Lo último

Armas de vanguardia para luchar contra el enemigo invisible

Desde el inicio de esta crisis del coronavirus los jefes de Gobierno adoptaron la jerga militar y la escenografía bélica para exigir medidas a sus ‘ciudadanos-soldados’, confinados en sus casas por la expansión del brote. El enemigo invisible superó todas las barreras y entró en las ciudades para dejar sus calles desangeladas, cortando de raíz la vida urbana. Para vencerlo, la innovación se muestra como una aliada imprescindible. Tecnología frente a la burocracia. Armas de vanguardia para luchar contra este asesino que ahoga los pulmones de sus víctimas. Big data, drones fumigadores, robots teledirigidos, aplicaciones que monitorean para evitar expandir el patógeno y prolongar los contagios, impresión 3D de accesorios para no colapsar los recursos sanitarios e inteligencia artificial son algunas de las soluciones que aporta la innovación.

Precisamente esta última fue quien primero alertó de la propagación del coronavirus de Wuhan el 31 de diciembre. Un algoritmo desarrollado por una start up canadiense especializada en monitorizar la dispersión de enfermedades infecciosas ya había descubierto el brote y avisado de la noticia a sus clientes. La pandemia contabiliza más de tres millones de personas contagiadas a nivel global. La gran incógnita es saber cuántos han sido infectados, dado la limitación de los test de detección y que no se realizan a todos los pacientes. Los expertos estiman que hay un número indeterminado de personas que presentarían síntomas leves o, incluso, que cursan asintomáticos, con la potencialidad de transmitir el virus al resto. Con el objetivo de buscar pacientes ‘invisibles’, se lanzó la encuesta Covid19impact, iniciativa del equipo de trabajo de Expertos en Ciencias de Datos de la Generalitat Valenciana, coordinado por Nuria Oliver, científica de datos. Es la encuesta más importante que hasta ahora se ha hecho en todo el mundo sobre el impacto del coronavirus y pone la IA al servicio de la lucha contra la pandemia.

«Se pueden estudiar patrones de comportamiento y hacer simulaciones con finalidad predictiva, pero la tecnología que vencerá al virus serán los tests y los tratamientos», puntualiza Borja Adsuara, abogado experto en Derecho y Estrategia Digital. En esto coincide Albert Barberà, director del eHealth Center de la UOC. «Se ayudará más desde la prevención y diagnóstico, al seguimiento de los pacientes, a su tratamiento y posterior gestión una vez dados de alta con herramientas de telemedicina como apps que con algoritmos permiten chequear los síntomas». Del mismo modo, para contribuir a la contención y sobre todo gestionar esta crisis con herramientas del siglo XXI, el mejor escudo es «siempre invertir en investigación, innovación y desarrollo; el mejor remedio es la prevención. Estudio, análisis, creación de pruebas (ensayo-error en bucle en muchas ocasiones), dedicación y colaboración», apunta Cristina Aranda, una de las grandes expertas en IA en España y líder de Mujeres Tech.

Los robots, aliados para realizar PCR de forma masiva

En las labores de detección del coronavirus se emplean tres tipos de test. La OMS considera de mayor referencia los PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) que consisten en tomar una pequeña muestra de la nariz del paciente y amplificarla para buscar rastros de material genético del virus. El proceso completo tarda varias horas, y usando robots es posible manejar muchas muestras a la vez con brazos mecánicos, eliminando la posibilidad del error humano, y además identificar antes la presencia del virus usando IA. La iniciativa público-privada Covichain Robots ha traído a España cuatro súper robots.

Superordenadores de computación

Actualmente se investiga en técnicas de IA que ayuden al conocimiento de las proteínas del virus y de su estructura mediante el análisis del genoma de la Covid-19 ya secuenciados para colaborar en el desarrollo de una vacuna o nuevos fármacos. Hay más de 30 empresas trabajando en esto aunque no es probable que esté disponible antes de verano de 2021. Por otro lado, hay algoritmos de Deep Learning que están analizando la afinidad molecular entre fármacos existentes y las proteínas del virus, prediciendo así antivirales usados en otras enfermedades como el VIH que pudieran ser efectivos. Los superordenadores están siendo buenos aliados en la tarea de los científicos. Los gigantes IBM, Amazon, Google y la NASA se aliaron en un consorcio de computación de alto rendimiento para generar algoritmos que frenen la pandemia global y hallar una vacuna. «Hemos puesto a disposición de los investigadores una capacidad de proceso que alcanza los 400.000 billones de operaciones por segundo, lo que permitirá reducir los tiempos» explica Marta Martínez, Presidenta de IBM España.

