Economía

Las hipotecas para vivienda arrancaron el año con un crecimiento del 6,1%

Un anuncio sobre hipotecas, la pasada semana en Madrid.Un anuncio sobre hipotecas, la pasada semana en Madrid.© Luis Sevillano (EL PAÍS)

Antes de que la crisis del coronavirus pusiera patas arriba la economía española, el mercado hipotecario daba muestras de normalización tras un 2019 convulso. Así, el pasado enero se concedieron 39.314 préstamos para comprar vivienda, un 6,1% más que en el mismo mes del año anterior según los datos presentados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque la cifra no es para tirar cohetes (doce meses antes el crecimiento interanual frecuentemente superaba los dos dígitos) tiene un valor simbólico porque muestra que el mercado se estaba estabilizando tras unos meses de infierno.

A mediados de junio del año pasado entró en vigor la nueva ley hipotecaria y algunos problemas en los mecanismos telemáticos que exige la nueva norma paralizaron numerosas operaciones. Ese bache se vio reflejado en las estadísticas a partir de agosto (el INE bebe de los registros de la propiedad, donde los préstamos que se constituyen tardan un mínimo de mes y medio en llegar), con fuertes caídas en los dos primeros meses y porcentajes anímicos en los dos siguientes. Esa tendencia se rompió en diciembre cuando se superaron las 30.000 firmas de hipotecas, un dato insólito desde 2010 para el último mes del año, ya que tradicionalmente tiene menos actividad. Con un crecimiento interanual del 43% en aquel mes, el bache se daba por superado y los datos de enero así lo confirman.

Pero no todo fueron buenas noticias para las entidades financieras. El capital prestado por los bancos para comprar vivienda en el primer mes del año, que superó los 4.500 millones, apenas creció un 0,8% respecto a enero de 2019. Ello fue posible porque, pese a concederse más hipotecas, el importe medio de las mismas fue de 114.691 euros, un 5% menos que un año antes. La caída puede deberse a varios factores, pero uno de ellos es el abaratamiento de precios que se observa en otras estadísticas.

Retroceso en Madrid

Por comunidades autónomas, Madrid (8.160), Andalucía (7.173) y Cataluña (5.404) lideraron el número de préstamos para comprar casa. Pero Madrid, con una caída interanual del 22,7%, es también el territorio que mostró un mayor retroceso respecto a 2019. Solo otras dos autonomías mostraron una evolución negativa (País Vasco y La Rioja), mientras que en todas las demás el mes de enero superó las cifras de un año antes. En Asturias ese crecimiento rozó el 91% y en Baleares se acercó al 71%.

Desde el punto de vista del tipo de interés escogido para el préstamo, un 58,2% de las hipotecas sobre vivienda firmadas en España se constituyeron sobre tipos variables y un 41,8% sobre fijos. Esta estadística solo tiene en cuenta cómo es el interés en el primer año y por tanto no contempla productos bancarios como los préstamos mixtos. En hipotecas a tipo variable, el interés medio se situó en el 2,22%, el más caro de los últimos tres meses, mientras que el fijo fue del 3,05%, prácticamente invariable respecto al mes anterior. La combinación de ambos hizo que los nuevos préstamos se firmaran con un interés medio del 2,55%, el más elevado desde el pasado verano, y que el plazo medio para la devolución no superara los 22 años, el más bajo desde 2013.

Si se tiene en cuenta el conjunto de préstamos concedidos (también para otro tipo de fincas urbanas o rústicas que no sean vivienda) los datos de enero son todavía más positivos. En el conjunto de España se firmaron 55.399 hipotecas, un 11,7% más que un año antes. La estadística, en suma, sugiere que la firma de préstamos avanzaba por el camino en el que los expertos ven el mercado inmobiliario: un crecimiento moderado tras dos años (desde 2017 hasta principios de 2019) de relativo desenfreno. La crisis del coronavirus dirá hasta cuándo.

Similar Posts

Leave a Reply