Deportes

Mercedes impulsa a sus pilotos; Ferrari los desquicia

Si el Mundial de Fórmula 1 es popularmente conocido como el Gran Circo, esta temporada los payasos visten de rojo. Ferrari, el símbolo más universal de las carreras de coches, atraviesa un momento de lo más desconcertante y lo más preocupante para los ‘tifosi’ es que el panorama que se presenta delante no pinta demasiado bien. La flojera del monoplaza proyectado para este curso es alarmante porque no se limita a un aspecto, sino que es general. El SF1000 es lento en las rectas e inestable en las curvas, circunstancia que es capaz de desquiciar a cualquiera, también a dos monstruos del calibre Sebastian Vettel y Charles Leclerc. Hace una semana, en la carrera que puso en marcha el campeonato en el Red Bull Ring, el alemán la lió al entrar pasadísimo en una curva a la derecha y terminó con su monoplaza mirando al tendido. Siete días más tarde y en el mismo escenario, Leclerc radiografió la maniobra y su bólido se llevó puesto al de su vecino de taller.

MÁS INFORMACIÓN

“Solo puedo pedir disculpas. Espero que aprendamos de esto porque he tirado a la basura todo el trabajo del equipo. Me precipité demasiado y quise ganar posiciones en la primera vuelta. Aprenderé de ello”, lamentó el joven monegasco. “Yo tenía el interior y no esperaba que Charles intentara nada porque no había espacio. Por eso nos tocamos”, resolvió Vettel. “Es la peor forma de terminar el fin de semana. No es cuestión de buscar responsables sino de volver a casa y trabajar”, resumió Mattia Binotto, el director de la estructura de Maranello.

El segundo puesto de Leclerc en el arranque del Mundial fue todo un subidón para la tropa de la ‘Scuderia’, que hizo lo imposible para acelerar los plazos y revitalizar el coche con vistas a la segunda cita. De los componentes que llegaron destacaron un nuevo suelo y algunos componentes del alerón delantero. El hecho de disputar dos pruebas seguidas en el mismo trazado ofrecía una oportunidad inmejorable para analizar el comportamiento del prototipo actualizado y así sacar conclusiones acerca del rumbo a seguir. Pero será difícil que los ingenieros se atrevan a señalar una dirección con solo cuatro vueltas de datos.

El drama de Ferrari todavía lo es más cuando se compara con el tremendo rendimiento ofrecido por Mercedes, que en Spielberg impulsó a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas hacia el primer doblete de la temporada. Tras salir desde la ‘pole’, el británico dominó la prueba de la primera a la última vuelta sin que nadie pudiera marcarle en corto y los estrategas de la marca de la estrella impulsaron al finlandés para que se las apañara para superar en pista (a falta de cuatro giros) a un titán como Max Verstappen (tercero). Carlos Sainz cruzó la meta el noveno, penalizado por un cambio de gomas defectuoso de McLaren que le dejó atascado alrededor de cuatro segundos más de la cuenta.

Se trata de la 85ª victoria en la hoja de servicios de Hamilton, que se queda a seis de la plusmarca absoluta de Michael Schumacher (91), y es su podio número 152, una cifra que le deja a solo tres del record del Kaiser (155), a quien también pretende igualar en número de títulos (siete). Por lo demás, esta es la 35ª cita consecutiva en la que el corredor de Stevenage (Gran Bretaña) termina en las posiciones de puntos, una racha que de por sí ya es un record absoluto, y que obviamente supone una evidencia irrefutable de la robustez de las Flechas de Plata. El actual campeón emergió con fuerza después de una primera parada del calendario en la que estuvo irreconocible desde el sábado. “A diferencia de lo que hicieron otros yo me quedé aquí [en Austria], trabajé con los chicos el lunes y también el viernes para darle la vuelta a esta situación”, desveló el piloto.

Similar Posts

Leave a Reply