Deportes Lo último

Kaspárov: “Veo a Firouzja como retador de Carlsen, en 2023”

Gari Kaspárov, de 57 años, admira a Magnus Carlsen, de 29, pero cree que el dominio del actual campeón no es aún tan brillante como el suyo (1985-2005). Y ve al iraní Alireza Firouzja, de 17, como probable retador del noruego en 2023. También cree que el estilo de Ian Niepómniachi -si vence mañana al neerlandés Anish Giri en la 3ª manga de la semifinal- puede ser muy molesto para el escandinavo, pero ve a este como “claro favorito” en la final del torneo rápido por internet Leyendas del Ajedrez, que empezará el lunes en Chess24.

El legendario excampeón ha contestado preguntas mientras comentaba las semifinales desde ese club virtual. Carlsen ha eliminado (2,5-0,5 y 2,5-0,5) al ruso Péter Svídler. Giri ha remontado frente a Niepómniachi (0,5-2,5 y 3,5-2,5) tras jugar la 2ª manga mucho mejor que la primera este viernes, e imponerse en la muerte súbita.

Sus múltiples ocupaciones como conferenciante, analista político, activista por los derechos humanos, asesor en ciber-seguridad, promotor del ajedrez como herramienta educativa y escritor no impiden que Kaspárov siga muy de cerca los torneos de élite e incluso juegue de vez en cuando partidas rápidas en internet bajo pseudónimo. Y su olfato estratégico y táctico sigue siendo muy fino, pero “la edad te dice que otras cosas fallan”.

Lo explicó mientras su compatriota Péter Svídler, octacampeón de Rusia, de 44 años, malograba una posición muy ventajosa frente a Niepómniachi, de 30: “No se trata de lograr posiciones ganadoras, sino de ganarlas, como me pasó con [Fabiano] Caruana en partidas recientes cuando rompí mi retiro para jugar algunos torneos rápidos. De hecho, que Svídler haya logrado pasar a semifinales ya tiene un gran mérito, que me ha sorprendido”.

“No veo a Niepo ganando el Candidatos”

Hay un punto de escepticismo en Kaspárov cuando hablar de Niepómniachi: “Sus rivales fallan mucho ante él. Pero reconozco que juega muy rápido, mantiene ese ritmo siempre, busca posiciones con material desnivelado, heterodoxas, y eso molesta especialmente a Magnus, quien además comete algún error de vez en cuando, de modo que le doy alguna posibilidad en la final de este torneo, dejando muy claro que Magnus es el favorito”.

Además, Kaspárov se suma a quienes ven la inconsistencia como principal punto débil de Niepómniachi: “Por eso no lo veo ganando el Candidatos, aunque fuera el líder empatado con Vachier-Lagrave en el momento de la suspensión [justo en la mitad del torneo]. A primeros de marzo, antes del torneo, veía a [Liren] Ding y Caruana como favoritos, pero Ding está desconocido, no sé qué le pasa, y Caruana no estuvo a su altura habitual. O sea que tal vez Vachier-Lagrave pueda ganar el torneo, si se mantiene consistente”.

No escatima elogios a Carlsen: “Lo que más admiro de Magnus es que siempre intenta progresar. Trabaja mucho, no se conforma con ser el mejor. A pesar de que aglutina el olfato de Kárpov, la fiereza de Fischer, la tenacidad de Botvínik o la mía… siempre busca cómo mejorar, y es muy autocrítico, como lo era yo. La suma de todo eso lo hace fortísimo”.

“Magnus trabaja mucho. A pesar de que aglutina el olfato de Kárpov, la fiereza de Fischer, la tenacidad de Botvínik o la mía… siempre busca cómo mejorar”

Por tanto, no ve a nadie capaz de destronar al noruego en 2021: “Cuando Ding ganó a Magnus en la final de la Copa Sinquefield, quedé muy impresionado. Pero la consistencia que demostró entonces ha desaparecido de pronto. De modo que quizá debamos esperar a que alguien muy joven ahora pueda destronarlo. Tal vez Firouzja, en 2022 o 2023, cuando se juegue el siguiente Mundial”. Giri tampoco le convence mucho: “Juega un ajedrez exquisito en algunas de sus partidas, pero peca de ser demasiado precavido, sobre todo contra jugadores como Niepo”.

Preguntado por si el dominio de Carlsen es equiparable al suyo, la respuesta es, como casi siempre, muy clara: “Aunque Magnus ganó el título en 2013, su dominio dura ya unos diez años. Pero el mío duró casi veinte. Además, tengo la sensación de que él no se ha encontrado tantos rivales tan fuertes como tuve yo. Primero me enfrenté a Kárpov y su generación de jugadores temibles. Y luego a la de Anand, Krámnik, Shírov, Topálov, Kamsky…”.

En otro momento de la entrevista, añadió a esa lista a la húngara Judit Polgar, única mujer en la historia que ha estado entre los diez mejores del mundo, presente en la conversación en directo: “Cuando me enfrentaba a Judit no lo hacía a la mejor mujer, sino a uno de mis rivales más duros. Por fortuna para mí, y al igual que ocurría con Shírov, su estilo, agresivo y creativo, era el que más me gustaba enfrentar. Jugar contra ella era una garantía de lucha y espectáculo”. Más adelante, cuando Polgar propuso una variante en los comentarios técnicos, añadió: “Ese tipo de jugadas eran típicas de ti hace 25 años. Estabas adelantada a tu época”. Y a continuación hizo gala de su prodigiosa memoria, recordando la posición exacta de una partida de Polgar con Krámnik en el torneo de Dos Hermanas de 1996, y de otra de Krámnik con Guélfand en Sanghi Nagar (India), en 1994.

Los jugadores inhumanos no faltaron en la conversación, y en especial el revolucionario programa AlphaZero: “He escrito un libro y muchos artículos sobre esto. Pero quizá sea importante subrayar que AlphaZero nos ha demostrado que las computadoras no van a hacer que el ajedrez sea muy aburrido, como todos temíamos, sino todo lo contrario”.

Y, por supuesto, el legendario excampeón celebra el enorme auge de los torneos de primera fila por internet: “Que el ajedrez se adapte al siglo XXI y concretamente a esta pandemia es justo lo que necesitamos. Resulta muy hermoso ver que los jugadores de élite no se rinden ante el coronavirus, sino justo lo contrario”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Similar Posts

Leave a Reply