Lo último

Vecinos de Alberic se ofrecen para agilizar la venta de chalés y evitar que se cuelen okupas

Después de unos meses complicados en la urbanización Monte Júcar de Alberic por la llegada de varias familias okupas, las denuncias de los vecinos y la presión de los medios ha provocado que estas personas hayan abandonado los chalés y en estos momentos solo quede uno ocupado.

Desde la asociación de vecinos quieren acabar con esta problemática siendo parte activa. Para ello van a presentar una propuesta a los bancos propietarios de una docena de viviendas vacías para ofrecerse a agilizar las ventas de estos chalés.

“Nos ofrecemos de forma gratuita a ayudarles a vender las casas, enseñándolas a los posibles compradores si desde la inmobiliaria no pueden venir o lo que consideran oportuno”, comentan desde la asociación de vecinos de Monte Júcar.

El objetivo es que estos chalés se vendan cuanto antes para así evitar que vuelvan a ser ocupados. Lo que sí reclaman los residentes de esta urbanización de Alberic es que los propietarios, las entidades bancarias, instalen alarmas para así facilitar el trabajo policial si alguna vez intentan entrar okupas.

“Si hay alarma, salta el aviso a la policía y se puede demostrar que las personas que entran son ladrones. Nosotros también estaríamos pendientes de avisar si viésemos que hay gente que quiere acceder”, añaden.

Con esta colaboración vecinal, esperan que también los propietarios de las viviendas pongan las medidas oportunas para evitar que los chalés vuelvan a ser ocupados ya que esta situación genera gran malestar en la zona. Y es que también se denunció el incremento de la delincuencia durante estos meses, con robos y altercados.

Chalé de lujo ocupado

En estos momentos queda una vivienda ocupada en la urbanización, una de las más lujosas valorada en 300.000 euros. Sin embargo, en el mes de marzo llegaron a ser siete las casas con inquilinos ilegales que aprovecharon al confusión con el decreto del confinamiento.

El corte del suministro eléctrico llevado a cabo por la Guardia Civil en abril consiguió que varias familias desistieran de las ocupaciones. Finalmente, la pasada semana, las protestas vecinales y denuncias públicas hicieron que otros dos inmuebles fueran desalojados ya que incluso algún vecino bloqueó las entradas de estas casas con escombros para mostrar su malestar y rechazo a los ocupas.

Similar Posts

Leave a Reply