Deportes

El deporte se revuelve contra la impunidad policial por la muerte de Breonna Taylor

Numerosas estrellas de los deportes profesionales de Estados Unidos han hecho pública su indignación por la decisión de un gran jurado de Kentucky de no imputar a los agentes de policía implicados en la muerte de Breonna Taylor. La afroamericana de 26 años fue tiroteada el pasado 13 de marzo en su propia casa, de madrugada, en una operación errónea contra una banda de tráfico de drogas.

“¡Estoy devastado, herido, triste, enojado!”, escribió LeBron James en Twitter. “Queremos justicia para Breonna. Se hizo justicia para las paredes de los apartamentos de sus vecinos, pero no para su hermosa vida”. El jugador de los Lakers dijo no estar sorprendido por el veredicto y se mostró muy decepcionado. “Maldita sea, y todavía estoy herido y con el corazón apesadumbrado! ¡Le envío mi amor a la madre, la familia y los amigos de Breonna! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento!. Es tan desmoralizador. Es tan desalentador. Sigo pensando en la generación de niños estadounidenses, de cualquier color, ¿es así cómo queremos criarlos? ¿Es este el país en el que queremos vivir?”.

El jurado ha imputado al exagente Brett Hankison por tres cargos de violencia excesiva, mientras que los otros dos policías —John Mattingly y Myles Cosgrove— que participaron en el asalto no han sido acusados. A los tres, el Gran Jurado les ha exonerado de la muerte de Taylor. Hankison fue el único de los agentes que fue despedido del departamento. Sus superiores argumentaron en la carta de despido que le expulsaban del cuerpo por haber demostrado “extrema indiferencia por el valor de la vida humana”.

El entrenador de los Golden State Warriors, Steve Kerr, reflexionó: “Hay tanta violencia… Hay tanto tiroteo… Viene de muchas formas, ya sean tiroteos en la escuela, por la brutalidad policial, o de vecino a vecino. Hay tanta violencia y es desmoralizador cuando no podemos rendir cuentas o hacer que cualquiera rinda cuentas por ello”.

Michael Malone, el entrenador de Denver Nuggets, indicó. “Estamos usando nuestra plataforma para hablar de educación y dar voz a nuestros jugadores, especialmente sobre conseguir justicia para Breonna Taylor. No hemos logrado esa justicia, y eso es una pena. Espero que eso cambie en algún momento”. Las reacciones en contra de la sentencia se han sucedido por parte de deportistas de la Liga de Fútbol Americano (NFL). Colin Kaepernick, el quarteback que hizo famoso el gesto de protesta de arrodillarse durante el himno, comentó: “La institución policial supremacista blanca que nos robó la vida de Breonna Taylor debe ser abolida por la seguridad y el bienestar de nuestra gente”.

DeMarcus Cousins, exjugador de Golden State y actualmente sin equipo, tuiteó: “¡Palmada en la espalda por asesinato, pero 10 años por derribar una estatua!”, en referencia a la orden ejecutiva que aprobó Donald Trump para proteger monumentos y estatuas del vandalismo.

“Lamentablemente, hoy no hubo justicia para Breonna Taylor”, indica la directora ejecutiva del sindicato de jugadores, NBPA, Michele Roberts, en un comunicado. “Su asesinato fue el resultado de una serie de decisiones insensibles y descuidadas, tomadas con una falta de consideración por la humanidad, que finalmente provocó la muerte de una mujer inocente y hermosa con toda su vida por delante. Nuestros jugadores y yo damos de nuevo nuestro más sentido pésame a su familia y nos comprometemos a seguir trabajando en su honor y a decir siempre su nombre”.

La célebre jugadora de fútbol Megan Rapinoe se expresó a través de su cuenta de Instagram: “Es una noticia insultante y devastadora sobre los asesinos de Breonna Taylor. No tengo palabras, por favor regístrense para votar, para que podamos reemplazar a todas y cada una de las personas malvadas”. La exjugadora de tenis Martina Navratilova indicó: “Nuestro sistema de castas sigue vivo”. La boxeadora Claressa Shields reaccionó: “Por esto es por lo que protestamos”.

En mayo y junio, numerosos jugadores de la NBA se implicaron en las acciones de protesta contra la brutalidad policial y varios acudieron a las marchas ciudadanas de protesta por la muerte de George Floyd, el 25 de mayo en Minneapolis. El sindicato de jugadores y la NBA llegaron a varios acuerdos para hacer visible su protesta cuando se reanudó la competición tras la pandemia, el 31 de julio en el complejo deportivo de Disney World, en Orlando. Utilizan camisetas con la inscripción Black Lives Matter y escuchan el himno previo a los partidos con el famoso gesto de protesta, con una rodilla en suelo.

El 26 de agosto, en una acción sin precedentes, los Milwaukee Bucks boicotearon el partido de los playoffs que debía enfrentarlos a Orlando Magic en protesta por la acción de los policías que tirotearon días antes por la espalda al afroamericano Jacob Blake en Kenosha (Wisconsin). “Estamos cansados de los asesinatos y la injusticia”, declaró George Hill, el base de los Bucks. La NBA suspendió los tres partidos programados para la jornada y la competición se reanudó unos días después de que los clubes acordaran con los jugadores llevar una serie de acciones, entre otras, promover y facilitar el voto a los ciudadanos estadounidenses en las elecciones de noviembre.

Similar Posts

Leave a Reply