Culturas

Roberto Benigni: «Mis padres me enseñaron mucho, aunque no sabían leer ni escribir»

Regresa el niño de madera con una nariz que crece con cada mentira: el cuento de Pinocho, atemporal y único. La adaptación cinematográfica de Matteo Garrone (‘Gomorra’) del clásico infantil cuenta con Roberto Benigni (Manciano, 1952) como el carpintero Geppetto. Reconocido mundialmente por ‘La vida es bella’, que ganó en 1999 los Oscar al mejor actor, película extranjera y banda sonora, ya dirigió su propia versión de Pinocho en 2002, en la que interpretó al personaje protagonista.

–¿Es cierto que creció en un hogar muy pobre, como Geppetto?

–Sí, mi familia era muy pobre. Mi padre también era carpintero, al igual que Geppetto. Y mi apodo era Pinocho; como él, yo también era desobediente y mentiroso. Nací en Toscana, muy cerca del lugar donde nació el ficticio Pinocho. Y Fellini también me llamó Pinocho. Como puedes ver, toda mi vida está llena de Pinochos.

–¿Cuáles son los recuerdos de crecer en un hogar humilde?

–Durante el discurso en los Oscar, dije: «Agradezco a mis padres por su mayor regalo, que fue la pobreza». Hablaba en serio. No fue una broma. Tengo dos hermanas, solo teníamos una cama y dormíamos todos en ella. Mis padres, mis hermanas y yo. Los mejores momentos de mi vida pertenecen a mi infancia. Mis padres me enseñaron mucho, aunque no sabían leer ni escribir. En nuestra pobreza, éramos príncipes, aristócratas. Éramos los dueños del mundo y era hermoso. Es la pobreza la que te hace rico. Cuando perteneces al mundo, el mundo te pertenece.

–Y ahora que ya no es pobre, ¿es diferente su vida?

–No estoy apegado al dinero. Mi casa es muy bonita, pero es normal. Mi vida es muy sencilla. Con mi dinero, ¿qué puedo hacer? Pedir dos cafés al mismo tiempo y no uno (risas). Sí, sí he estado en casas palaciegas. Una vez conocí a la actriz Elizabeth Taylor en un almuerzo en una mansión y su esposo me preguntó, ¿por qué no escribes algo para Liz? En esos días, ella no estaba haciendo nada. Me dejó alucinado, porque nunca pensé que Liz Taylor quisiera que yo escribiera para ella, eso me hace sentirme lleno de riqueza.

[embedded content]

–Rodó su ‘Pinocho’ en 2002. ¿Dudó antes de embarcarse en este nuevo proyecto?

–No. Me alegré mucho cuando Matteo me pidió que fuera Geppetto. No logré dormir la noche antes de responderle. Es una oportunidad increíble poder interpretar primero al hijo y ahora al padre. Y para ser honesto, el resultado es simplemente espléndido.

–¿Está el público preparado para un nuevo Pinocho?

–Es una narración sin edad. No importa el momento que vivamos, siempre necesitaremos un cuento de hadas porque la vida es incomprensible. A veces necesitamos cuentos de hadas para darle sentido a nuestra existencia. Y Pinocho no es solo un cuento de hadas, es un romance para niños y adultos. Nos enseña muchas cosas, pero no de forma aburrida. Estos personajes, maravillosos y fantásticos, buscan la felicidad. De esa manera Pinocho es muy moderno, porque dice que la felicidad está frente a nosotros.

-¿Le gusta el papel de Geppetto?

-Es un papel de ensueño para un actor. Es como interpretar a Otelo y Yago. O Hamlet y Ofelia. Luz y oscuridad.

Una imagen de 'Pinocho' de Matteo Garrone.
Una imagen de ‘Pinocho’ de Matteo Garrone.

–¿Es cierto que Coppola quiso rodar esta película con usted?

–Sí. Lo conocí después de rodar ‘La vida es bella’. Me confesó que era gran admirador de mi trabajo y me preguntó: ¿Te gustaría interpretar a Geppetto? Yo le contesté: por trabajar contigo interpretaría hasta a la ballena.

–¿Qué película le gusta más, la suya o esta?

– Sin duda este filme es mi Pinocho favorito. Lo digo en serio. He visto cuatro veces esta cinta y cada vez me gusta más, me deja con la boca abierta. Garrone ha retratado la historia con mucha emoción, es hermosísima.

-¿Tiene planes de volver a sentarse en la silla de director?

-Sin duda, tengo muchas ganas de volver a dirigir. Estuve de gira con ‘La divina comedia’ de Dante durante unos 10 años y luego he estado rodando muchos programas de televisión. También grabé con Woody Allen ‘A Roma, con amor’ y ahora he terminado ‘Pinocho’. Creo que ha llegado el momento de volver a dirigir.

–¿Le gustaría hacer una película autobiográfica, tipo ‘Amarcord’ de Fellini?

–No, no me gusta hablar de mí. Hay cosas más interesantes en el mundo que yo.

–¿Tal vez una narración que sea menos cuento de hadas y más una declaración política?

–Para mí, las películas directamente políticas no son interesantes. Incluso ‘La vida es bella’, si me lo permites, era una fábula. No era una película documental ni realista, era una fábula política.

Similar Posts

Leave a Reply