Las noticias

Cómo hacer política desde el salón de casa

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a su llegada la pasada semana a la Cámara.La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a su llegada la pasada semana a la Cámara.Pool / Pool (Europa Press)

El coronavirus ha conseguido que se cumpla aquello de que “todos los políticos son iguales”: prácticamente todos teletrabajan y han de quedarse en casa sin rechistar. El confinamiento ha provocado que, para intentar mantener su actividad con normalidad, se improvisen despachos en las cocinas, ardan las tabletas electrónicas y triunfen las videoconferencias. Incluso con ropa formal por encima del pijama, como confiesa alguno. Se arriesgan, no obstante, a cismas familiares, según reconocen Beatriz Fanjul, diputada vasca por el PP, o Toni Cantó, portavoz de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, quienes ironizan: “Hay peleas por bajar la basura”.

El ritmo político no decae y toca adaptarse. La presidenta del Congreso de los Diputados, la socialista Meritxell Batet, destaca que recurre constantemente al teléfono para coordinarse con los miembros de la Mesa, con los portavoces y con su equipo. “Los días de preparación de los plenos son largos e intensos. Un trabajo duro para asegurar que todo funciona”, precisa. Batet tuvo que preparar el pleno del pasado miércoles y el de esta semana, aunque se permitiera un respiro el jueves: cumplió 47 años.

Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, dice “apañarse” para concentrarse con tres niños pululando por una pequeña cocina reconvertida a oficina. Núria Marín, alcaldesa socialista de L’Hospitalet (Barcelona), afirma que “el trabajo no ha parado” aunque haya que debatir iniciativas mirando a la camarita de los ordenadores. Ya han solucionado, al menos, los problemas que se habían encontrado para firmar documentos oficiales.

Otros asuntos

La epidemia ha devorado las agendas, pero los políticos emplean además estos días para prepararse otros temas. Beatriz Fanjul apunta que su grupo estudia el derrumbe del vertedero de Zaldibar y la situación de los policías vascos. Núria Marín, también presidenta de la Diputación barcelonesa, aprovecha los trayectos en coche para hacer llamadas y gestionar las intervenciones pendientes tras la brutal borrasca Gloria. Antón Gómez-Reino, candidato de la confluencia de Galicia en Común a la Xunta y que dio positivo por coronavirus, acordó suspender las elecciones gallegas del 5-A con Feijóo y los demás líderes por videoconferencia.

Las principales críticas al teletrabajo proceden del diputado de más edad, el socialista Agustín Zamarrón, de 74 años: “El sistema informático del Congreso es malo, muy viejo”. Zamarrón se desenvuelve mejor con su tableta porque su ordenador oficial “es un adorno” y “una desgracia”. “La población abusa de los chats, utilizamos mal esa tecnología”, lamenta.

Una de las principales ocupaciones de los políticos es mantenerse informados en estos días frenéticos. El WhatsApp y las redes sociales cobran más valor en casos como el de la expresidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, aislada y con permiso de maternidad. Pero la monotonía acecha y queda mucho tiempo libre más allá de lo laboral. Fanjul lo recoge con un rotundo “también somos personas, tenemos nuestras necesidades”.

Teresa Rodríguez explica que es clave para resistir “entretener a los niños y conseguir que no se aburran”. Eso no ocurre en la vivienda de Bilbao de Fanjul, que, entre partidas de ajedrez, cuenta que hace travesuras con su hermano de ocho años y su gemela, de 28. Mucho más sosegada es la rutina de Zamarrón, que admite la comparación con Valle-Inclán no solo por sus gafas y su larga barba, sino por sus gustos musicales: al diputado socialista tampoco le gusta nada Wagner. Escucha otros compositores mientras se recoge, rodeado de libros como muchos de sus colegas políticos y asegura que sin sufrir demasiado por el confinamiento.: “Tengo poca costumbre de hacer vida social”, revela.

Tablas de gimnasia

El deporte bajo techo socorre a Toni Cantó, quien se decanta por el yoga y las tablas de gimnasia. “No quiero salir de esta con kilos de más”, anuncia. Batet se exige seguir una rutina para levantarse, hacer las tareas domésticas y ejercicio, además de mantener los horarios de las comidas. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, vicepresidente primero de la Mesa del Congreso, se ejercita media hora diaria compartiendo videoconferencia con sus hijos y amigos. Lleva recluido en un piso desde el día 10 tras el positivo de su compañera de la Mesa del Congreso, la vicepresidenta segunda Ana Pastor, ya recuperada.

Apenas va una semana de cautiverio y el pensamiento es que falta mucho para recuperar la normalidad. El también médico Agustín Zamarrón reflexiona sobre la mejor receta para superar esta crisis sanitaria y aboga por defender el sistema público de salud. Y subraya que lo principales en tiempos difíciles es mantener el consenso político, cueste lo que cueste: “Hay que tener paciencia con los idiotas y dialogar con todos, incluso con los tontos”.

Con información de Anabel Díaz, Cristina Vázquez, Camilo S. Baquero, Marcos Lema y Lourdes Lucio.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Similar Posts

Leave a Reply