Lo último

La industria europea pide mantener su actividad para evitar daños irreparables

Las principales compañías industriales europeas han lanzado una voz de alarma ante la posibilidad de que algunos Gobiernos lleguen a paralizar casi por completo la actividad económica y empresarial de sus países en la lucha contra la propagación del coronavirus. Las firmas agrupadas en la organización European Round Table for Industry (ERT) han hecho un llamamiento para insistir en la importancia de mantener la actividad económica y el empleo de sus diferentes sectores para que el aislamiento ante la COVID-19 no acabe convirtiéndose en un problema estructural y de largo plazo.

Entre las compañías integradas en esta organización se encuentran las españolas Iberdrola, Telefónica, Inditex y Ferrovial, que comparten protagonismo con empresas francesas como L’Oreal o Renault, italianas como Eni o Barilla, británicas como BP o Vodafone y alemanas como Siemens o Henkel hasta completar un listado de 55 miembros. Entre todas acumulan unas ventas de dos billones de euros anuales y generan cinco millones de empleos. Ante la relevancia que todas ellas tienen en sus respectivos PIB, la asociación señala que es «muy indeseable» un escenario en el que el confinamiento que ya existe en países como España o Italia fuera aún más restrictivo en cuanto a la actividad empresarial. Si se obligara a cerrar más negocios, «la incertidumbre forzaría a algunas empresas a adoptar estrategias de aversión al riesgo más allá de lo razonable», apuntan, lo que generaría «una espiral negativa» para la economía y la sociedad a la hora de afrontar la recuperación.

El grupo de ERT considera que deben seguir en marcha sus trabajos y que esta circunstancia es compatible en la lucha contra el coronavirus. Porque el parón total que algunos partidos políticos y asociaciones están proponiendo «dañaría» la propia lucha contra la enfermedad COVID-19.

En las últimas jornadas, y ante la petición de algunos sectores para acotar aún más la actividad -en España siguen trabajando empresas que se consideran clave para el funcionamiento de todo el país- la propia ministra de Economía, Nadia Calviño, negaba la posibilidad del confinamiento más estricto, porque España «ha adoptado el catálogo de medidas más fuerte de nuestro entorno».

En este sentido, las corporaciones integradas en ERT insisten en que su petición de no parar es compatible con «proteger a las personas y salvaguardar los empleos», como su «primera prioridad». Además, recuerdan que harán «todo lo necesario» para apoyar que el sistema «disponga de las capacidades sanitarias» requeridas en cada país.

También subrayan la relevancia del papel de las autoridades europeas en este contexto, lo que puede ayudar a una recuperación en V en lugar de una en L (donde la recesión se prolongaría), lo que es esencial para no dañar la competitividad de forma estructural.

Similar Posts

Leave a Reply