Lo último

Científicos berlineses aíslan anticuerpos «altamente efectivos» contra el coronavirus

Un equipo de científicos berlineses han logrado aislar anticuerpos «altamente efectivos» de la sangre de enfermos de coronavirus y reproducir algunos de ellos de manera artificial. Los primeros experimentos efectuados por expertos del Departamento de Virología de la «Charité», el Hospital Universitario de Berlín, y el Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas han demostrado que podrían ayudar a recuperarse a personas infectadas, según comunicó hoy el centro clínico berlinés. Llegado el momento los anticuerpos podrán ser inoculados para ofrecer una protección inmediata de manera preventiva a personas sanas o curativa a personas infectadas, anunció la «Charité» en un comunicado. El equipo científico trabaja en el desarrollo de lo que se llama una vacuna pasiva.

Los científicos alemanes han conseguido aislar casi 600 anticuerpos distintos obtenidos a partir de muestras de sangre de personas que han superado una infección de coronavirus. Los ejemplares más efectivos en la lucha contra el Sars-Covid-2 fueron posteriormente reproducidos de manera artificial. Los anticuerpos seleccionados se adhieren al virus y evitan que este entre en las células y logre reproducirse. Los primeros experimentos realizados con hámster ha confirmado además su eficacia. «Si los anticuerpos son inoculados tras una infección, los hámster desarrollaron como mucho síntomas leves de la enfermedad», explicó el coordinador del equipo investigador, Jakob Kreye. Aquellos Hamster que fueron inoculados con los anticuerpos seleccionados de manera preventiva no llegaron tan siquiera a enfermar.

La «Charité» destacó que de los casi 600 anticuerpos descubiertos en la sangre de pacientes que habían superado la enfermedad tan solo tres son especialmente prometedores para un desarrollo clínico. «En base a esos anticuerpos hemos comenzado a desarrollar una vacuna pasiva contra el virus Dars-Covid-2», destaca la nota. «Lo ideal es producir de manera dirigida y controlada el anticuerpo más efectivo a niveles industriales y con los mismos niveles de calidad. Esa es la meta que perseguimos», declaró Momsen Reincke, uno de los responsables del estudio que los científicos alemanes publican en la revista especializada «Cell».

El equipo científico de la capital alemana colabora con la farmacéutica Miltenyi Biotec y considera que, además de ayudar a reducir apreciablemente los síntomas de personas infectadas, la nueva vacuna pasiva puede suponer una gran ayuda a la hora de inmunizar al personal médico que trabaja en primera línea en la lucha contra la pandemia. A diferencia de la llamada vacuna activa, en la pasiva se inoculan anticuerpos altamente efectivos que tras un cierto tiempo se descomponen. Generalmente una vacuna pasiva es menos efectiva a la larga que una vacuna activa. «Pero a cambio los efectos de una vacuna pasiva son inmediatos, en una activa los anticuerpos deben aun desarrollarse en el organismo», señala el comunicado de la «Charité». «Lo ideal es que existan las dos posibilidades de vacunación para, según la situación, poder reaccionar de manera flexible», señalaron los expertos berlineses. Estos esperan que los primeros estudios clínicos con voluntarios puedan comenzar antes de acabar el año y destacaron que los preparativos ya han comenzado.

Similar Posts

Leave a Reply