Lo último

«Saldremos de ésta tocados»

El sector de la restauración es, sin duda, uno de los más perjudicados por la crisis del coronavirus. Una actividad que, además, en España es de vital importancia y cuyo futuro, una vez levantado el confinamiento, se antoja complicado.

«El estado de alarma es preciso pero lo que no sé es si sobrevivirán los negocios. Los que estaban tocados antes de esta crisis, se hunden, y los que estaban bien quedan tocados», manifiesta Raúl Magraner, cocinero y propietario, junto a su mujer, del restaurante Bon Aire, ubicado en El Palmar. «En mi caso llevamos dos semanas cerrados, con unas compras ya realizadas pensando en Fallas, además», cuenta Magraner.

En ese sentido, considera que las administraciones deberían haber aplicado medidas con mayor antelación y, en el caso de la Comunitat, haber suspendido las Fallas desde un principio. «Si hubieran tomado la decisión el 1 de marzo, cuando ya sabían lo que venía, no hubiéramos realizado todas estas compras», critica.

En su caso, el restaurante Bon Aire ha tenido que anular más de 1.000 reservas. «La Semana Santa también se ha caído. Dicen que van levantar elconfinamiento el 11 de abril, pero las reservas de ese mes también se han anulado» , sostiene el propietario de este negocio, que ha perdido el 25% de su facturación anual en estas dos semanas de cierre.

«Son palabras mayores. Se han visto afectadas las fechas más fuertes del año», lamenta el cocinero, que, según indica, no puede pronosticar nada para los próximos meses. «Hasta que la economía no se reactive, no se notará. Estamos hablando de que las familias ven mermados sus ingresos. Además, creo que en mayo vamos a seguir confinados», confiesa.

El restaurante ha optado por ejecutar un ERTE a las 15 personas de plantilla. A esto se suma la suspensión de los contratos de los extras que iban sólo fines de semana. «Nuestro restaurante saldrá tocado de ésta. Ahora tenemos que seguir pagando lo que debemos», sostiene Magraner.

No obstante, el cocinero no quiere perder la esperanza y, pese al bache, confía en que se recuperarán tarde o temprano. «Bon Aire tiene mucha clientela fiel. Este mes de marzo hicimos 39 años. Creo que la gente va a querer volver a comerse un arroz del señoret y una paella valenciana en una de las mejores zonas de Valencia cuando esto acabe», afirma.

Similar Posts

Leave a Reply