Lo último

Puchol II: «Los enemigos de la pilota somos nosotros mismos»

–Usted, junto a sus colaboradores (Agustín Larré y Domingo Palacios) han luchado mucho por modernizar la ‘pilota’, ¿qué han conseguido y qué no?

–Nos hemos puesto a la altura de otros deportes en algunas cosas y hemos sido un ejemplo para otros jugadores y para la Fundación. Por ejemplo, en la gestión de patrocinios y en la firma de contratos serios con todo tipo de cláusulas. Pero hemos chocado contra la estructura antigua de la pilota. Hay muchas piezas (trinqueters, jugadores, gestores) y es muy difícil cambiar la estructura. Los últimos 10 años deberían haber servido para modernizar la pilota, pero no se ha podido.

–¿Quiénes son los enemigos de la pilota?

–Nosotros mismos. Cada uno ha ido a la suya. Los jugadores ni siquiera tenemos un sindicato, a pesar de que hubo un intento. Las instituciones no han conseguido tampoco cambiar el imaginario de deporte residual. Hemos avanzado, pero no nos podemos quitar esa imagen.

–¿Hay peligro de que no surjan jugadores?

–No, jugadores siempre van a salir, pero solo los primeros del ranking vivirán de la pilota. No da para más.

–¿Por qué los políticos han tenido parte de culpa?

–Las subvenciones son importantes, pero no la solución. Por ejemplo: si nos dieran dos millones, los jugadores cobraríamos más, pero el dinero se acabaría y volveríamos a la misma situación de partida.

–¿Le han abandonado los patrocinadores por la crisis del coronavirus?

–No, porque son contratos de todo el 2020 y hay mucha confianza con ellos: el Villarreal CF, Imedes Gesmed (tratamiento de residuos), Elmusa (electrificación) y Ovocity (huevos).

–A parte, ¿tiene sueldo?

–Sí, de la Fundación: 22 jugadores en total de escala i corda y de raspall, cada uno cobra en función de los resultados. Del seis para abajo, obliga a tener otro trabajo.

– ¿Ya ha acabado la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte?

–Sí, estoy terminando el máster de Pedagogía (CAP) por si opositara. Pero haré el máster de gestión deportiva porque es lo que motiva.

–Por tratarse, según los expertos, del número 1, ¿le crea ansiedad haber ganado solo dos veces el Individual d’escala i corda?

–No, uno cuando juega siempre es juzgado por la gente, me lo enseñó mi padre: cada partida es un examen. Es verdad que, al ganar mi primer Individual, algo que había soñado desde niño, me quitó presión. Lo tengo claro: cuanto mejor trabajes día a día, mejores resultados. No hay otro secreto.

–¿Cómo lleva la crítica?

–La llevo mal con la gente que critica sin tener idea, que opina al aire. A los 28 años ya he vivido de todo: he ganado dos Individuales, he perdido una final, me he lesionado, perdí en la primera ronda al año siguiente de haber ganado (caí contra Genovés II, que jugó una gran partida)…

– ¿Quién es su rival más duro?

–Hay jugadores que con el trío son muy buenos, normalmente los más técnicos, como Genovés o Francés. Otros muy buenos en a pareja. Y en el mano a mano, los zurdos son muy peligrosos: Pere Roc juega muy bien al dau.

–¿Su ranking de los cinco mejores de la historia?

– Paco El Genovés, Rovell, Eusebio, Enrique Sarasol y Grau.

–¿Vio el sábado la mítica final Genovés-Álvaro del 95?

–La he visto muchísimas veces. Es una partida más emotiva que técnica. En la pilota vivimos del pasado y eso es un error. Soy mucho de ver pilota y de ir al trinquet. Y hay otras partidas que tengo curiosidad de ver como una de mi padre y Sarasol II contra Pigat, Xatet y Pepet, u otra final Bancaixa con los hermanos Sarasol, que eran un espectáculo.

–¿Cómo era su padre?

–Muy técnico. Se basaba en la técnica y en la pelota muy larga. De todos modos, la velocidad marca a todos los deportes, y viendo los chicos que están saliendo, todos con una gran pegada. En 15 años, o tienes una pegada descomunal o no juegas. Esa es la evolución.

–¿Cómo ve ahora su experiencia en Nueva York?

–Me molaría repetirlo, aunque el one wall me pilla muy lejos (se enfrentó al campeón de la especialidad, Timbo González). Algo haremos con la pelota vasca o el trinquet francés. Hay que crear debate.

–¿Dónde se en 10 años?

–Creo que, con una buena alimentación y una rutina, puedo llegar jugando hasta los 38, no creo que a los 40. Sufro mucho en el hombro.

–¿Cambiaría de posición?

–Eso es inviable. Los golpeos de los restos son muy diferentes a los de los mitgers y los punters, que son intercambiables. A los 14 años, los niños ya saben que van a ser restos, por el dominio del rebote y del dau.

–¿Y entonces Oltra, que fue campeón del Individual y ahora es feridor?

–A Oltra le encanta la pilota, estar en el ambiente, y tiene una habilidad especial, única, para sacar por su tacto en la mano. Es el mejor feridor00 que hay, una barbaridad. A la gente de fuera le puede parecer un trabajo superfluo, pero tiene mucha importancia.

–¿Qué es lo que peor lleva del confinamiento?

–El no ver a amigos y familiares. Aprendes a valorar lo importante que es llevar una buena convivencia con tu pareja. Llevo un año viviendo con mi novia. He encontrado tiempo para leer ‘La reina del sur’, de Pérez Reverte.

–¿Qué echa de menos?

–Socializarme. Comer con mis padres y jugar, tengo mono de tocar la pelota y de las sensaciones dentro del trinquet. Nada es comparable a eso, por mucho que me entrene cada día un par de horas en un patio grande de casa.

–¿Recolocará socialmente a cada uno en su sitio?

–Vamos a valorar más dónde destinar los recursos y cuidar mucho el estado del bienestar.

–Su padre es alcalde de Vinalesa, ¿cómo lo lleva?

–Con él tengo una ley no escrita por la que no hablamos ni de política ni de pilota. Al principio sí estuvo un poco estresado por no saber lo que pasaría.

Similar Posts

Leave a Reply