Lo último

El coronavirus alcanza un nuevo récord en Italia con casi mil muertos más

Italia ya ha superado en número de contagiados de coronavirus a China, el país donde surgió la pandemia, y sigue batiendo sus propios récords de muertos por culpa del Covid-19. Según los datos oficiales facilitados por la Protección Civil, en las últimas 24 horas fallecieron 919 personas, un dato nunca alcanzado hasta el momento, y se sumaron más de 4.400 nuevos positivos a la enfermedad, por lo que los contagiados superan ya los 86.000, de las que cerca de 11.000 se han curado y más de 9.100 han muerto. Alrededor del 9% de los infectados son sanitarios, entre los que se cuentan 46 médicos fallecidos.

Las autoridades italianas tratan de mostrarse medianamente optimistas pese a estos datos, que podrían deberse en parte al mayor número de pruebas para detectar el Covid-19 realizadas en los últimos días. Attilio Fontana, presidente de Lombardía, la región más afectada, comentó que «seguramente no está creciendo la curva de contagios» y dijo estar convencido de que está a punto de iniciar la caída. «Se está consolidando y después de algunos días iniciará la disminución». En Lombardía se ha reducido ligeramente la cifra de nuevos pacientes que precisan ser hospitalizados.

Silvio Brusaferro, presidente del Instituto Superior de la Sanidad, destacó por su parte que «desde el 19 y el 20 de marzo la curva de los nuevos casos parece atenuarse ligeramente en su ascenso». Consideró esta situación fruto de las medidas restrictivas y aseguró que «ya hemos alcanzado el pico, pero todavía no lo hemos superado». El hecho de que la curva de los contagios se esté desacelerando «no significa que estemos en una fase de disminución. Asistimos sólo a un crecimiento más lento. La disminución será construida sobre la base de nuestros comportamientos», subrayó Brusaferro.

Si el país empezara a recuperar al menos la normalidad a partir de mayo, la crisis del coronavirus provocará una caída en el PIB este año del 6,5%. Es lo que estima un estudio publicado por el centro de investigaciones Prometeia, que contempla que la deuda pública llegue a final de 2020 hasta el 150%, alrededor de quince puntos por encima del nivel actual. El relanzamiento de la economía sólo se prevé en otoño, siempre eso sí que hayan desaparecido los efectos del Covid-19.

El coronavirus podría provocar una caída del PIB italiano del 6,5%

La explosión de la pandemia llevó ayer al Papa a presidir una ceremonia extraordinaria de oración para pedir el fin del coronavirus en una plaza de San Pedro completamente vacía y azotada por la lluvia. Antes de ofrecer su bendición Urbi et Orbi, un gesto habitualmente reservado a los días de Pascua y Navidad y a la elección de un nuevo obispo de Roma, el Pontífice recordó a los médicos, enfermeros, cajeros de supermercados, policías, limpiadoras, transportistas y voluntarios, entre otros, que, según dijo, han entendido que nadie se salva solo.

«Nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes —corrientemente olvidadas— que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia», dijo Jorge Mario Bergoglio en una emotiva ceremonia que será recordada como uno de los hitos de su pontificado y en la que advirtió que «estamos todos en la misma barca».

El Papa utilizó su alocución para hacer un llamamiento de unidad. «Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos», comentó al principio de su homilía, para subrayar más adelante que en esta situación «nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente».

Con esta pandemia, que ha obligado a una tercera parte de la humanidad a encerrarse en sus casas, las personas hemos descubierto «que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos», subrayó Francisco, para el que esta situación puede servir «para separar lo que es necesario de lo que no lo es».

En otro gesto para reforzar la unidad ante esta crisis, los Ayuntamientos de Italia izarán a media asta la bandera nacional el próximo miércoles a las 12 horas y se guardará un minuto de silencio en memoria de las víctimas del Covid-19.

Similar Posts

Leave a Reply