Lo último

Cómo puede ser el mundo cuando abras la puerta

Cientos de millones de personas hemos cerrado la puerta de nuestras casas con nosotros dentro. Con un objetivo: frenar la expansión del nuevo virus SARS-Cov-2. El impacto de este confinamiento global, la llamada crisis del coronavirus, ya ha cambiado el mundo. Pero cómo será cuando volvamos a cruzar los umbrales de nuestros hogares “aún no está escrito”, en palabras de la politóloga Cristina Monge, directora de conversaciones de Ecodes. Así lo ha dicho en el diálogo virtual El día después será… que han seguido en directo más de 1.000 personas, según datos de las entidades organizadoras, el Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid (itdUPM), el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) e Iberdrola.

MÁS INFORMACIÓN

“Somos conscientes de la situación, pero creemos que es un buen momento para construir un futuro esperanzador, con un mensaje de confianza en nuestra capacidad como sociedad para construir un día después que conecte con la ambición de un mundo más sostenible e inclusivo como se recoge en la Agenda 2030“, ha reflexionado Carlos Mataix, director del itdUPM. Más contundente ha sido el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Fernando Valladares: “Hay gente que nos dice que vamos a volver a la normalidad. ¿A cuál? Yo no quiero volver a la normalidad que ha provocado esto”.

Con el propósito de construir un mundo distinto para cuando salgamos del encierro, los expertos citados han reflexionado sobre las lecciones que se pueden extraer de la debacle que ha provocado este coronavirus en términos humanos y materiales. “Quiero pensar que estamos frente a un fenómeno que nuestra generación no ha vivido nunca. Vivimos algo parecido a lo que fue la Segunda Guerra Mundial, espero que con menos mortalidad, pero con unas consecuencias tremendas que afectarán a toda la población. Igual que después de esa guerra nació un mundo nuevo, tendrá que surgir otro distinto después de esta crisis”, ha lanzado Rafael Vilasanjuan, de ISGlobal.

“Hay gente que nos dice que vamos a volver a la normalidad. ¿A cuál? Yo no quiero volver a la normalidad que ha provocado esto

Fernando Valladares (CSIC)

Una de las grandes ideas que vamos a empezar a manejar es la seguridad. No hablo de más policía y ejército, sino de sociedades más resilientes, que viven en un ecosistema sano y adecuado, con una economía diversificada y capaz de producir unos mínimos. Y menos desigual”, ha resumido Monge. Estas han sido, con detalle, las propuestas para que efectivamente el mundo después del coronavirus sea lo más parecido al ideal que proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y no uno igual o peor que el que dejamos atrás.

Sociedades menos desiguales (y economías más resilientes)

“Desde el 2008 no hemos conseguido construir una economía resiliente”, ha iniciado su intervención José Moisés Martín Carretero, CEO de Red2Red. Desde el Acuerdo de París y la aprobación de la Agenda 2030 (2015) se había empezado a pensar en cambiar el modelo. “Pero no ha dado tiempo. Ahora vemos que un virus es capaz de colapsar nuestro sistema económico, que es muy frágil y vulnerable”, ha agregado. Y cuando las cosas van mal, los paganos son los más vulnerables. “Nos lo dice la experiencia de la crisis de 2008. Los que eran pobres, eran más pobres en 2012 y lo siguen siendo”, apunta.

Los ponentes de este diálogo 'El día después será...' han sido (de izquierda a derecha): José Moisés Martín, economista y CEO de Red2Red,Cristina Monge,de Ecodes, Fernando Valladares, investigador del CSIC, Leire Pajín, presidenta de REDS, y Rafael Vilasanjuán, de ISGlobal.Los ponentes de este diálogo ‘El día después será…’ han sido (de izquierda a derecha): José Moisés Martín, economista y CEO de Red2Red,Cristina Monge,de Ecodes, Fernando Valladares, investigador del CSIC, Leire Pajín, presidenta de REDS, y Rafael Vilasanjuán, de ISGlobal.

Ahora, el virus amenaza con volver a golpear a los más necesitados. “No es solo por la falta de empleo. Ahora mismo, la mayoría de niños estudia en sus casas a través de aplicaciones online. ¿Qué pasa si en tu casa no hay conexión o solo un ordenador para toda la familia?”, cuestiona el economista. “Tenemos que volver a situar la lucha contra la desigualdad en el centro de la economía. Esta crisis genera desigualdad y llueve sobre mojado”, ha advertido.

Más saludables

Valladares vaticina que el día después “nos vamos a dar abrazos y nos felicitaremos por el éxito”. Pero será un logro “pírrico”, en su opinión, “porque dejará miles de muertos”. El triunfo real no será vencer este virus, sino que no tengamos pandemias, ha sentenciado.

“En los años setenta pensamos que se podrían erradicar las enfermedades infecciosas; en los ochenta, con el sida, se acabó esa idea”, ha recordado Vilasanjuan. Según el experto, las epidemias que se han vivido año tras año desde entonces, eran señales de “una crisis al ralentí”, lo que supone que la población no se moviliza. “Ahora sí somos conscientes de la importancia de nuestros sistemas de salud”; ha razonado. Algo parecido ocurre con el cambio climático, ha apuntado. “Decimos que existe una emergencia climática, pero no tomamos las medidas que deberíamos”, ha alertado.

Una existencia más sostenible

“Ahora estamos en casa recluidos para tomarnos un poco más en serio lo que ya se decía en la Cumbre de la Tierra de 1992: la insostenibilidad de nuestras actividades. Parece mentira que haya tenido que venir Greta Thunberg a decirnos a los viejos que no hemos hecho nada y que nos quitemos de en medio para que la juventud se pueda poner manos a la obra”, ha comenzado su turno Valladares en este debate que ha moderado Leire Pajín, presidenta de la REDS.

Cuando despertemos de esta pesadilla, el monstruo del cambio climático seguirá ahí

José Moisés Martín (Red2Red)

El investigador del CSIC cree que habrá que tomar “medidas bastantes drásticas para sacudir a la sociedad” porque “muchas personas ven el medio ambiente como algo ajeno”. Por eso, y con la certeza de que la naturaleza nos está devolviendo el daño que los seres humanos le hemos infligido, Valladares llama a considerar la preservación de nuestro planeta como una inversión en salud y no un sumidero de gasto. “Cuando despertemos de esta pesadilla, el monstruo del cambio climático seguirá ahí”, ha apostillado Martín Carretero.

Más globales

“No creo que sea el momento de plantear un Gobierno global, pero para algunas cosas no vale con la buena voluntad. Y los Estados solos no pueden responder a desafíos como el cambio climático, la salud global, la movilidad…”, ha planteado Vilasanjuan. Por eso, en opinión de Monge, “la gobernanza global es imprescindible. Porque los retos también lo son. Esto no quiere decir que no sea de nadie, sino que es de todos”.

Para Martín Carretero, los sistemas tienen que cambiar. “Pero tenemos que resistir con toda nuestra fuerza, voluntad y conocimiento, la tentación del nacionalismo”, ha subrayado. “Si esto nos acaba convirtiendo en países autoritarios, vamos a tener un mundo mucho peor”.  Para evitar malas tentaciones, y construir ese futuro más global, sociedades más resilientes, saludables y sostenibles, y menos desiguales, hay una hoja de ruta: los ODS. “Esta agenda tiene más vigencia hoy que nunca”, ha terminado Monge.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Similar Posts

Leave a Reply