Lo último

Xàbia ofrece habilita alojamientos de emergencia para acoger a los que lo necesiten durante la cuarentena

Que nadie se quede desprotegido en la calle a merced de posibles contagios. Esta es la idea del Ayuntamiento de Xàbia por la que ha iniciado un servicio de alojamiento de emergencia, mientras dure el estado de alarma, en un hostal de Balcón al Mar, donde se podrán cobijar las personas sin techo, posibles víctimas de violencia de género y aquellos que no puedan realizar el confinamiento forzoso en su domicilio.

Por el momento, indican desde el ejecutivo, ya hay una persona que está haciendo uso de este alojamiento de emergencia, que está atendido durante las 24 horas por personal municipal. Además, «por si creciera la demanda o surgieran otras necesidades», el consistorio está preparando dos espacios más, cedidos por las parroquias del municipio y la Diócesis de Valencia. Se trata del Monasterio de la Plana y la ermita de Sant Sebastià.

Otro flanco en el que ha crecido la demanda y ha habido que agilizar los protocolos de respuesta son las ayudas de emergencia social para que las familias más vulnerables tengan cubiertas las necesidades básicas en alimentación, higiene y medicamentos.

«La situación excepcional que estamos viviendo hace que en muchas unidades familiares no tengan ningún ingreso económico» señala la concejal de Servicios Sociales, Rita Berruti, que apunta que el trabajo de detección de toda esta situación se está realizando con Cruz Roja.

La Policía Local de Xàbia detiene a un conductor tras saltarse un control y hallar marihuana en el coche

Para dar respuesta, el Ayuntamiento ha reorganizado las funciones del personal del área social para que realice los trámites y gestiones y a las 24 horas de la solicitud los afectados tengan una respuesta.

Servicios Sociales también está corriendo con los gastos de la adquisición de productos alimenticios y de higiene que distribuye Cruz Roja tanto a usuarios como a las personas mayores que no pueden salir del domicilio. La ONG tiene a 150 familias dentro de su programa de apoyo, al que ahora se suman mayores en riesgo que no pueden salir de casa.

Otras prestaciones

El Ayuntamiento mantiene también operativo el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) a personas mayores o con alguna discapacidad. En este sentido, las bajas voluntarias temporales (ya que al no ir a trabajar la familia se encarga directamente de los cuidados) compensa los nuevos casos que van surgiendo de personas mayores confinadas solas sin apoyo familiar ni redes sociales a las que se está dando de alta.

También desde Radars, el programa contra la soledad, se está haciendo seguimiento y llamadas telefónicas cada tres días a todas las personas que tienen en alta.

Por último, el área de atención social también ha adaptado a la situación otros servicios, como los talleres TAPIS para enfermos mentales crónicos. Ahora la educadora se centra en prestar apoyo telefónico a todos los usuarios. Al igual que el equipo de apoyo psicológico, que está pendiente de atender telefónicamente cualquier demanda que pueda surgir.

También sigue activo el equipo de Familia e Infancia, preparado para atender cualquier situación conflictiva en el seno familiar producto del confinamiento.

Similar Posts

Leave a Reply