Culturas

Más de 600 ERTE en empresas culturales de la Comunitat sitúan el sector en la parálisis

La asfixia que la crisis por el Covid-19 ha impuesto en la cultura ya arroja cifras que ofrecen un descarnado y sangrante retrato de la parálisis en el sector. Y, como era de esperar, no son nada halagüeñas. El número de ERTE que acompañan a este sector de la actividad asciende a 620 en la Comunitat Valenciana, según los datos facilitados por la Conselleria de Economía correspondientes hasta la semana pasada, concretamente al día 21, a partir de las inscripciones por sector de actividad registradas.

Detrás de esa cifra, de ese número de empresas culturales que se han acogido a un ERTE,se encuentran las historias personales de 2.956 trabajadores del sector. A todos ellos, puntualizan desde Economía, se añaden los autónomos –abundantes en el ámbito de la actividad cultural– que desde que el 14 de marzo, como consecuencia de la declaración del estado de alarma, se encuentran con su actividad detenida.

Teatros, cines, librerías, editoriales y música se enfrentan a una realidad inquietante, se mueven en un escenario complicado, en el que todavía desconocen cuándo regresará la normalidad, cuándo podrán abrir sus puertas, y en qué condiciones, para poder empezar a recibir al público. Y son muchos los profesionales que están implicados en estos ámbitos de la actividad cultural.

Antonio Such, presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios de Cine (Avecine), explicó a LAS PROVINCIAS que los ERTE han «llegado a un alto porcentaje de empresas», aunque no en todos los casos afecta al cien por cien de las plantillas, dado que algunos trabajos dentro de esta actividad se tienen que mantener en marcha. Citó como ejemplos las funciones de «gerencia o las de la actividad a través de redes sociales y también el personal que se dedica al mantenimiento de los sistemas de proyección digital, que se tienen que vigilar de manera continuada».

Detrás de las palabras de Such, quien se refiere a la actividad de salas de exhibición, se encuentra el parón que también se han visto abocados rodajes, estrenos o presentaciones de producciones a las que están vinculados muchos profesionales. Desde actores, hasta maquilladores o técnicos de distintas especialidades que bien se pueden ver afectados por la paralización de una empresa o por su condición de autónomos hasta que llegue la hora de regresar al plató. autónomos que también están parados. El presidente de MusicaProCV apuntó el temor de «Que vaya a más».

En el sector editorial la crisis también ha impreso ya su huella en el ámbito laboral. De momento, un tercio de las empresas editoras han acudido a un ERTE en distintos grados y niveles. Son más de 180 los trabajadores perjudicados, según destacó ayer l’Associació d’Editors del Pais Valencià. Puntualizaron que en la industria editorial participan muchos más profesionales como ilustradores, traductores, impressores o correctores, «por tanto los efectos son en realidad mucho más graves y van más allá».

La actividad teatral, desde las compañías hasta las salas, se enfrenta también a un difícil escenario. María Ángeles Fayos, presidenta de la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (Avetid).a apuntó la pasada semana que «en las artes escénicas la situación es de catástrofe». Habló de que en la Comunitat los ERTE o las medidas a las que se acogen los autónomos,pueden afectar a una treintena de compañías teatrales y hasta una decena de salas.Los espectáculos de música en vivo, que desde que se decretó el estado de alarma no han hecho más que aplazarse e incluso suspenderse, es otro de los ámbitos de la actividad azotado por los ERTE. Luis Óscar García, presidente de la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV), que ya advirtió días atrás del riesgo de que «se duplique y hasta triplique el riesgo de cierre» de negocios, aseguró ayer que hasta el momento en la Comunitat un «70 por ciento» de las empresas implicadas espectáculos de música en vivo, han recurrido a un ERTE, lo que supone, según Luis Óscar García, unas 700 personas afectadas. García puntualizó que el 30% restante son

Similar Posts

Leave a Reply