«La Inteligencia Artificial tiene un gran potencial y diría que es tan importante como la Medicina para parar o mitigar esta pandemia». Quien habla es Xabi Uribe-Etxebarria, fundador y CEO de Sherpa.ai, empresa que ha desarrollado un sistema capaz de predecir la necesidad de la UCI a siete días vista. «Esto nos permite adelantarnos al virus y gestionar mejor los equipos necesarios (mascarillas, respiradores, fármacos, etc) y así optimizar recursos, movimientos o evitar que sobren en un centro de salud y que falten en otro. La herramienta es capaz de reconocer patrones y tendencias del virus», explica.

«La tecnología podrá ayudar desde el IoT en la aplicación de esas medidas preventivas que inevitablemente pasarán por el control de movimientos de las personas, la detección de parámetros corporales en lugares públicos y la aplicación de test de evaluación de síntomas en remoto», responde Alicia Asín, ingeniera informática y CEO de una de las empresas más destacadas en Internet de las Cosas. Libelium llena de sensores el mundo y una de las aplicaciones a esta crisis es la detección de niveles de temperatura en los accesos a recintos públicos. «Cuando salgamos del confinamiento y se reabran las fronteras, los aeropuertos y estaciones de transporte deberán limitar la libre circulación de personas con potencialidad de contagio», apunta Asín.

La inteligencia artificial es tan importante como la medicina para combatir el virus

En este entorno de innovación, «es muy importante el papel de la impresión en 3D; una tecnología que se pone al servicio de las personas y que es capaz de acelerar la producción de material sanitario, clave para la recuperación de las personas», reflexiona Helena Herrero, presidenta de HP, cuya empresa abrió sus diseños de forma gratuita para acelerar la producción de componentes críticos.

Un ejército de impresoras 3D se movilizó y nació ‘CoronavirusMakers’, la mayor red de expertos en tecnología abierta y gratuita open source constituida por voluntarios de España y de otras partes del mundo. Respiradores para UCIS, viseras, mascarillas, oxímetros, entre otro material sanitario de emergencia para seguir salvando vidas. De ese gran grupo central han surgido otros para encargarse de un cometido concreto, como puede el ‘software’, nuevos diseños o la fabricación de equipos de protección individual. «Las pantallas son fáciles de producir, se trata de crear una pieza para colocar acetato que te cubre toda la cara», dice Guillermo Martínez, de la ONG Ayúdame3D. El joven, reconocido con el Premio Fundación Princesa de Girona Social 2020 a finales de febrero, ha cambiado por unas semanas su proyecto de tresdesis de brazo para personas sin recursos, principalmente en África, por sumar ayuda en esta crisis sanitaria.

Son varias las marcas que han cambiado su actividad por la Covid-19 y han hecho uso de la tecnología para ello. El respirador OxyGEN producido por SEAT da aires de esperanza. Cada respirador, diseñado en hardware libre por la empresa Protofy.xyz , cuenta con más de 80 componentes electrónicos y mecánicos y pasa un exhaustivo control de calidad con esterilización de luz ultravioleta.

«Ceder nuestra privacidad es una cuestión de salud pública»

La geolocalización o el uso de la tecnología bluetooth para controlar los movimientos de la población crea dudas sobre nuestra privacidad.

¿Qué está en juego cuando damos nuestros datos para combatir la pandemia? «Ahora las reglas son diferentes. Hay libertades que han sido restringidas. Estamos perdiendo libertades para salvar vidas». Martin Varsavsky, fundador, entre otras compañías, de Jazztel o Goggo Network, y uno de los impulsores de ‘Coronamadrid’, plantea una app como las que utilizan en China o Corea del Sur para la vida post confinamiento, que tenga geolocalización y que monitorice si una persona puede salir o no en función de parámetros como si está inmunizada, si se ha hecho test, el último resultado de tomarse su temperatura o su edad.

Esto implica una invasión de la privacidad que este experto considera aceptable para salir de la epidemia con éxito. «La cesión de nuestra privacidad ya no es una cuestión de poder, sino de salud pública». Hasta el momento ningún gobernante, estatal o autonómico, acepta llegar tan lejos. La falta de un consenso y de una dirección clara en Europa ha llevado a la multiplicación de herramientas de autodiagnóstico a través del móvil. La UE aboga por el sistema bluetooth (que no permite seguir los movimientos), prioriza el anonimato y defiende la voluntariedad tanto en la descarga como en la eliminación de los dispositivos sin dejar huella.

España de momento se ha sumado al Consorcio de Rastreo Paneuropeo de Proximidad para Preservar la Privacidad (PEPP-PT) con el objetivo de buscar una solución de rastreo digital. «Apostamos por una app única europea. Solo logrando la interoperabilidad entre países podrá garantizarse una trazabilidad que asegure el intercambio de datos anónimos en la lucha contra la Covid-19», dijo la Secretaría de Estado de Digitalización.

