Lo último

Marina Salud alerta de que el pico de infecciones por coronavirus está aún por llegar aunque confirma que el crecimiento es lento

«Parece que las medidas que se han ido tomando han tenido cierto efecto para que el crecimiento del número de infectados sea lento». Los responsables de Marina Salud, el gerente de la concesionaria, Luis Carretero y el director asistencial, Pedro Clemente, han asegurado que a día de hoy «la curva es aplanada, pues parece que se están cumpliendo bastante las normas de confinamiento».

Parte del «éxito» de estos registros a la baja, han comentado, se deben a que el centro sanitario comarcal «empezó con el plan de contingencia antes de que se decretase el estado de alarma». De hecho, han explicado, el departamento de salud está trabajando «como si tuviésemos dos hospitales, lo hemos dividido para atender por un lado a los pacientes con patologías propias del Covid-19 y por otro lado el resto de pacientes con otro tipos de patologías. Además se ha reducido el tráfico de personas en el centro hospitalario y se ha preparado al equipo implicado». El plan de contingencia que están aplicando «está funcionando pues por el momento no estamos colapsados».

Matizan que el pico de infecciones todavía está por llegar, aunque no se atreven a fijar una fecha. Aún así aseguran tener preparados varios planes de contingencia para diferentes escenarios. El primero, «en el que nos encontramos ahora», contempla una situación en la que los servicios no están colapsados y el hospital cuenta con camas libres para ingresar a los pacientes que sean diagnosticados, y el servicio de urgencias no está colapsado, en parte porque la gente ha dejado de ir para casos que no requerían atención médica y también porque se está sustituyendo mucha de la atención personal por la telefónica. «Ahora mismo trabajamos en esta situación, aunque puede cambiar en cualquier momento y hay que estar preparados».

En siguiente supuesto, el escenario número dos, «es el que contempla que el colapso en el servicio de urgencias. En el tercer nivel estarían colapsadas también las plantas y el punto más crítico con el que han desarrollado estrategias de trabajo, es en el que de desborda el servicio de la UCI, «esperemos que no lleguemos a ese extremo». Para poder afrontar estos escenarios, el departamento de salud ha contratado a 73 nuevos sanitarios, «que están a disposición de poder suplir las posibles bajas de compañeros que puedan dar positivo en las pruebas».

A este respecto, el del notable número de profesionales contagiados, un total de 25, han matizado que se debe a que «hemos realizado más test que en otras zonas». Han asegurado además que se están realizando pruebas a todos los sanitarios que presentan síntomas leves.

Respecto a los casos de pacientes diagnosticados, apuntan que se les está realizando un exhaustivo seguimiento, «muchos de ellos domiciliarios, porque no presentan gravedad».

También han lanzado un mensaje de tranquilidad respecto a las quejas por la falta del material necesario para que los sanitarios trabajen de forma segura (mascarillas, gorros, guantes y batas). «Si ha habido en algunos momentos que ha habido escasez de existencias, pero ya se ha repartido material por todos los centros de salud de la comarca».

Similar Posts

Leave a Reply