Lo último

El Gobierno prepara ayudas a los inquilinos más vulnerables y empleadas de hogar

Tras el paquete de medidas económicas anunciado la semana pasada, ahora el Gobierno trabaja en una segunda oleada que incluirá ayudas adicionales para proteger a los colectivos más vulnerables, según adelantó ayer la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. Después de reunirse con sindicatos y empresarios, la ministra aseguró en rueda de prensa estar analizando nuevas iniciativas con los agentes sociales para proteger a estos grupos, «como trabajadoras del hogar, personas que han agotado su prestación por desempleo, arrendatarios o trabajadores que han de cuidar a personas dependientes».

El objetivo es «que no se quede nadie atrás» para entrar «cuanto antes» en una fase de crecimiento después de que esta crisis sanitaria «sea lo más corta posible» para recuperar «la senda en la que estábamos hasta febrero», explicó Calviño. Y es que, en cuanto a las cifras publicadas por S&P que hablan de una caída del PIB del 1,8% este año -lo que supondría entrar en recesión-, la vicepresidenta reconoció que la actividad económica «se ha ralentizado significativamente desde la semana pasada» debido a impacto de las medidas de contención. Aún así, opina que esta caída «se verá compensada» en 2021 con una actividad «muy intensa».

En este sentido, abogó por coordinar criterios de aplicación de los ERTE, asegurar que las medidas logran mantener el empleo o que las medidas de liquidez «sean eficaces» y lleguen sobre todo a pymes y autónomos para evitar el cierre de empresas y que una situación coyuntural se convierta en estructural.

Descarta un «parón total»

Después de las críticas de la oposición, la vicepresidenta aseguró que el Gobierno descarta el «parón total» de la actividad económica siguiendo el modelo de Italia porque ya hay una contención «muy estricta». «Para que un hospital funcione tiene que seguir habiendo transporte, industria textil o agroalimentaria», explicó Calviño, que tildó de «difícil de entender» la postura de algunos sectores que abogan por un cierre de toda la actividad «cuando ya tenemos una situación muy restrictiva».

En este sentido, la ministra destacó la necesidad de «reorientar» la actividad industrial para producir material sanitario prioritario para combatir la pandemia, como mascarillas, medicinas o ventiladores. Tras una reunión con sindicatos y empresarios, Calviño explicó que una de las cuestiones de las que se habló para «eliminar incertidumbres» es la necesidad de que la industria fabrique este tipo de materiales.

«Lo que tenemos es una situación que toda la actividad económica se orienta a los ámbitos prioritarios», subrayó, porque ante la las estrictas medidas adoptadas para contener el virus la prioridad es proteger la salud de los trabajadores.

Preguntada sobre la necesidad de mantener abiertas las oficinas bancarias cuando no prestan un apoyo a los hospitales, la ministra explicó que es un asunto «prioritario» porque las personas mayores pueden verse sin posibilidad de tener acceso a sus recursos y pretenden «evitar la exclusión».

Avales públicos

Por otro lado, Calviño se comprometió a concretar este martes las características de los avales públicos a las líneas de liquidez que las entidades financieras pongan a disposición de pymes y autónomos, a quien consideró como clientes con especial sensibilización a la crisis sanitaria. Aseguró que estas garantías se aplicarán de forma «retroactiva» desde que se activó el estado de alarma, por lo que animó a la banca a que empiece a conceder ya estas líneas de liquidez y recursos.

Asimismo, reiteró que el Gobierno no contempla por ahora la posibilidad de cerrar los mercados bursátiles para atajar los fuertes descensos de la Bolsa española. Recordó que el supervisor bursátil, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ya decidió la semana pasada prohibir durante un mes las ventas a corto para evitar «la especulación a la baja», algo que está teniendo un «impacto positivo» en términos de volatilidad. Y es que en su opinión, lo importante es que esa volatilidad de la Bolsa no se traslade a los mercados de deuda pública, lo que podría generar una crisis financiera de «mayor calado».

También habló de las medidas aprobadas la semana pasada en cuanto al control de inversiones extranjeras directas e indirectas realizadas por operadores de terceros países fuera de la UE para garantizar la estabilidad de los mercados y la protección de sectores estratégicos, «como el biotecnológico o biomédico», explicó Calviño.

Similar Posts

Leave a Reply