Lo último

Cuándo abren las autoescuelas o el enigma de cómo mantener la distancia de seguridad dentro de un coche

Cerradas al menos dos meses, las autoescuelas presenciales recargan las pilas para encarar una nueva crisis. El Gobierno incluye la apertura de los centros educativos y de formación, como autoescuelas y academias, en la denominada Fase 2, que si las provincias cumplen con los objetivos marcados por Sanidad comenzará el 25 de mayo y finalizará el 7 de junio. Y si alguna provincia no lo cumple, la apertura de las autoescuelas que haya en ella se retrasará aún más. Y el Gobierno les obliga a abrir con medidas de distanciamiento e higiene. Todo un galimatías para un sector que estará dos meses y medio con los coches paralizados y sin ingresos. Y el panorama no es muy halagüeño.

El miedo a compartir coche

La pregunta que no paran de hacerse los profesores es cuándo volverá la normalidad. Las autoescuelas tradicionales no son nadie sin el alumno, que, ante el parón de la enseñanza, repasa desde casa sus conocimientos teóricos con los test de internet.

«A nivel práctico ninguna autoescuela estaba preparada», ni las presenciales ni las digitales, para una situación como la desatada por la pandemia, lamenta Diego, que ve «imposible colocar mamparas de separación dentro del coche» para reanudar las clases al volante.

El responsable de Garfield llama la atención sobre el factor psicológico del miedo a encerrarse dos personas en un coche. En suma, no poder guardar una distancia de seguridad para prevenirse del contagio.

La formación online

La formación «on line» ha triplicado las matrículas durante el confinamiento y las autoescuelas saben que «lo que da el beneficio son las horas prácticas», resume a Efe Diego Núñez, encargado en Vigo de la autoescuela Garfield, que por la experiencia de la anterior crisis económica anticipa que las familias en paro no podrán permitirse pagar el carné de sus hijos. Y es que la mayoría de aspirantes siguen siendo jóvenes estudiantes sin ingresos propios. «Habrá padres que optarán por hacer el menor número posible de prácticas para el examen», aventura Diego.

De la crisis provocada por el coronavirus, Diego descarta alguna consecuencia positiva para un sector aún afectado por la huelga de examinadores de los últimos años. «El impacto económico es total. Hay un ERTE, pero se sigue pagando la diferencia en las nóminas», apunta.

Autoescuelas abocadas al cierre

El freno de la actividad en la enseñanza supondrá pérdidas de 70 millones de euros, señala al otro lado del teléfono Enrique Lorca, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), que representa a medio centenar de asociaciones regionales y locales.

«Cuando la crisis finalice, bastantes autoescuelas estarán abocadas al cierre», afirma a Efe Lorca, que prevé una vuelta «paulatina» a la actividad, en el mejor de los casos con la mitad de los alumnos y la plantilla de profesores al cien por cien. El sector, con una fuerte competencia en precios, seguirá sin obtener beneficios.

Para las autoescuelas, «llueve sobre mojado» en esta nueva crisis. Cuando la profesión asomaba la cabeza después de una huelga de examinadores, el coronavirus «puede ser la puntilla», vaticina Lorca.

Los exámenes, suspendidos

El interrogante para los aspirantes es si el parón provocará un colapso en los exámenes, suspendidos por la Dirección General de Tráfico (DGT) desde el pasado 16 de marzo. A ojos del responsable de CNAE, que responde con un «ojalá», un colapso significaría que las jefaturas cuentan con más recursos.

¿Ha puesto el confinamiento en duda el futuro de la enseñanza presencial? Lorca se agarra a las estadísticas, que indican que el 24 por ciento de los fallecidos en accidentes no llevaba puesto el cinturón. «El contenido se sabe, pero no se aplica, porque no hay una sensibilización que se consigue con la presencialidad en las aulas, con simuladores para conocer e interiorizar las consecuencias de un accidente», defiende Lorca, que añade, tajante: «La formación a distancia provocará, lamentablemente, muertes en carretera».

Mientras la crisis continúe, la Confederación propone estudiar fórmulas ya ensayadas, como las subvenciones a jóvenes en busca de empleo para que puedan obtener el carné, o el llamado «permiso de conducir por 1 euro al día», un crédito a devolver sin intereses que obligaba a cursar diez horas extra de clases de seguridad vial.

Similar Posts

Leave a Reply