Lo último

Llevo dos horas de siesta, pero no quiero despertarme porque me pongo de mal humor. ¿Qué hago?

Pregunta. Estoy echando la siesta y llevo más de dos horas, pero no quiero despertarme porque cuando me paso me despierto de mal humor. ¿Qué hago?

Respuesta. En estos casos es fundamental que el cerebro no se active y continúe en estado de somnolencia. El haber mandado esta consulta sin interrumpir la siesta indica que vamos bien. La clave es no abrir los ojos hasta la mañana siguiente. Si alguien intenta despertarnos y nos sacude, debemos seguir con los ojos cerrados y no reaccionar. Si hace falta roncar para que el cerebro lo oiga y crea que seguimos durmiendo, se hace. Si alguien grita “Fuego, fuego”, ni caso. Y si en un momento de flaqueza abandonamos la siesta y abrimos los ojos, tenemos que ir corriendo a la cocina para beber un café que nos convierta en personas.

P. Me he saltado la parada del bus y el conductor me ha dicho: “Pues lo siento mucho, tienes que bajar aquí y empezar una nueva vida, a veces un error da pie a algo bueno”. No sé qué hacer, me gustaba mi vida.

R. Si te saltaste la parada, está claro que ibas distraído, y eso ya indica que no estabas conectado del todo con la realidad. Puede que esa nueva vida te anime a recuperar el entusiasmo por lo nuevo que habías perdido. Ver la vida con otros ojos, desde un barrio distinto, teniendo que establecer de nuevo relaciones con desconocidos, empezando de cero en definitiva, es una oportunidad.

Aries. Cotillearás el Facebook del cirujano que te tiene que operar mañana y verás que está lleno de faltas de ortografía. Ojo, que igual es muy bueno en lo suyo, pero daba más confianza cuando no entendías su letra.

Tauro. No nos hace falta mirar a los astros, tu historial del navegador ya nos permite augurar una semana movidita intentando devolver los 4.000 plátanos que encargaste por error en el súper online.

Géminis. Deja de levantar los brazos como si te rindieras cada vez que te cruzas por la calle con un agente de la autoridad. Acabarán sospechando y es absurdo porque no hiciste nada, solo es inseguridad.

Cáncer. Si vas a abrir por sistema a todos los que dicen “Soy yo, abre”, no hace falta ni que cierres la puerta.

Leo. Mala suerte en el amor, debida en parte a tu nueva bio de Tinder en la que te defines como “Sabinero kon antecedentes pelín loko amo las mujeres y las armas NO ME PROVOKEEES”.

Virgo. Un influencer caerá de no sé dónde intentando hacerse un selfi y te destrozará el coche. Por lo demás, todo bien.

Libra. No llames a los bomberos cada vez que veas un incendio en un vídeo de YouTube, algunos son de 2016, por el amor de Dios.

Escorpio. El miedo domina tu vida, te hace tomar malas decisiones y aleja de ti a todos aquellos que te quieren. Suerte que tienes a tus compañeros de Vox. Cuídalos porque son lo único que te queda.

Sagitario. Semáforo verde significa que puedes pasar y semáforo rojo significa que no puedes. Parece sencillísimo, ¿verdad? Pues espera al viernes y verás.
Capricornio. No eres tú, somos todos los demás.

Acuario. Está bien que quieras ser el típico jefe cercano, pero pedirle un aumento a tu secretaria es rarísimo.

Piscis. Eres de los que leen el horóscopo pero no se lo creen, ¿verdad? “Despacito, quiero acariciar tu cuello despacito, deja que te diga cosas al oído…”. Estarás toda la semana tarareando esto, ya verás como se cumple.

Información ficticia elaborada por el diario satírico www.elmundotoday.com para El País Semanal. 

Similar Posts

Leave a Reply