Lo último

El riesgo de contagio aumenta en la Comunitat

El posible repunte en el número de contagios en las próximas fechas no debe entrar en el grupo de las malas noticias si es consecuencia del aumento del número de pruebas realizadas. E incluso ese repunte se puede ver como positivo si la sanidad fluye y asume a los pacientes más graves. La localización de asintomáticos y hospitales sin colapsar es la ecuación perfecta. Así lo explicaba el ingeniero Tomás Pueyo en su artículo «El martillo y la danza», que se ha convertido en un manual para entender esta pandemia.

Los gobiernos han tenido que tomar medidas contundentes como el golpe de un martillo para atajar la brutalidad del Covid-19 y ahora, a la espera de una vacuna si es que llega, habrá que danzar con una suave curva para que los casos puedan ser atendidos por la sanidad valenciana. El dato así lo corrobora y cada día hay menos ingresados –1.344 ayer– y más camas de UCI libres –301 y ya al 49,8% de su capacidad–. El estado ideal en tiempos de pandemia es realizar muchos test, atajar los casos graves, aliviar los ingresos y aumentar la prevención.

La Comunitat Valenciana, al igual que el resto de España, vive un momento crucial. Los ciudadanos tienen que demostrar que han aprendido la lección durante estas semanas para que la curva de nuevos contagios no se dispare. El modelo matemático de la Politècnica catalana, uno de los estudios más completos que se vienen publicando, advierte de que la Comunitat ha disparado su «ro», el parámetro que mide la capacidad de contagio de cada enfermo, por encima de uno y sitúa los índices de incidencia y de velocidad por encima de 100, que determinan la evolución de los contagios. La situación no es mala pero no es tan buena como a principios de la semana pasada, por lo que es fundamental controlar la movilidad. Una relajación ciudadana y un aumento de los casos volverá a apretar las tuercas del confinamiento. El modelo matemático es un aviso de lo que puede pasar y si es por el aumento de las pruebas, habrá que certificar con números si eso es así.

Ayer, los curados pesaron más que los nuevos contagios con 291 altas médicas por los 211 positivos. Estas dos variables se siguen entrelazando a la espera de que se encadenen más curados que infectados. Un 35% de los positivos en la Comunitat ya ha superado la enfermedad –aunque es una realidad que ahora mismo se dan altas por teléfono y sin certificar mediante prueba– y en la actualidad hay 5.119 casos activos.

Los vaivenes de la curva de mortalidad siempre traen malas noticias. Ayer, la consellera Barceló añadió 38 fallecimientos más para fijar la cifra de la pena en 945 decesos por coronavirus oficiales y sin que estén contabilizados aquellos muertos que con síntomas nunca se sometieron a un test.

Los números oficiales nada tienen que ver con las proyección y estudios matemáticos, que estiman que a finales de marzo había más de 90.000 positivos en la Comunitat Valenciana y 1,8 millones en toda España. Una posibilidad que se acerca más a la realidad si ahora, con el aumento de las pruebas, como apunta Fernando Simón, se produce un repunte de los casos. Los próximos días se antojan inciertos y el aumento de la curva de nuevos contagios sólo se entenderá si hay mejoría en los hospitales.

Similar Posts

Leave a Reply