Lo último

«Esto es peor que el 11-S»

¿Qué hacen los estadounidenses cuándo tienen miedo? «Se aferran a sus Biblias y pistolas». Lo dijo Barack Obama en 2008 durante un acto privado de recaudación de fondos que le costó muchas críticas cuando salió a la luz, pero que en 2016 se convirtió en una lúcida anticipación del trumpismo. Hoy, en medio de una pandemia de dimensiones apocalípticas, la realidad le da la razón.

Paul Hnatiw ha tenido que abrir estos días, a petición de selectos clientes, la pequeña tienda de alimentación en medio de un parque forestal del estado de Nueva York que normalmente solo abre en temporada veraniega. No buscan toallitas desinfectantes, gel de manos, ni papel higiénico. No bajaría para eso de las montañas, sino para algo más lucrativo: armas.

«Estoy recibiendo llamadas de todas partes del país», cuenta mientras espera a un cliente. «No queda munición ni en Mississippi». Todas las grandes armerías y tiendas tradicionales como Walmart se han quedado sin existencias. Los fabricantes de armas no dan a basto para restablecer el inventario. Y los aterrados estadounidenses que sienten la inminencia de ese fatídico día en que tengan que proteger a su familia a tiros buscan hasta debajo de las piedras, con la ayuda de internet, esas pequeñas tiendas cerradas como las de Henry en las que aún quede una pistola o una recortada. Allí están, entre chucherías y cañas de pescar, armas «Hechas en America o no se hacen en ninguna parte», dice el cartel.

No hace falta preguntarle por quién vota, America First. ¿Y van a matar al virus a tiros?, se le pregunta. Pues no. «Si tu vecino tiene tres o cuatro hijos y se acaba la comida, ¿qué va a hacer? Venir a por la tuya. Esto puede convertirse en una auténtica locura».

En Grahamsville, en el corazón de los Catskills, tan lejos de un supermercado que Hnatiw y su esposa van al supermercado una vez al mes, ya han notado el éxodo de la Gran Manzana, a dos horas de camino. En estas fechas del año se puede hacer pic nic en la carretera porque no pasa ni un coche, pero de repente se han llenado todas las casas de temporada. «Esto es peor que el 11-S», asegura. «Y mira que entonces murió gente».

Todos tienen miedo de que vuelvan a cerrar los túneles y puentes de Manhattan y se queden atrapados en una isla que es ya el epicentro de la pandemia. Por supuesto, eso sería el peor escenario posible, pero él no cree que vaya a pasar. Ya lo dice Donald Trump. «Ni de lejos» harán falta medidas tan extremas.

Similar Posts

Leave a Reply