Lo último

A dónde va el PP

El PP es ese partido que gobierna por sí solo en Galicia, con cómodas mayorías gracias a Ciudadanos en Andalucía, Castilla y León y ayuntamientos importantes como los de Madrid y Malaga y con una minoría inestable en la Comunidad madrileña, que es precisamente la única liderada por alguien designado por su presidente nacional, Pablo Casado; un líder que aspira a que Pedro Sánchez se dé un batacazo, tenga que convocar elecciones y la gente, harta de su manera de gobernar y de su polémico vicepresidente, le convierta en presidente de la Nación. Así, sin más.

Los analistas de encuestas más solventes y los periodistas generalmente bien informados consideran bastante improbable que esto vaya a suceder, por varias razones, entre las que destacan dos: la primera, que no se observa una reducción significativa del apoyo popular al PSOE, a pesar de que la gran mayoria de los españoles critican la gestión que ha hecho Sánchez de la crisis del coronavirus; la segunda, que no se percibe que Casado y su equipo ofrezcan una alternativa al Gobierno actual, sino que se limitan a criticar al presidente sin explicar qué harían ellos en caso de ocupar su lugar en estos tiempos difíciles.

Hablar de Casado y su equipo ya es mucho decir. Aparte del secretario general, Teodoro Garcia Ejea, no se vislumbra a nadie más con peso junto al líder. Los nombramientos efectuados cuando sucedió a Rajoy hace dos años o no han cuajado o solo dan quebraderos de cabeza a la dirección general, como es el caso de la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, famosa ya por destrozar la estrategia de los populares en cualquier momento. Cuando Casado ha querido presumír de asesores, ha sacado una lista que incluye a Elvira Rodríguez, Manuel Pizarro, Miguel Arias Cañete y otras personalidades respetables, pero con fecha de caducidad de los gobiernos de Aznar.

Casado suma lagunas en una asignatura en la que Sánchez le gana por goleada: la comunicación

A la falta de peso político del líder se suman sus lagunas en una asignatura en la que Pedro Sánchez le gana por goleada: la comunicacion. Es cierto que los socialistas juegan con ventaja desde los medios que tan generosamente puso a su disposición Mariano Rajoy, pero también es verdad que incluso para muchos votantes del PP es difícil comprender la estrategia de un partido que unos días apoya a Sánchez, otros le ofrece pactos, otro le critica sin piedad.

Aparte de que Sánchez no se rinda, a Casado le esperan malos tiempos dentro del PP. En mes y medio habrá elecciones en Galicia, donde se espera que Núñez Feijóo revalide holgadamente su mayoría absoluta y aunque el no lo quiera acreciente así su papel de caballero blanco que podría salvar a su partido mientras en el País Vasco el candidato elegido por el líder nacional, Carlos Iturgaiz, no obtiene más votos de los que sacaba Alfonso Alonso, a quien Casado defenestro. Otro punto menos a su favor.

Similar Posts

Leave a Reply