Paralelamente, el Gobierno puso en marcha el programa DataCovid para rastrear los desplazamientos de la población y evaluar así las capacidades sanitarias en cada provincia gracias a la colaboración de las grandes compañías de telecomunicaciones.

«No hace falta que estos estudios se hagan con datos personales (asociados a personas físicas identificadas o identificables), sino que basta con datos «anonimizados y agregados» (es decir, estadísticos). A la sociedad le hace falta una labor pedagógica. Esta finalidad está autorizada en el Reglamento General de Protección de Datos. El Big Data salva vidas, No usarlo para luchar contra la pandemia sería irresponsable», Borja Adsuara, abogado experto en Derecho y Estrategia Digital.

Una opinión que coincide en la línea de Carina Szpilka, presidenta de Adigital y CEO de K-fund, quien considera que «la tecnología a través de un uso mejor y más coordinado de los datos será clave. Esto abrirá muchos debates, particularmente sobre la protección de datos, pero creo que el futuro pasará por la capacidad de tener mejor trazabilidad de la información y mayor concienciación de los ciudadanos».

Ecosistema y contacto digital

A la hora de desenvolvernos en este nuevo mundo al que nos ha llevado la propagación del coronavirus, la tecnología es una herramienda imprescindible que permite no parar de golpe toda la economía así como llevar a cabo la comunicación y la colaboración necesaria durante el confinamiento. Cabe recordar que una de las medidas para evitar la expansión del patógeno es la de quedarse en casa confinado hasta su contención.

«Podemos mantenernos conectados con nuestros seres queridos y manejar de una manera más llevadera esa distancia física tan necesaria (de hecho, por eso podemos hablar de distancia física y no social). Además, está permitiendo que nuestros hijos puedan seguir aprendiendo desde casa, que muchos teletrabajemos, y que podamos seguir disfrutando de la cultura o hacer ejercicio cada día. Es muy importante que hagamos retrospectiva de la gestión de esta crisis y saquemos todos los aprendizajes necesarios», expone Carina Szpilka, presidenta de Adigital y CEO de K-fund.

El teletrabajo es una de las cosas que parece haber llegado para quedarse en esta crisis sanitaria. «En el plano laboral, creo que sin duda va a haber dos cambios. Por un lado, la implantación del teletrabajo y un replanteamiento importante de la conciliación entre la vida laboral y la vida personal, así como una redefinición de la educación y la preparación laboral gracias al e-learning», subraya Nathalie Picquot, directora de Twitter en España. La jefa de la popular red social insiste en el aprendizaje «analizando los tuits y la data pública para la predicción de futuras pandemias así como analizar su progresión y expansión. «En este sentido, como plataforma abierta y pública, el estudio y análisis de los datos será también parte de nuestra contribución de cara al futuro y tendrá como objetivo mitigar situaciones similares que se puedan dar en los próximos años», apunta. La compañía tecnológica con logo de pajarito azul informó recientemente que sus sistemas automatizados «han desafiado a más de 1,5 millones de cuentas en todo el mundo que estaban dirigidas a discusiones sobre Covid-19 con comportamientos de manipulación o spam» ya que la información veraz, contrastada y de fuentes creíbles es crucial cuando se atraviesa una crisis sea del tipo que sea.

En cuanto al papel de Internet y la infraestructura digital en esta situación actual, hay quien ve que esto no solo «cambiará la forma de ver el mundo de las personas, sino también de las empresas», sostiene Ivo Ivanov, CEO de la compañía alemana DE-CIX. El experto explica que los empresarios están descubriendo las ventajas de trabajar a distancia y de que las personas pueden ser eficientes también de esta manera.

«Actualmente, nadie podría imaginar cómo abordar estar situación en la que nos encontramos, sin ayuda de la tecnología», señala el presidente de AMETIC, Pedro Mier. El experto apuesta por «el binomio de la digitalización y la personalización afrontar cualquier emergencia; una Administración moderna y digitalizada tendrá un mayor éxito frente a pandemias que puedan surgir en un futuro», reflexiona.

«Desde AMETIC hemos propuesto al Gobierno una serie de proyectos tractores que van en la misma dirección. Uno de ellos propone que se digitalice intensamente la sanidad española. Se trata de una iniciativa que venimos trabajando desde hace bastantes meses. El objetivo es tener una sanidad capaz de reaccionar con más rapidez. Tenemos el ejemplo de Corea del Sur».

Similar Posts

Leave a Reply