Lo último

Las cuatro fases que la hostelería prevé antes de la reapertura de bares y restaurantes

Los bares y restaurantes de España se enfrentan desde el 14 de marzo a un panorama sombrío. HOSTELERÍA DE ESPAÑA, la organización empresarial que representa a los restaurantes, bares, cafeterías y pubs de nuestro país, ha encargado un un informe sobre el «Impacto de Covid-19 en la Hostelería en España» que desvela un panorama desolador. El informe, elaborado conjuntamente por la consultora Bain & Company y la firma de servicios profesionales EY (antes Ernst & Young), concluye que los efectos de la pandemia de coronavirus podrían provocar una caída de la facturación anual del sector hostelero español de hasta 55.000 millones de euros durante 2020 (lo equivalente a un 40%).

El plan de los bares en Madrid para la reapertura: mamparas, terrazas y aforos

Además, el empleo podría sufrir también un fuerte impacto, con hasta 680.000 puestos de trabajo afectados en los momentos más críticos del proceso y una pérdida estructural definitiva de 207.000 puestos de trabajo.

Las cuatro fases

Los expertos creen que la evolución del impacto en el sector se desarrollará en cuatro fases:

1. Confinamiento: situación en la que se decreta un cese casi total de la actividad (con excepción de las entregas a domicilio) y de la generación de ingresos. Es en la fase en la que está, al menos, hasta el 9 de mayo.

2. Apertura restringida: fase de recuperación lenta de la actividad con el levantamiento gradual de las restricciones.

3. Demanda en transición: apertura sin restricciones, pero con una demanda inicial limitada por el miedo al contagio y la disminución del turismo.

4. Cambio estructural: recuperación de un nivel de actividad más próximo al del período anterior a la crisis, pero con el efecto de una menor demanda y cambio de hábitos.

El sector de la hostelería, al borde del abismo

Para ninguna de estas fases hay aún un calendario ni siquiera imaginado, dado que depende de la evolución de la pandemia y de las decisiones que adopte el Gobierno, pero el informe dibuja tres escenarios diferentes en función de la duración de las medidas para combatir la epidemia y, asimismo detalla el impacto concreto en cifras que la pandemia tendría en variables económicas como la facturación o el empleo del sector en cada uno de los supuestos contemplados.

Escenarios a los que se enfrentan los bares y restaurantes de España.

Escenarios a los que se enfrentan los bares y restaurantes de España. / Hostelería de España

Como se puede ver en el gráfico, las hipótesis de trabajo cuando se realizo el informe eran tres: confinamientos hasta el 26 de abril, hasta el 9 de mayo o hasta el 30 de mayo. De momento está confirmado el segundo escenario, que contempla descensos de facturación del 36-38% y una oérdida del 41% de empleo. Si el estado de alarma se prrorroga hasta finales de mayo los descensos serían del 40-42% y el 45%, respectivamente.

¿Cuándo abrirán los bares y restaurantes?

Según relata el informe, el sector de la hostelería está muy fragmentado: está compuesto por 314.000 empresas y el 70% de los negocios corresponde a autónomos y empresas de menos de 3 empleados.

Además, opera con márgenes de beneficios muy bajos. Por ejemplo, en el caso de la restauración, en torno al 6% frente al 13% de la media de todos los sectores nacionales.

La crisis del sector podría tener una repercusión directa en las arcas públicas: la facturación por el IVA podría descender en alrededor de 5.000 millones de euros

Tanto la restauración como el alojamiento muestran una exposición mayor a los ciclos económicos, dada su correlación con la renta disponible. Y los despidos, ERTE y la situación económica dibujada por la pandemia no promete expectativas muy favorables.

Además, concluye el informe, se trata de un sector con poca liquidez. En restauración, por ejemplo, el 50% de los negocios podría aguantar únicamente alrededor de un mes de gastos operativos fijos sin recurrir a financiación (o bien externa o bien recurriendo a ahorros).

Descenso de ingresos públicos

Estas reducciones substanciales tanto en la facturación del sector, como en los niveles de empleo tendrían como consecuencia también un impacto importante en las cuentas públicas: el estudio indica que la recaudación del IVA podría descender en alrededor de 5.000 millones de euros, y los gastos sociales de apoyo a las personas que pierdan su empleo podrían ascender hasta los 3.500 millones de euros añadidos a la caída de las contribuciones a la Seguridad Social.

Similar Posts

Leave a Reply