Lo último

Chequeo a los hospitales valencianos: Médicos sin mascarilla y petos con bolsas de basura

El aumento en más de 400 casos positivos de coronavirus en la Comunitat Valenciana ayer y la acumulación de ingresos de los últimos días llevó a que durante el la jornada de ayer los hospitales valencianos viviesen una de la jornadas más complicadas, en la que se continuó prestando el servicios a todos los usuarios se evidenciaron pero con problemas como la falta de material sanitario, una cuestión que pese a que se han comenzado repartos parece que se cronifica, o el incremento de presión sobre las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), que cada vez cuentan con menos camas libres y en algunas instalaciones ya están en una situación muy complicada.

El Sindicato de Enfermería de la Comunitat Valenciana (Satse), el Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM-CV), CCOO y CSIF coincidieron en la precariedad con la que trabajan los trabajadores y en las deficiencias que se repiten en cada uno de los hospitales y señalaron casos concretos en determinadas instalaciones que pidieron a la conselleria de Sanidad que subsanen para que puedan seguir desempeñando su trabajo y atendiendo a pacientes que continúan llegando cada hora a sus puertas.

El departamento de Lliria es uno de los que ha vivido de forma más intensa la falta de material ya que incluso ha tenido que recurrir a bolsas de basura para proteger a sus trabajadores. «En la cuarta planta se estaban utilizando bolsas de basura para cubrir cuerpo y brazos. Había sólo 3 pacientes, de un total de 27, que no estaban aislados mientras que el resto, 24, estaban en aislamiento por Covid-19 positivo o pendiente de resultado» denunciaron desde Satse, que añadieron que, aunque se ha reforzado algunos turnos, los trabajadores se ven sometidos a una carga de trabajo excesiva. En estas instalaciones se han suprimido de forma temporal las urgencias pediátricas después de que un sanitario diera positivo a las pruebas de Covid-19.

En el hospital de La Ribera la situación se describe directamente como «penosa», más por los contagios del personal que por los casos de pacientes con los que cuentan hasta ahora. En determinados servicios se dio la orden de que no se utilizara mascarilla si no era un paciente positivo para no crear alarma y, aunque se insistía en el lavado de manos y que se mantuvieran las distancias, ahora mismo, en el servicio de diálisis hay unos 8 trabajadores que han dado positivo. Hasta que no se confirmó el coronavirus en uno de los sanitarios no se comenzó a utilizar estos equipos de protección. El punto positivo es que la sala UCI cuenta con material de protección suficiente y que los casos anteriores han tenido lugar en áreas menores.

Pero en otro centros como el de La Marina sí existen problemas en estas unidades tan delicadas. Los trabajadores han hecho un llamamiento a la Generalitat ya que cuenta «con la UCI llena», aunque no detallaron el número de camas ocupadas. A este centro llegaron ayer 2.200 mascarillas protectoras aunque los test se les terminaron y no pueden realizar pruebas. Pese a ello, se recomendó reutilizar este material ya que no sabe cuándo podrán tener más existencias.

La situación en la ciudad de Valencia es algo más estable y en centros como La Fe cuentan con un suministro suficiente. Otros como el hospital Arnau de Vilanova han recibido material de protección como batas y mascarillas y, además, también pantallas protectoras gracias a una donación particular. En el Doctor Peset continúan con pocas existencias, denunciaron la falta de Equipos de Protección Individual (EPI) y destacaron «que ven a los contagios con bata no impermeable, gorro y gafas que las lavan» en lugar de ser desechables como es habitual«.

Hospital Clínico

La peor parte se la lleva el Hospital Clínico, que atiende a más de 320.000 habitantes y que durante la jornada de ayer vio como se ocuparon parte de las camas libres que quedaban en la UCI hasta dejar solo cuatro disponibles. Tal y como informaron los diferentes sindicatos, en apenas 24 horas se ha pasado de contar con diez camas libres en esta unidad a cuatro y en la mayor parte de las mismas están ingresados pacientes con coronavirus cuya vida peligra. Los profesionales admitieron que «están desbordados» tanto en el propio hospital como en los centros de salud adscritos y desde las entidades sindicales apuntaron que existe una falta de recursos humanos y materiales que se ha ido agravando con el paso de los días.

En la actualidad, hay varios sanitarios que no pueden acudir a su puesto de trabajo porque presentan síntomas y han sido aislados o porque directamente han dado positivo a la prueba. Los sindicatos también señalaron que existe «una gran descoordinación por parte de la dirección« del hospital, que ya se ve incapaz de continuar asumiendo más carga de trabajo. El lado positivo de esta situación es que las instalaciones del clínico, que habían tenido que restringir el material de protección, recibieron ayer por la mañana lotes con guantes, mascarillas, batas y test. Unas unidades que sirvieron para paliar la falta de medios que habían denunciado las últimas jornadas y que no había ayudado a mejorar la prevención de los profesionales. Pese a todo, advirtieron de que este material es escaso y que en pocos días necesitarán un nuevo cargamento para continuar atendiendo a los enfermos.

En el hospital de Manises también cuenta con un déficit importante de material y por el momento no ha llegado la nueva remesa de test. En una mejor situación se encuentra el departamento de Xàtiva, que apunta que están «despegando ahora» después de que hayan llegado más mascarillas y EPI. Durante la jornada de ayer estaban a la espera de que se les notificase la llegada de 1.000 test. En Requena poseen algo de material protector pero sus trabajadores están inseguros ante la falta de pruebas y los cambios de protocolo constantes por parte de la dirección.

Alicante y Castellón

En los hospitales de Alicante la situación es similar y el material continúa llegando a cuentagotas. En el hospital General de la ciudad llegaron ayer suministros de mascarillas pero no equipos de EPI y una situación my similar se vive en Elche o en Alcoy. Por su parte, en el hospital de Castellón, pese a la escasez, en el que se trabaja con relativa normalidad y donde ayer se planteó a la dirección que valore hacer equipos de contención y si es necesario que se haga ya alguna formación ante la previsión de que la situación empeore.

Similar Posts

Leave a Reply