Lo último

Gonzalo Giner se va de aventuras al Congo

Una historia de aventuras ambientada en los espectaculares escenarios naturales de África le ha valido a Gonzalo Giner (Madrid, 1958) el Premio de novela Fernando Lara en su vigésima quinta edición. Con ‘La bruma verde’, este veterinario rural reconvertido en escritor en su madurez ha querido llamar la atención sobre la amenaza de la deforestación y lanzar un grito a favor del conservacionismo y el ecologismo. «Vamos a ver los peligros del segundo pulmón del planeta», avanzó sobre una novela que Planeta publicará a partir del próximo 6 de octubre.

El premio Fernando Lara, uno de los más prestigiosos de panorama literario español y otorgado en colaboración con la Fundación Axa, está dotado con 120.000 euros. A esta edición del certamen concurrían 241 novelas originales e inéditas procedentes de todo el mundo. En su mayoría de origen español, aunque también eran numerosas las llegadas desde el continente americano. El coronavirus y la alerta sanitaria obligó a suspender su tradicional ceremonia de entrega en una cena de gala en el Real Alcázar de Sevilla que reunía al mundo de las letras, sustituida ahora por una escueta ceremonia en una casa palaciega de la capital hispalense con la única presencia de políticos y medios de comunicación.

También el jurado, compuesto por Fernando Delgado, Pere Gimferrer, Ana María Ruiz-Tagle, Clara Sánchez y Emili Rosales, tuvo que deliberar de forma telemática. Una circunstancia sobre la que bromeaba presidente de Planeta, José Creuheras, reconociendo que la pandemia le había permitido tiempo para leer el libro antes de que se conociera el fallo. «Engancha y te hace reflexionar», apuntó, mientras que el escritor y encargado de anunciar el fallo, García Delgado, lo describió como «una magnífica revelación de la realidad», destacando además su «fluidez y claridad».

«‘La bruma verde’ es una novela muy diferente a las que he publicado hasta hoy, su título evoca un fenómeno natural solo visible en un escenario tan espectacular como único: la cuenca del rio Congo; uno de los últimos paraísos verdes de la Tierra y escenario de esta historia que protagoniza la joven, Bineka, cuya vida espero que os atrape desde la primera página», adelantó Giner. Entre sus páginas tampoco faltan las referencias a su profesión o incluso a su admirada Jane Goodall, primatóloga que ha dedicado toda su vida al estudio de estos animales.

Así, sin querer desvelar toda la trama, si avanzó que la novela permitirá a los lectores «respirar los aromas de la selva, empaparse con la húmeda frondosidad de sus paisajes y compartir la inesperada convivencia entre chimpancés». Pero también, explicó, «odiar la avaricia y despropósito de ciertas multinacionales que están deforestando y destruyendo ese mundo verde para la rentable producción de aceite de palma o de soja». Asimismo, la historia pone de relieve la «increíble entrega y generosidad de los que me atrevo a llamar los nuevos ejércitos del planeta: el que forman los cooperantes; y compartir sus anhelos, frustraciones, retos y sueños».

Gonzalo Giner se dio a conocer en 2008 con ‘El sanador de caballos’, sobre los orígenes de su profesión. En su siguiente obra, ‘El jinete del silencio’ (2011), describió el origen de la creación de la raza española de caballos durante el siglo XVI. Poco después llegarían ‘Pacto de lealtad’ (2014), con la que dio un salto en su producción literaria: una novela minuciosamente documentada que narró, por vez primera, la participación de los perros en dos de los combates más sangrientos del pasado siglo XX, la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial. En el año 2017 publicó ‘Las ventanas del cielo’, ambientada en la creación de las vidrieras góticas.

Similar Posts

Leave a Reply