Las noticias

Sánchez modera el tono con Arrimadas aunque sigue situando a Ciudadanos cerca del PP

La líder de Cs, Inés Arrimadas, este miércoles en el Congreso.
La líder de Cs, Inés Arrimadas, este miércoles en el Congreso.EUROPA PRESS/E. Parra. POOL – Eu / Europa Press

En el compás de espera de los Presupuestos cada palabra, cada gesto, es analizado en busca de una señal. Nadie sabe todavía si las cuentas públicas saldrán adelante con la mayoría de la investidura, como quiere Pablo Iglesias; con Ciudadanos, como prefiere un sector socialista del Gobierno; o con una suma de todos esos grupos, opción improbable pero que también desearían en La Moncloa. Las combinaciones suben o bajan como la bolsa, casi cada día. En los últimos días cotiza con más fuerza la vía de la investidura, por la acción decidida del líder de Podemos para allanar el camino con ERC y Bildu ―con quienes se reúne este miércoles―, pero en el PSOE no desdeñan la opción Ciudadanos y en la sesión de control el presidente ha moderado el tono con la líder de Cs después del dardo de la semana pasada, cuando situó a ese partido en la foto de Colón. Sánchez ha felicitado a Arrimadas por su “esfuerzo”, ha dicho, para “superar la dialéctica de bloques”.

La presidenta de Ciudadanos interpelaba a Sánchez por su compromiso en la lucha contra la corrupción, y le ha afeado que el PSOE “bloquee la comisión de investigación sobre la corrupción de sus socios”, en referencia al caso sobre las cuentas de Podemos. “¿Qué va a hacer si imputan a Pablo Iglesias?”, ha preguntado sin obtener respuesta. El jefe del Ejecutivo ha aprovechado esa pregunta para vincular la lucha contra la corrupción con la renovación de las altas instituciones del Estado, como el Consejo General del Poder Judicial, y ha pedido a Arrimadas que convenza al PP. “Usted, que los tiene un poquito más cerca, me gustaría que influyera en el PP, para renovar instituciones fundamentales que en una pandemia deben estar también legitimadas”, le ha instado Sánchez. De esa forma, por segunda semana consecutiva, Sánchez ha colocado a Cs en la derecha.

El discurso del presidente con Ciudadanos ha tenido, en todo caso, una de cal y otra de arena. En otro momento ha reprochado a Arrimadas que defienda la lucha contra la corrupción y luego gobierne en cuatro comunidades autónomas con el PP, un partido al que acosan numerosos escándalos, el último el caso Kitchen. Pero también ha terminado su intervención invitándoles a llegar a acuerdos. “Hay muchas cuestiones con las que Cs se puede entender con este Gobierno progresista”, ha dicho Sánchez ya al final, en unas últimas palabras que se han escuchado ligeramente en el hemiciclo, tapadas por los aplausos.

La melodía sonaba diferente tras la tensión de la semana pasada, cuando el presidente sorprendió con un duro ataque al partido de Arrimadas situándolo en la foto de Colón, la imagen con PP y Vox que definió los bloques políticos en las elecciones generales de 2019 y en la que no estuvo la actual líder de Cs. Sánchez ha rebajado el tono en lo que puede entenderse como un mensaje de que Cs sigue en la partida presupuestaria. Así lo han interpretado en Ciudadanos, donde han visto hoy una versión más moderada de Sánchez después de ese ataque del miércoles pasado. En el partido de Arrimadas son conscientes, en todo caso, de que el Gobierno está intentando un acuerdo a todas bandas, también con ERC, y están esperando a “la foto final”, cuando La Moncloa decida sus aliados. Ellos, de momento, aguantan con “mirada larga”, apuntan fuentes parlamentarias.

Arrimadas, por su parte, ha desdeñado la invitación del presidente a mediar entre el Gobierno y el PP para la renovación del órgano de gobierno de los jueces. De forma muy taxativa: “Si usted se piensa que yo voy a mover un dedo para que ustedes acaben otra vez repartiéndose los jueces, que son los que luego les tienen que investigar por corrupción, es que no sabe absolutamente nada de la historia de este partido”.

Similar Posts

Leave a Reply