Economía

Rutte, el más duro de los ‘halcones’

El primer ministro holandés, Mark Rutte, el 18 de marzo.El primer ministro holandés, Mark Rutte, el 18 de marzo.BART MAAT / EL PAÍS

“Repugnante”. El primer ministro portugués, António Costa, elegía sin apenas pensarlo esa palabra para desacreditar la ocurrencia del ministro de Finanzas holandés, Wopke Hoekstra, de sugerir que algunos países pedían dinero para hacer frente a la pandemia por derrochadores. El énfasis del adjetivo empleado por Costa, que incluso repitió, describía el hastío del Sur de Europa hacia la actitud de La Haya, erigida como líder de los halcones, de abusar del cuento de la hormiga y la cigarra para cerrarse en banda a la creación de unos eurobonos para afrontar la mayor emergencia que vive el continente desde la Segunda Guerra Mundial.

El comentario del ministro holandés en el pasado Ecofin soliviantó a Lisboa, Madrid y Roma. “Holanda quería anticiparse a lo que venía, pero fue una provocación”, dicen fuentes diplomáticas. “Lo que venía” cuando Hoekstra tomó la palabra en el Ecofin del lunes era una ofensiva de nueve países para la creación de los eurobonos ante la celebración de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno. Para Holanda, esa idea suponía cruzar el Rubicón. “No veo ninguna circunstancia bajo la cual cambiemos nuestra posición”, advirtió Mark Rutte, primer ministro holandés.

“Está muy claro que el Gobierno de Rutte sigue con las mismas posiciones de línea dura en la UE, como viene haciendo desde la crisis de la deuda soberana”, sostiene Natascha van der Zwan, de la Universidad de Leiden. En el último año, Holanda ha estado al frente de varios bloqueos en el seno de la UE, casi siempre por cuestiones económicas. Torpedeó la creación de un potente Presupuesto para la zona euro —aun cuando así lo ha reclamado hasta el BCE—, obstaculizó las negociaciones para un Presupuesto de la UE y ahora pretende ligar cualquier ayuda a Italia o España por la pandemia a un programa de rescate con condiciones.

Los Países Bajos, el quinto socio de la UE en tamaño económico, aspiran a ocupar el hueco liberal que deja Londres. Para ello, en el terreno económico han dejado de lado su alianza tradicional con Bélgica y Luxemburgo —partidarios de una mayor integración de la zona euro— y han tejido alianzas con nórdicos y bálticos para frenar los argumentos de Francia e imponer su doctrina de disciplina fiscal. “Entre ser cola de león o cabeza de ratón, Holanda intenta lo segundo”, dice un diplomático. La Haya se ha erigido como líder de ese grupo, bautizado como “Nueva Liga Hanseática”.

El Sur de Europa ve en Rutte el encargado de hacer el trabajo sucio a la canciller, Angela Merkel, que prefiere no tener que bajar al barro. Pero, según publicó el diario holandés De Volkskrant, en la cumbre de febrero Merkel desaprobó el “comportamiento infantil” del holandés, que irritó también a Emmanuel Macron o Pedro Sánchez. Esos choques con Berlín, París o Madrid han llevado a sus socios hanseáticos a tomar cierta distancia respecto a Holanda. “No es sostenible decir siempre no sin proponer nada a cambio”, sostienen fuentes diplomáticas. Desde otro de los países del Norte se expresa también cierta preocupación: “No es agradable ver que en Bruselas se ha popularizado la expresión de ‘Mark Rutte y los siete enanitos’”.

Esa alianza ya mostró sus flaquezas en la negociación del Presupuesto de la UE, cuando los bálticos cerraron filas en torno a los fondos de cohesión e Irlanda y Finlandia hicieron lo propio con la política agraria. E Irlanda, por ejemplo, apoya los eurobonos. La posición de Rutte y Hoekstra tampoco es unánime en Holanda. Ni entre los halcones. El presidente del Banco de Holanda, Klaas Knot, se desmarcó al defender la política fiscal para garantizar la solidaridad y una respuesta europea a la crisis. Los laboristas y verdes holandeses se han desmarcado también de la posición de Rutte. Incluso dentro de la coalición de Gobierno ha habido voces críticas desde el liberal D66.

Los analistas ven en la negativa de compartir costes de Rutte, líder de los liberales de VVD, y de Hoekstra, democratacristiano, una forma de atraer votos que irían a la extrema derecha. “En parte es producto de su ideología, puesto que la derecha es en general menos solidaria y defensora de la austeridad, tanto dentro como fuera de casa. Hoekstra y Rutte están yendo a los votantes de la derecha populista antes de las elecciones del año que viene”, sostiene Catherine de Vries, de la Universidad Bocconi.

Van der Zwan explica que la austeridad practicada en la última década ha tensionado el sistema sanitario, pero también ha permitido que ahora Rutte se presente ante las familias y empresas con generosas ayudas. “Son medidas que pueden recordar los votantes holandeses cuando elijamos gobierno en marzo de 2021. Lamentablemente, todavía hay bastantes votantes que están a favor de una posición de línea dura dentro de la UE y que sienten que no deberían pagar un rescate al sur de Europa”, añade.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Similar Posts

Leave a Reply