Lo último

Septiembre extraño

La pandemia no aporta casi nada positivo a nuestras vidas salvo que reduce las opciones de plantearnos buenos propósitos y desterrar malos hábitos para el nuevo año, que empieza, como todo el mundo sabe, después del verano y no en enero. Estamos en manos del Covid-19 y este nos deja poco margen de mejora. El virus no ayuda a acabar con lo viejo (la mala política, la mediocridad, la falta de recursos para los sanitarios y los números rojos en la cuenta corriente), que aún no ha desaparecido, al igual que los monumentos falleros. En cambio, tienen las horas contadas el saludo con un choque de codos, el disfrute de los columpios en los parques de Valencia y la tranquilidad en Venus. Este septiembre extraño no pierde de vista la risa; de ahí el merecido Premio Nacional de Televisión para el humorista catalán Andreu Buenafuente. Quizá la tendencia a no tomarnos demasiado en serio explique la nominación de Trump al Nobel de la Paz.

Similar Posts

Leave a Reply