Culturas

Clara Alvarado: «En estos momentos no hay que pensar tanto en uno mismo»

Aunque para Clara Alvarado (Navalmoral de la Mata, Cáceres, 1990), la actriz que da vida a Ariadna en ‘La casa de papel’, la interpretación es su gran pasión, la enfermería siempre fue su «vocación». La joven de 29 años ha decidido aparcar momentáneamente su carrera interpretativa para arrimar el hombro en una época de necesidad, en la que muchos hospitales se están viendo desbordados a causa del coronavirus. Desde este miércoles cubre un turno de ocho horas en uno de los centros hospitalarios que La Paz tiene a las afueras de Madrid. «Cuando llegué a la capital -explica-, compaginé Enfermería y Arte Dramático durante dos años y acabé ambas carreras, lo que pasa es que en la vida he ido eligiendo caminos que me fueron llevando a la interpretación».

Cuenta Clara que tomó conciencia de la magnitud del problema el pasado 13 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma y el ‘Quédate en casa’ se hizo lema. La idea de ayudar llegó después. «Me empezaron a llegar tantas solicitudes… Pero tenía un miedo, y es que yo no tengo experiencia. Hice mis prácticas, pero nunca he ejercido de enfermera», reconoce. «Luego pensé que siempre habría alguien detrás que me podría echar una mano», continúa. Finalmente, encontró un lugar en el que «no fuera a estorbar más que a ayudar», un centro en el que las cosas están «algo más tranquilas».

Desde el miércoles, «es entrar y no parar», afirma con el ánimo intacto. «Están todos los pacientes con positivo, hay tres por habitación», dice quien solo tiene palabras de agradecimiento para el equipo humano: «Cuando te ven perdida o haces preguntas, no te señalan, sino todo lo contrario. Están todo el rato ayudándome a integrarme lo más rápido posible y ya noto una evolución brutal».

Así, si el primer día no estuvo en contacto con ningún paciente -«Me dediqué a asistir a otra enfermera desde fuera de la habitación con la medicación o desinfectando», describe-, ayer ya entró en las estancias con el traje de protección individual para «poder administrar medicación, ver cómo están respirando e, incluso, darles de comer».

«Me siento expuesta y asustada»

Ahora bien, ¿tiene miedo? «Salgo más asustada de lo que voy. Empiezo el día guay, teniendo cuidado con todo, desinfectándome, teniendo muy claro lo que he tocado, pero es tan difícil… Es que además no tenemos todo el material necesario para sentirnos cubiertos. Yo me siento muy expuesta, es una lotería. Pero por otro lado, pienso que soy una persona joven. También son momentos en los que no hay que pensar tanto en uno mismo, si no, no hubiese tomado esta decisión». Según cuenta la actriz, hay solo una mascarilla al día por sanitario, los trajes EPI, de protección individual, están contados y por turnos. «Nosotros hemos terminado esta mañana con los nuestros y si por lo que sea tiene que entrar otra persona en la habitación entra con una bata que no es la indicada para el coronavirus», afirma. Faltan también gorros, lo que ha llevado a la joven a buscarse uno en Amazon, «pero es que hasta mayo no llegan», se lamenta.

Cabe preguntarse si su trabajo como actriz le ha ayudado de alguna manera en su labor como enfermera. «Tiene una parte de empatizar, escuchar y observar al paciente que está muy ligada al trabajo actoral», responde. Clara tiene unas ganas enormes de volver a actuar y de sacar adelante su nuevo proyecto musical, pero está convencida de que con esta crisis «todos vamos a reorganizar nuestras prioridades vitales».

Similar Posts

Leave a Reply