Las noticias

Primer fallecido por coronavirus entre la población reclusa

Imagen de archivo de la entrada a la cárcel de Estremera, en la provincia de Madrid.Imagen de archivo de la entrada a la cárcel de Estremera, en la provincia de Madrid.

Una reclusa de 78 años se ha convertido este martes en la primera víctima mortal del coronavirus en las cárceles españolas, según ha informado Instituciones Penitenciarias. La víctima, que sufría patologías previas, estaba recluida en el Centro Penitenciario de Madrid VII, en la localidad de Estremera. El pasado viernes sufrió una grave crisis respiratoria y fue trasladada al Hospital de Arganda, donde murió ese mismo día. Este martes se ha confirmado que estaba infectada por el coronavirus, según la información de Interior. En la actualidad, otros tres reclusos ―dos de ellos de la misma prisión que la mujer fallecida― y 40 funcionarios de prisiones han dado positivo en las pruebas para detectar el patógeno. Además, según el recuento oficial, están en observación o cuarentena más de 225 funcionarios y casi 125 internos. Los sindicatos de funcionarios de prisiones elevan esta última cifra a más de doble.

La cárcel de Estremera se ha convertido en uno de los principales focos penitenciarios de la enfermedad. Así, junto a la fallecida y los otros dos internos diagnosticados, hay al menos 11 funcionarios en cuarentena y varias decenas de reclusos, entre ellos nueve en aislamiento sanitario por tener síntomas compatibles con la enfermedad, según información facilitada por fuentes sindicales no confirmada oficialmente. Entre los módulos en los que se ha tomado medidas tras confirmarse un positivo entre sus internos, se encuentra el número 16, conocido como polivalente 4, destinado a reclusos pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Entre ellos está el comisario Villarejo.

La dirección de la cárcel emitió el lunes una orden interna, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, en la que se ordena aplicar estrictas medidas sanitarias en este módulo para evitar la expansión de la enfermedad. Así, además de clausurar hasta que sea desinfectada la celda número 25, en la que dormía el preso diagnosticado por la enfermedad, ha suprimido las horas de patio a todos los reclusos del mismo y se les ha dotado de mascarilla quirúrgica que deberán utilizar “cuando deban salir de su celda” o entrar en contacto con un funcionario. También deben comer dentro de la celda, donde se les servirá las raciones diarias.

El Ministerio del Interior adoptó la semana pasada, tras el anuncio del estado de alarma, severas restricciones para las cárceles que supusieron su práctico aislamiento. Se prohibieron las visitas de familiares y amigos, e, incluso, de los abogados a los reclusos, y se suspendieron los permisos a aquellos internos que disfrutaban de este beneficio. Para paliar estas medidas, se aumentaron el número de llamadas de teléfono que cada preso tiene derecho a hacer a la semana de 10 a 15. Interior hizo extensiva la orden a las cárceles catalanas, gestionadas por la Generalitat. En estas, ya hay cinco internos que han dado positivo por coronavirus. Otros 36 están en estudio. En la actualidad, hay más de 58.000 presos recluidos tanto en las cárceles dependientes de Interior como de la Generalitat.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Similar Posts

Leave a Reply