Economía

CaixaBank reduce a la mitad el dividendo de 2019 y recorta el pago a los accionistas en 2020

El coronavirus sigue afectando al sistema financiero. Tras el anuncio de los recortes en el dividendo del Santander, el consejo de administración de CaixaBank anunció en la noche del jueves que iba a reducir el pago a los accionistas de abril a la mitad. “Con el objetivo de acomodar la posición del banco al nuevo entorno, y en un ejercicio de prudencia y responsabilidad social”, el banco “ha acordado reducir el dividendo en efectivo propuesto para el ejercicio 2019 a 0,07 euros por acción desde 0,15 euros por acción (a pagar el próximo 15 de abril), lo que supone un pay-out (la parte del beneficio que se reparte a los accionistas) del 24,6%, siendo esta la única remuneración al accionista prevista con cargo al ejercicio 2019”. La entidad ya sufrió en sus resultados de 2019 por los fuertes recortes de plantilla realizados.

Además, ha decidido modificar la política de dividendos para el ejercicio 2020 consistente en la distribución de un dividendo en efectivo superior al 50% del beneficio neto reportado, “pasando a la distribución de un dividendo en efectivo no superior al 30% del beneficio neto reportado”. Esta medida supone un recorte del 40% de la cantidad que se puede entregar entre los accionistas.

Además, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, “ha manifestado su intención de renunciar a la remuneración variable correspondiente a este ejercicio”.

La expansión de la Covid-19 y las medidas adoptadas por las autoridades para frenar su propagación “tendrán un impacto en la economía global que se espera sea corto en el tiempo, pero muy severo”, apunta la entidad. La caída de la actividad económica repercutirá en los resultados, lo que se reflejará en el incremento del capital que se propone conseguir la entidad. En su nota señala que “tras considerar nuevos aspectos regulatorios y supervisores, el Consejo ha acordado reducir al 11,5% el objetivo de la ratio de solvencia CET1”, (el de más calidad), “y dejar sin efecto el objetivo de una ratio CET1 del 12% más un margen adicional del 1% que estaba destinado a absorber los impactos” regulatorios cuya implementación “ahora se estima que será retrasada en el tiempo”.

Dividendo extra si mejora la economía

No obstante, por si llega la mejora económica esperada y como esperanza para los accionistas, el consejo también ha manifestado su voluntad de distribuir en el futuro el exceso de capital por encima de la ratio de solvencia CET1 del 12% en forma de dividendo extraordinario y/o recompra de acciones. “Esta distribución extraordinaria de capital estará condicionada al retorno de la situación macroeconómica en la que opera el banco a un entorno de normalidad y no se efectuará antes de 2021”, advierte.

Por último ante la situación de estado de alarma “en la que se encuentra el país, la entidad también ha decidido desconvocar la Junta General Ordinaria de Accionistas cuya celebración estaba prevista los días 2 y 3 de abril de 2020 en primera y segunda convocatoria, respectivamente”.

La repercusión de este recorte de dividendos, afectará a lo que percibe la Obra Social de “la Caixa”, que cuenta, entre sus prioridades, con la investigación médica y el cuidado a las personas de edad avanzada, dos ámbitos especialmente relevantes en momentos como los actuales, recuerda el banco.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Similar Posts

Leave a Reply