Lo último

Ferrari presenta el Portofino M: gran versatilidad y placer de conducir al aire libre

Ferrari ha desvelado el Portofino M, el primer Ferrari que se presenta después del periodo de cierre de la empresa debido a la crisis del Covid-19, lo que lo convierte en un símbolo del comienzo de un viaje de redescubrimiento, reafirmando el compromiso del Cavallino Rampante por la innovación, siempre combinada con un profundo respeto a su legado, la pasión y la constante búsqueda de la perfección.

Todos estos valores se reflejan en el nuevo Portofino M, cuya letra «M» viene de «modificado», que, en la jerga de Ferrari, sirve para codificar los diseños que se distinguen por una evolución que ha contribuido significativamente a mejorar las prestaciones de un coche.

Esta nueva evolución incluye un sinfín de innovaciones técnicas: el rediseño del tren de potencia, esconde bajo el capó un motor turbo V8 cilindros que desata 620 CV a 7.500 rpm, 20 CV más que el Ferrari Portofino; una nueva caja de cambios de ocho velocidades y el manettino de cinco posiciones con un modo Race -esta posición se apoya en el sistema Ferrari Dynamic Enhander, que tiene como misión principal maximizar el placer de conducción y la diversión al volante-, toda una primicia en un spider GT. Éste último es la mayor innovación del coche: su objetivo era ampliar las ya excelentes prestaciones de conducción y tracción.

Y es que este modelo ofrece una conducción al aire libre emocional, ágil y con una gran versatilidad en su uso diario. De hecho, se ha incrementado el confort a bordo gracias a sistemas ADAS, o los asientos ventilados o calefactables. Es más, el Ferrari Portofino M mantiene la personalidad dual de su predecesor, siendo el único coche en el mercado que puede definirse como un verdadero coupé de techo duro y un verdadero spider convertible gracias a la tecnología de techo rígido retráctil.

Finalmente, en lo que a su diseño se refiere, destaca visualmente por su parte delantera, en concreto los parachoques, más deportivos y agresivos. Y su interior, hace gala de un sentido harmónico tanto en su expresión como en su intención, es decir, con formas que a veces son más nítidas y otras más suaves y fluidas.

Similar Posts

Leave a Reply