Lo último

Otro condenado por Gürtel pide salir de prisión por la alarma del coronavirus

El exconsejero madrileño Alberto López Viejo es otro de los condenados por el caso Gürtel que ha pedido a la Audiencia Nacional que le deje salir de prisión mientras dure el estado de alarma por el coronavirus, tal y como ya hizo el extesorero del PP Luis Bárcenas la pasada semana.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, López Viejo se ha dirigido a la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, el tribunal que le condenó a 31 años y 9 meses de cárcel, para solicitar su puesta en libertad con medidas cautelares por considerar que en prisión existe un mayor riesgo de contagio por el Covid-19.

López Viejo, que fue viceconsejero de Presidencia y consejero de Deportes con Esperanza Aguirre, ingresó en prisión provisional el mismo día que Bárcenas, el 28 de mayo de 2018, tras ser condenados ambos por Gürtel Época I (1999-2005), sentencia que aún no es firme por estar pendiente de que se resuelvan los recursos de casación en el Tribunal Supremo.

La Fiscalía Anticorrupción ya ha informado en contra de dejar en libertad al extesorero del PP, condenado a 33 años y 4 meses de cárcel por Gürtel, al entender que el Coronavirus no es motivo para su excarcelación, por lo que previsiblemente se pronunciará en el mismo sentido respecto a López Viejo.

Bárcenas pidió ser excarcelado el tiempo que dure la alarma por el Covid-19, alegando que en esta situación le sería imposible huir.

Por el momento la Fiscalía se ha opuesto a dejarle en libertad al entender que persiste el riesgo de fuga, al igual que ya hizo la semana pasada con la solicitud de del excomisario José Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva desde hace dos años, y que finalmente fue rechazada por el juez del caso Tándem, Manuel García Castellón.

Una vez recabados los respectivos informes de las partes, la sección segunda decidirá sobre estas peticiones de puesta en libertad a raíz de la entrada en vigor del estado de alarma.

Además de la imposibilidad de huir de España, la defensa de Bárcenas, como también hizo la de Villarejo, argumentó que la edad y problemas de salud -el extesorero alegó hipertensión y episodios de alergias- le hacían más vulnerable al contagio y aseguraba que esa posibilidad se incrementaba por la condiciones de la vida en prisión.

Para reclamar su excarcelación la defensa del extesorero del PP sostenía que la situación excepcional de estado de alarma ha hecho desaparecer el riesgo de fuga en el que se basó el tribunal para acordar su ingreso en prisión provisional a la espera de que se pronuncie el Supremo.

Proponía así medidas alternativas a la prisión como una pulsera telemática o la obligación de mantenerse en el domicilio.

Para evitar la propagación del virus, Instituciones Penitenciarias ha establecido restricciones de visitas y acceso a las cárceles y ha suspendido los «vis a vis» y las comunicaciones que no sean en locutorio.

Similar Posts

Leave a Reply