Lo último

‘Quédate en casa’ con Playmobil o cómo la imaginación de la policía ayuda a los niños en esta crisis

MÁS INFORMACIÓN

Junto a una piscina vacía y bajo decenas de balcones repletos, un agente de Policía Nacional extiende los brazos, cierra el puño, levanta el pulgar hacia arriba, sube los hombros y Chuchuwa, wa, wa, Chuchuwa, wa, wa. Ante las caras de asombro y diversión generalizada, el policía bailaba esta famosa canción infantil hace unos días en una urbanización de Almería. La música sonaba desde el megáfono y numerosas familias seguían, entre risas, sus movimientos. El momento rompió la rutina de la cuarentena. Y, de una u otra manera, es una situación que se ha repetido en diferentes puntos de España gracias a las iniciativas personales de miembros de diferentes cuerpos de seguridad. “Aunque parezca una chorrada y quepa preguntarse por qué un policía hace casi la función de un payaso, es algo súper importante. Supone un bálsamo en tiempos difíciles, permite recuperar la alegría. Y tiene muchas más consecuencias positivas de lo que parece”, explica la psicóloga Diana Vasermanas.

Más de un mando policial se ha echado las manos a la cabeza estos días viendo a sus agentes protagonizar vídeos virales. Obviamente, su función no es esa, pero en el contexto actual en pleno estado de alarma, ayuda. “Estos días hay mucho sentimiento de solidaridad, de apoyo, de ayudar en lo que se puede. Y algunas patrullas han ido adaptando las necesidades que detectan con iniciativas personales”, cuentan fuentes policiales, que aclaran que no existe ninguna orden o recomendación para desarrollar estos juegos infantiles. Eso sí, reconocen que socialmente están siendo muy bien recibidos. “También viene romper ciertas rutinas en días en los que las calles están tan solitarias”, insisten. Más aún entre los niños, que han pasado de un mundo predecible y seguro a uno donde todo se ha ido al garete y en el que hasta sus propios padres se sienten inseguros.

Otro de los vídeos que más ha sido compartido -hasta por la propia hija de Donald Trump, Ivanka– es el de cinco policías locales de Algaida (Mallorca) que animaron con una canción popular todas las calles del municipio el pasado sábado. Los vecinos escuchaban llegar las sirenas y, cuando se asomaban al balcón, los vehículos venían adornados con globos. “Venimos a cantar”, decían a los vecinos y, guitarra en mano, se lanzaban a cantar En Joan Petit quan balla junto a una coreografía y bajo aplausos generalizados. “Los agentes también son un colectivo estresado y necesitan su alegría”, cuenta Varsemanas, que cree que este tipo de acciones “ayuda a formar nuevos vínculos y generar confianza en una institución de autoridad como es la policial”. Los policías cantaron 45 veces la canción. Pero los aplausos que recibieron, como los dedicados a los sanitarios cada tarde, les levantaron también el ánimo a ellos.

También ha sido muy celebrada la iniciativa de la Policía Local de Montcada (Barcelona) donde los agentes están felicitando el cumpleaños a todos los niños de hasta ocho años mientras dure el confinamiento. Una idea que busca que ese día tan señalado, que esta vez deberán celebrar en casa y sin sus amigos, puedan también sentirse especiales. “Es una forma de animar, generar ilusión y crear unidad. En esos momentos de esfuerzo colectivo, de encierro en casa, a los niños les viene muy bien el refuerzo positivo, saber que no están solos”, añade por su parte la psicóloga sanitaria Bárbara Zapico. La música, los bailes y la diversión también ayuda a romper barreras, a que los peques sientan que los policías también son personas cercanas. Y, según las especialistas, eso les ayuda también a acatar la norma de quedarse en casa en un contexto que muchos no terminan de comprender.

La Policía Local de Málaga ha publicado también un vídeo que ayuda a niñas y niños a recordar la importancia de quedarse en casa. Lo hacen gracias a las figuras de Playmobil de dos menores, Julia y Jaime. Con ellas han montado tiendas vacías, un campo de fútbol en silencio, un parque infantil clausurado. Luego, arranca una voz en off entre escenas familiares como las que estos días se pueden ver en cualquier hogar. “Queridos amigos, tenéis que quedaros en casa unos días, porque si salís vais a poner malita a toda vuestra familia. Portaos bien y estad tranquilos. La policía cuida de nuestras calles. ¡Gracias!” dice la voz de una niña, Valentina. En la provincia malagueña otros cuerpos, como Protección Civil, también hacen de las suyas. Como en la pequeña localidad de El Burgo, donde los voluntarios animaron al pueblo bailando Hola Don Pepito con la idea de “sacar una sonrisa a esos pequeños que no entienden por qué no pueden ir a jugar al parque”, decían en su cuenta de Twitter. Sus compañeros de Yuncos, en Toledo, también animaban al vecindario desde una plaza.

Y la felicidad no llega solo desde el balcón. Las expertas creen que también lo hace para los niños que ven las imágenes en el móvil de sus padres o como el contrapunto en telediarios llenos de malas noticias. Por eso celebra otro de los vídeos que también ha corrido como la pólvora ha sido el protagonizado por un agente de la Policía Local de Noreña (Asturias) que lee una carta de Pikachu a los niños: “Pika pi pika, pika ki pika pika pi”, dice el agente, que luego la traduce para los adultos: “Viene a decir algo así como que están haciéndolo muy bien, que sigan portándose bien, que son campeones y que no se preocupen que esto va a pasar rápido y va a salir todo bien. Y si lo dice Pikachu, será verdad”. Hagámosle caso. “Y que los policías no dejen de hacer estas cosas. Como profesional y como madre se lo agradezco mucho”, concluye Vasermanas.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Similar Posts

Leave a Reply