Las noticias

Hallados restos óseos y de ropa en el vertedero de Zaldibar

Los equipos de rescate han encontrado este domingo por la tarde restos óseos envueltos en tela en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), donde permanecen desaparecidos Joaquín Beltrán y Alberto Sololuce desde el pasado 6 de febrero como consecuencia del derrumbe de miles de toneladas de residuos industriales y de tierra, según han asegurado fuentes del Departamento vasco de Seguridad. La Ertzaintza ha abierto una investigación para determinar, en primer lugar, si son humanos, así como para averiguar si corresponden con alguno de los dos hombres que buscan desde hace medio año.

La zona del vertedero en la que ha sido hallado al menos un hueso ha quedado acordonada y se han paralizado los trabajos de búsqueda, mientras la policía científica determina si pueden pertenecer a uno de los desaparecidos. Los restos han sido localizados junto a “elementos de la báscula” de la escombrera, aseguran desde el Gobierno vasco.

Los trabajos de búsqueda permitieron encontrar el pasado 5 de abril entre los escombros el vehículo de Sololuce, lo que abrió una puerta de esperanza para los familiares de los desaparecidos, pero los rastreos que han seguido desde entonces no habían dado con ningún rastro de estas dos personas.

El derrumbe del vertedero de Zaldibar se produjo el 6 de febrero y arrastró consigo a Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze, dos de los empleados que trabajaban en esta instalación gestionada por la compañía Verter Recycling 2002 Sociedad Limitada. El deslizamiento, que provocó un alud de miles de toneladas de residuos, alcanzó la autopista AP-8, que conecta Bilbao con San Sebastián. El movimiento de tierras y escombros ha sido una de los mayores siniestros medioambientales ocurridos en el País Vasco.

Las dos personas tragadas por toneladas de residuos llevan sepultados más de seis meses sin que las labores de búsqueda hayan dado resultado hasta ahora. Mientras, tres responsables de la empresa que gestiona la escombrera —el dueño del vertedero, José Ignacio Barinaga; el ingeniero jefe, Juan Etxebarria, y la responsable legal y sobrina de Barinaga, Arrate Bilbao— han sido acusados de homicidio imprudente y de un delito contra los trabajadores, además de otro contra los recursos naturales. El Juzgado de Instrucción número 1 de Durango decretó el pasado 23 de julio la libertad provisional con medidas cautelares para los tres investigados, que deben comparecer ante la autoridad judicial una vez al mes.

El desprendimiento se dio en época preelectoral, poco antes de los comicios autonómicos previstos el 5 de abril que fueron aplazados debido al estado de alarma por la pandemia del coronavirus. El PNV salió vencedor de esos comicios hace apenas unas semanas, el 12 de julio, y tuvo que enfrentarse a las acusaciones por parte de la oposición, que le reprochaba lo ocurrido con Beltrán y Sololuce y los lentos avances en la búsqueda de ambos hombres.

La polémica acompañó a las primeras labores sobre el terreno caído porque los efectivos actuaron sin protección ante el amianto, un material nocivo que también se almacenaba en la escombrera. Asimismo, los incendios que se originaron tras el alud provocaron un humo que alarmó a las localidades colindantes a este punto cercano al límite entre Gipuzkoa y Bizkaia. Los análisis del aire y del agua revelaron que no había ninguna amenaza para la salubridad, pero recomendaron no ventilar totalmente las viviendas y evitar el ejercicio físico en el exterior hasta que se extinguieron estas llamas.

Similar Posts

Leave a Reply