Lo último

Los obispos piden perdón por la tragedia de las residencias

La Conferencia Episcopal pidió hoy perdón por la elevada mortalidad acontecida en las residencias de ancianos a causa de coronavirus. El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, entonó el ‘mea culpa’, algo que debería hacer también la sociedad española. Pese a que el obispo destacó que las residencias no son centros sanitarios, sino «hogares», denunció que en algunos casos ha prevalecido la edad de nacimiento que figura en el DNI para negar asistencia a los ancianos. Con todo, el dirigente eclesial admitió que sistema sufrió un desbordamiento, y alegó que las decisiones no deben ceñirse a criterios exclusivamente científicos y médicos, sino a también atender a la ética.

«No cabe duda de que, aunque es verdad que lo que ha ocurrido es una novedad asombrosa que nadie podía prever, sí surge un deseo de pedir perdón y comprensión para todos porque nos hemos visto desbordados», aseguró el obispo auxiliar de Valladolid. Argüello adujo que si ha primado el criterio de la edad para descartar la hospitalización de ancianos se ha cometido una enorme «injusticia». A su entender, la emergencia del Covid dejó a los hospitales desbordados, de manera que «quizás» prevaleció la fecha de nacimiento del carné de identidad para dirimir si era necesario el ingreso en un centro sanitario. «Los criterios científicos y médico no bastan, hacen falta criterios éticos», expresó el secretario general. «Queremos que se conozca la verdad, que aparezcan las responsabilidades, en un momento en el que desbordamiento ha llevado a racionamientos, a racionar recursos escasos».

Al termino de la asamblea plenaria que ha reunido estos días a los representantes de la jerarquía católica, la Iglesia católica se abstuvo de criticar la ausencia del presidente Pedro Sánchez, en el funeral organizado por los prelados a las víctimas del Covid-19. Luis Argüello, subrayó que los obispos no han echado en falta a ninguna institución durante la misa funeral que se celebró el lunes en la catedral de la Almudena (Madrid) para recordar a los fallecidos en la pandemia. En la ceremonia no estuvo presente Sánchez, que ese día celebró una entrevista con el presidente de Portugal. El portavoz de la Conferencia Episcopal sostuvo que la decisión de honrar a los muertos de la pandemia se tomó el 11 mayo y fue comunicada el 11 junio. La invitación fue cursada a las instituciones, no a personas concretas. En este sentido, dijo que la invitación a la Moncloa se envió a la vicepresidencia primera del Ejecutivo, que ocupa Carmen Calvo, por cuanto en esa instancia recaen las relaciones del poder civil con las confesiones religiosas. Argüello reconoció que la Conferencia Episcopal ha sido invitada al funeral de Estado que se celebra el próximo 16 de julio, aunque precisó que se trata más bien de un acto cívico y no de unas exequias, propias estas últimas de las actividades de culto. «Todos las instituciones invitadas han estado presentes. Cada una es muy libre de valorar quién viene por parte de cada una de ellas», remachó.

«Contraprogramar»

Negó el dirigente eclesial que el funeral del lunes pasado sea un intento de «contraprogramar» al que tendrá lugar el día 16, que será una ceremonia que «podrán compartir todas las religiones», según la vicepresidenta Carmen Calvo. Argüello precisó que desde el momento en que se hizo pública la asistencia de los reyes Felipe y Letizia, se registró una avalancha de conformaciones para acudir al acto.

La jerarquía eclesiástica está perpleja por la exclusión de los colegios concertados de las ayudas que concederá el Gobierno para reparar los daños causados por el coronavirus. Argüello dijo no comprender por qué se estima que los centros concertados necesitan menos que los públicos, y se preguntó cuál es la razón que avala que un tercio de la red escolar sea discriminada en el plan para la reconstrucción de la economía, cuando ayuda a sostener el Estado del bienestar. «El puesto escolar en la escuela pública cuesta bastante más que el de la concertada», apuntó.

Después del encuentro que mantuvo el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, con la vicepresidenta Carmen Calvo, la Iglesia ya ha configurado su equipo de interlocución para los asuntos económicos, jurídicos y fiscales. Por ahora la ahora la institución eclesial no ha recibido respuesta, anunció Argüello, quien ha solicitado dialogar con las autoridades educativas para participar en la elaboración de la nueva ley de enseñanza.

Los obispos exhortaron a los fieles a acudir de nuevo a las iglesias una vez que ha acabado el periodo de confinamiento a causa de la pandemia. Argüello alentó a los creyentes a visitar los templos y cumplir especialmente con el precepto dominical. Eso sí, Argüello reclamó que no se relajen las medidas de seguridad con el fin de evitar los contagios.

El portavoz de los obispos invitó a los ciudadanos a que retomen el hábito de asistir a los templos y celebrar la comunión de forma presencial, toda vez que los católicos han sufrido durante la pandemia «un ayuno eucarístico».

«Este nuevo impulso, prudente por la pandemia que permanece entre nosotros, ha de recordar la llamada a todo fiel católico a participar, de manera presencial, en la celebración común de la Eucaristía dominical como testimonio de pertenencia y fidelidad a Cristo y a su Iglesia», dice en una nota el episcopado.

Similar Posts

Leave a Reply