la tienda Comic Xperience de San Francisco, que ha recibido una gran acogida y apoyo de otros colegas del gremio a sus duras palabras contra DC y Marvel en su cuenta personal de Facebook:

“Voy a RECORDAR quien se alzó para darnos el alivio que una tienda-cerrada-por-Gobierno NECESITA (Image, Boom!, Dynamite, ETC) y RECORDAR quién no (Marvel, DC, Diamond). Necesitamos cosas muy específicas: más tiempo para pagar facturas, devoluciones libres de cargos, reducir la carga de títulos a solo éxitos de venta y un precio de venta mínimo” […] Algunos de nuestros compañeros están aún en silencio absoluto (DC) u ofreciendo planes que no nos valen de nada (los descuentos de Marvel)”.

¿Por qué Marvel y DC actúan así? Probablemente la razón número uno es que ambas ofrecen estrategias digitales ya, a lo Netflix, para que sus usuarios puedan disfrutar de su inmenso catálogo de cómics al precio de tarifa plana. Marvel Unlimited (el catálogo completo de Marvel, menos los números más recientes, para lectores de todo el mundo) y DC Universe (un combo de series de televisión, películas y tebeos de momento solo disponibles en Estados Unidos). La razón número 2 es que están integradas en compañías cuyo plan de negocio pasa, definitivamente, por la fusión de un catálogo de contenidos cuasi infinito en gigantescas plataformas online: en el caso de DC (propiedad de Warner Bros) la futura HBO Máx y en el caso de Marvel, evidentemente, Disney+. De hecho, entrar en la web de Marvel Unlimited es encontrarse también con enlaces promocionando Disney+. 

Fuera de las dos grandes, el streaming del cómic tiene como protagonista a los mismos actores que se van repitiendo, una y otra vez, en el resto de industrias culturales. Comixology es la gran vencedora, por el momento, para el mercado estadounidense, una compañía adquirida por Amazon en abril de 2014. Más de 25.000 cómics, incluyendo títulos de las grandes, se albergan en una tarifa plana que permite lo de siempre en el modelo streaming; acceso ilimitado a sus contenidos a cambio de una tarifa (5,57 euros al mes). De momento, es un servicio solo disponible en Estados Unidos, aunque se ha anunciado ya su próxima expansión a más países. ¿Qué ha hecho Comixology a raíz de la crisis del Coronavirus? Pues doblar su periodo gratuito: 60 días gratis para probar el servicio. Por cierto, en la ironía que se vive hoy en día, las mismas editoriales que están defendiendo la tienda especializada también tienen sus productos disponibles en esta plataforma.

La otra compañía gigantesca, aunque de un mercado muy concreto, es Tencent Comics. Y el mercado en cuestión, precisamente donde se ha producido el origen de esta pandemia: China. Tencent Comics es una inmensa plataforma digital y una de las múltiples cabezas de hidra de esta compañía titánica que es, en la industria cultural que más factura, el videojuego, la número del mundo. La dueña del Fortnite o el League of Legends tiene también control absoluto sobre el tebeo en China, que al contrario que el mercado occidental ha crecido su afición ya como usuarios nativos de cómic digital. Como lectores que pasan páginas en sus móviles y tabletas. Recientemente, Tencent Comics anunció que iba a librar la batalla por llevar sus comics al mercado occidental, en un momento en el que se ha producido además un giro histórico. Como destacaba Forbes, los cómics de superhéroes ya no son los que más venden en USA; los mangas y los cómics juveniles los han desbancado. 

En fin, que el coronavirus, también en el tebeo, es un seísmo de proporciones impredecibles. O tal vez todo lo contrario; tal vez muy predecibles. Los viejos modelos mueren y el negocio del streaming, de las parcelas acotadas y plenas de contenido para 100 vidas por un precio al mes, parecen ya la nueva norma. Por el momento, si uno entra en Comixology, ese Netflix del videojuego, se encuentra que en su versión unlimited ya está seleccionado un tebeo que nos suena no poco a los españoles y cuya lectura es hoy más conmovedora que nunca: Arrugas, de Paco Roca.

Ángel Luis Sucasas es director narrativo del estudio de videojuegos Tequila Works y novelista en sellos como Planeta, Dolmen Editorial y Nevsky Books.

Similar Posts

Leave a Reply