Lo último

La Champions exprés marca un agosto con acento español

Resuelto el título de Liga a favor del Real Madrid, invencible en el esprint final de 11 partidos sin tregua, la próxima semana vuelve a escena la Liga de Campeones con un formato inédito para un agosto frenético. La máxima competición continental por equipos regresa cinco meses después del obligado parón por la pandemia del coronavirus y promete grandes emociones y grandes sorpresas. Sobre el papel, la competición se equilibra al jugarse todos los duelos de cuartos a partido único y sin público en Lisboa, ya sea en el José Alvalade del Sporting o en el estadio benfiquista Da Luz.

A tenor del sorteo, celebrado el pasado 10 de julio, en la capital lusa podría repetirse otra histórica final madrileña tras la ‘décima’ conquistada en la prórroga por el Real Madrid en 2014. Sueñan los blancos con su decimocuarto título para culminar un curso de ensueño, pero para ello antes deben remontar ante el Manchester City de Pep Guardiola el 1-2 del Santiago Bernabéu. Será un duelo sin público pero en el Etihad, ya que el Reino Unido no exigirá en este caso confinarse dos semanas a todo aquél que viaje desde territorio español. Si supera el reto ‘citizen’, en cuartos asomaría la Juventus de Cristiano, si es que el reciente campeón de la Serie A remonta sin su afición el 1-0 adverso de la ida contra el Lyon.

El Atlético, único de los representantes españoles ya clasificado para cuartos, ambiciona ese primer gran título que se le resiste después de tres finales perdidas de forma dramática, una ante el Bayern por penaltis en 1974 y las dos recientes ante su eterno rival, en la prórroga de Lisboa y en los penaltis de Milán. A priori, tiene un recorrido relativamente accesible ya que primero le corresponde el Leipzig y después el ganador de un Atlanta-PSG devaluado porque los franceses no reanudaron la Ligue 1 y estarán bajos de forma.

Para el Barça de Quique Setién, cuyo futuro está más que en entredicho, y de Leo Messi, en horas bajas pero motivado para la ocasión, supone la gran oportunidad de desquitarse del mal trago que ha supuesto perder la Liga. En el camino hacia su sexta Champions, primero tiene que hacer bueno en un Camp Nou desierto el 1-1 de San Paolo ante el amenazante Nápoles de Gennaro Gattuso y luego superar al Bayern, con pie y medio en cuartos tras pasar por encima del Chelsea en la ida de Stamford Bridge (0-3). En semifinales podría darse ese clásico que el gran aficionado espera con ilusión.

Sin Ramos ante Guardiola

Por orden cronológico, el carrusel para los españoles se abrirá el 7 de agosto, a las 21.00 horas, con el duelo del Etihad. Pese a su importante ventaja en el primer asalto, entre los ingleses se ha instalado la cautela que pregona Guardiola, quien jamás dará por muerto a su temido Real Madrid antes de tiempo. El técnico ‘citizen’ asume que este tipo de duelos no se ganan desde la táctica sino desde el hambre de los propios jugadores. En la misma línea, el portugués Bernardo Silva ha insistido en que «el City no pasará a cuartos si no juega muy bien frente al Madrid».

En los merengues, Zidane confía en que el descanso haya servido solo para recargar las pilas y regresar con renovados bríos, no para pensar que ya se ha cumplido con el ansiado 34 galardón liguero. «Claro que podemos ganar en Mánchester y que queremos la Champions», dijo el técnico marsellés tras conquistar el torneo de la regularidad, el que premia el esfuerzo de todo un año, la unión del grupo y la fortaleza de un vestuario.

Sancionado el capitán Sergio Ramos, la principal incógnita reside en saber si el belga Eden Hazard estará a punto frente a un adversario al que el TAS ha anulado la sanción que le impuso la UEFA sin poder competir dos años en Europa y que ha acabado segundo la Premier con 81 puntos, a 18 del Liverpool, tras 26 victorias, tres empates y nueve derrotas. Si avanza, el Madrid volvería a jugar su duelo de cuartos el 15 de agosto en el José Alvalade.

Duros obstáculos para Sevilla y Getafe en la Liga Europa

Gattuso amenaza a Setién

Una semana antes, el próximo sábado, cita cumbre para el Barça ante el Nápoles en un fantasmal Camp Nou. Será el momento de ver si la conjura de técnicos y jugadores tras caer ante Osasuna y dar por perdida la Liga ha surtido efecto o es un brindis al sol. Más allá de la clase o de la estrategia a emplear, será clave el estado físico en el que lleguen los catalanes frente a un rival que conquistó la Copa de Italia al vencer a la Juve por penaltis y desde hace tiempo solo piensa en clave Barça.

«En las últimas jornadas del campeonato le pedí al equipo que subiera el nivel porque en breve podemos entrar en la historia del Nápoles, que nunca ha llegado a cuartos de la Champions», subraya el corajudo exfutbolista y actual entrenador. El valioso gol de Griezmann en la ida debe rentabilizarlo el Barça, que jugaría los cuartos el 14 de agosto en Da Luz. El horizonte de los bávaros en ese cruce es aterrador en el actual momento culé.

Soñar tras el milagro de Anfield

Más benévolo resultó el bombo para el Atlético, en franca progresión desde el milagro de Anfield en octavos, con Marcos Llorente reconvertido en fiable delantero. Primero porque Simeone conoce de antemano su rival de cuartos y puede preparar la cita hasta el día 13, y segundo porque el alegre Leipzig es novato en estas lides y no contará con su mayor estrella. Timo Werner, el goleador del conjunto alemán, ha fichado ya por el Chelsea para la próxima temporada y no jugará.

El delantero titular de la selección alemana ha sido la luz del equipo para acabar en la tercera plaza de la Bundesliga, anotando 28 goles en la competición y alcanzando los 34 en total al sumar cuatro más en Champions y dos en Copa. Es un equipo muy vistoso y ofensivo, que ha hecho 105 goles esta temporada pero ha encajado 51. Destaca en sus filas el español Dani Olmo, pretendido por unos rojiblancos que desconfían de su condición de favoritos. «La eliminatoria está al 50%», sentencia el Cholo Simeone, en su tono habitual.

Similar Posts

Leave a Reply