Lo último

AstraZeneca confía en tener la vacuna este año pese al parón de los ensayos

La farmacéutica británica AstraZeneca aún cree que puede disponer de la vacuna contra el coronavirus antes de final de año. Así lo dijo este jueves el director ejecutivo del grupo, Pascal Soriot, que ofreció una conferencia de prensa telemática para intentar frenar la ola de pesimismo que se desató tras el anuncio de que la compañía frenaba los ensayos con su proyecto de vacuna por los efectos secundarios que había sufrido uno de los voluntarios, aquejado de mielitis transversa. «Todavía podríamos tener una vacuna para finales de este año o principios del próximo», señaló Soriot. La clave está, indicó, en la rapidez con la que las instituciones sanitarias, que están estudiando los posibles efectos secundarios de la vacuna, den su visto bueno a la reanudación de las pruebas.

Además, la farmacéutica, que desarrolla su proyecto en colaboración con la Universidad de Oxford, desveló que hace unos meses se produjo otro parón por una situación similar, pero que los ensayos pudieron reanudarse en pocos días.

«En AstraZeneca ponemos la ciencia, la seguridad y los intereses de la sociedad en el centro de nuestro trabajo. Esta pausa temporal es la prueba de que seguimos esos principios. Un único caso en uno de nuestros centros de ensayo es evaluado por un comité de expertos independientes», afirmó Soriot. «Ese comité nos guiará en cuanto a la fecha en que los ensayos podrían reiniciarse, para que podamos continuar nuestro trabajo lo antes posible», agregó.

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford es uno de los proyectos más avanzados para la inmunización de la población. La Unión Europea adquirió los derechos sobre 300 millones de dosis, de los que 30 llegarían a los países a principios de diciembre y tres corresponderían a España, según explicó este mismo lunes el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Los expertos creen que el parón de las pruebas puede retrasar el proyecto durante algunas semanas.

Mientras, la Organización Mundial de la Salud (OMS) matizó su mensaje sobre las posibilidades de una inmunización masiva de la población. Si el miércoles hablaba de que no habría vacunaciones a gran escala hasta 2022, este jueves recordó que unos 190 laboratorios e instituciones en todo el mundo investigan posibles vacunas contra el coronavirus, y que 35 de ellas se encuentran en fase de ensayos clínicos en humanos. En concreto, nueve de ellos, avalados por países como Estados Unidos, Rusia, China o Gran Bretaña, están ya en la tercera fase, en la que se inocula el compuesto en miles de voluntarios, o a punto de ingresar en ella.

«Cuantas más candidatas haya más oportunidades tendremos de encontrar una segura y eficaz», aseveró la jefa de científicos del organismo internacional, Soumya Swaminathan. Pero a la vez, incidió en que el tropiezo del proyecto británico es un recordatorio de que el camino contra la vacuna no será «rápido y directo». Así, la Agencia Europea del Medicamento cree que una vacuna aprobada y disponible mundialmente para inmunizaciones masivas no podría estar hasta principios de 2021.

La OMS recuerda que 35 laboratorios ya realizan ensayos clínicos en humanos y nueve de ellas están en la fase final

Noticias como la de AstraZeneca y Oxford «no deben causar desánimo, pues este tipo de cosas ocurren y ahora hay que esperar la decisión de la directiva sobre qué pasos se darán en los ensayos», estimó Swaminathan. «Es un procedimiento normal de seguridad» y «un recordatorio de que la investigación clínica tiene altibajos», indicó.

Y no todos las dificultades son estrictamente sanitarias. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó este jueves que se necesitan 35.000 millones de dólares (unos 30.000 millones de euros) para conseguir desarrollar y extender a todo el mundo los tratamientos contra la covid-19, incluidas las vacunas. De ese dinero, además, unos 12.000 millones de euros deben inyectarse «en los próximos tres meses» para aumentar las probabilidades de encontrar antídotos contra el coronavirus.

Guterres hizo estas declaraciones durante su intervención en Acelerador ACT, un foro encargado de controlar el acceso equitativo de los tratamientos de la Covid-19 que fue impulsado en abril por la OMS, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y la Fundación Bill y Melinda Gates y que integra a gobiernos, organizaciones del sector sanitario, científicos, empresas, la sociedad civil y filántropos.

Similar Posts

Leave a Reply