Deportes

Nadal, sobre la muerte de George Floyd: “Todos debemos tener los mismos derechos”

Nadal, durante un partido del último Open de Australia, en enero. / HANNAH MCKAY (REUTERS)Nadal, durante un partido del último Open de Australia, en enero. / HANNAH MCKAY (REUTERS)

Con más de flexibilidad, porque a diferencia de hace dos semanas ahora puede ir a ejercitarse a su academia, Rafael Nadal ofreció sus reflexiones para los medios internacionales a través de una videoconferencia en la que abordó la gran cuestión que envuelve al tenis, en realidad a absolutamente todo: ¿cuándo volver? En ese sentido, el campeón de 19 grandes se mostró rotundo: la prudencia por delante. Insta el mallorquín a respetar los tiempos y a obtener todas las garantías antes de que pueda reanudarse el circuito.

“Debemos asegurarnos de que la situación es segura para todos, lo fundamental es la salud de todo el mundo”, afirmó el de Manacor, mientras en los despachos del tenis estudian vías para reanudar la actividad. Se apunta a septiembre, al US Open, y también a Roland Garros, trasladado a esa fecha y con la firme voluntad –acelerada voluntad, puesto que el torneo francés hizo el anuncio en pleno proceso de expansión de la pandemia– de celebrarse a la entrada del otoño.

“No he hablado mucho con ellos. Recibí la notificación de que querían trasladar el evento a septiembre diez minutos antes de que hicieran el anuncio oficial. Hoy la situación es la que es, y es muy difícil predecir nada”, indicó; “Si me preguntas si viajaría hoy a Nueva York, te contesto que no. Pero eso es hoy, dentro de dos meses no sabemos qué ocurrirá, aunque afortunadamente la situación va en la dirección correcta. Estoy seguro de que tanto los organizadores del US Open como los de Roland Garros quieren un evento seguro, de que solo quieren celebrarlo si la salud está garantizada, así que estoy convencido de que ellos tomarán la decisión adecuada”.

No quiere Nadal caer en la tentación de las prisas que arrastran a otros deportes de una complejidad logística menor. “Necesitamos ser responsables y enviar un mensaje claro a la sociedad, ser un buen ejemplo. Quiero que mi deporte, el tenis, sea cien por cien seguro y justo. Organizar un torneo con 10 personas es más sencillo, pero un Grand Slam es muy distinto en términos de trabajadores, equipos, volumen de jugadores y aficionados”, explicó.

“Si no somos capaces de organizar el circuito de una forma lo suficientemente justa y segura, y cuando hablo de esto hablo de jugadores de cualquier parte o país del mundo, no podemos jugar al tenis. ¿Qué ocurrirá? No lo sé. La clave es la medicina”, prolongó; “no podemos jugar con miedo a contraer el virus o sabiendo que podemos traerlo a casa, así que debemos esperar un poco más. El tenis no es como el fútbol, que se puede organizar en un solo país, de modo que es completamente diferente, muy complicado”.

Dice Nadal que ahora mismo no le preocupa excesivamente que el parón pueda tener una repercusión directa en su carrera, y que trata de ser positivo día a día. Celebra los avances, en términos de control de la pandemia, y cree que cuando se reanude el circuito podrá volver en óptimas condiciones. “Los dos últimos años he aprendido a jugar un buen tenis sin la necesidad de tener que jugar muchos partidos. Obviamente estoy preocupado, pero todos deberíamos estarlo. Çreo que todo se basa en hacer una buena preparación”, manifestó.

Por otra parte, el balear lamenta las imágenes que llegan en los últimos días desde Estados Unidos. “La situación es muy fea. Cuando ves todas esas cosas es terrible, no puedes imaginarte que puedan ocurrir, pero espero que se controle todo y que sean capaces de volver a una vida positiva, con respeto a todo el mundo, y que se viva en paz. Todos debemos luchar contra el racismo, la pobreza y aquellas cosas terribles que ocurren más de lo que deberían”, apuntó, “pero cuando ves lo que está ocurriendo en las calles, mi sensación es que ese no es el camino para arreglar las cosas”.

Cerró el encuentro, a media mañana, con un mensaje en clave optimista. “Creo firmemente en la gente y que seremos capaces de arreglar los problemas. Todo el mundo debe tener las mismas oportunidades, los mismos derechos. Por supuesto, debemos seguir trabajando duro para hacer de este mundo un lugar mejor. Hay violencia, y la pandemia ha creado una atmósfera difícil, así que es importante permanecer en calma. Hay que evitar la violencia, porque la violencia lo único que genera son desastres”, resolvió.

Similar Posts

Leave a Reply