Culturas

El Palau de la Música y los desastres

Al Palau de La Música de Valencia no dejan de surgirle problemas. Los desastres acompañan a la gestión del emblemático enclave cultural de manera continuada desde que se quedara sin actividad en julio de 2019 por el desprendimiento del techo de la sala Rodrigo después de que ya cayera el de la sala Iturbi. Desde ese momento no ha podido levantar la cabeza. El último acontecimiento que viene a confirmar la errática trayectoria del espacio se confirmó ayer al conocerse que el auditorio municipal ha denunciado que ha sido objeto del robo de más de 5.000 euros que se encontraban en el despacho del director del auditorio municipal, Vicent Ros.

El dinero según pudo confirmar LAS PROVINCIAS procedía de las taquillas del edificio y a diferencia de lo que es habitual, no se había guardado en alguna de las dos cajas fuertes que posee el Palau. La cantidad sustraída estaba depositada en el despacho del director, emplazamiento que se encuentra en un área del edificio carente de vigilancia.

Los hechos, según aseguraron las fuentes a este diario, se denunciaron ante la Policía Nacional a principios de este mes. La fecha en la que pudo producirse la desaparición del dinero se desconoce, si bien al parecer fue a la vuelta de las vacaciones -a principios de septiembre- cuando se descubrió lo acontecido.

La Policía Nacional se encuentra inmersa en las investigaciones que puedan conducir a esclarecer los hechos. Además, también ha podido saber LAS PROVINCIAS que los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Valencia, al cual está adscrito el Palau como organismo autónomo, también estudian lo sucedido.

La desaparición del dinero llega en un momento muy complicado para el Palau y no hace más que agravar la situación. La lista de problemas derivados de la errática gestión del espacio acumula asuntos de profundo calado pendientes de resolver, a los que ahora se suma uno más.

Roban 5.500 euros de las taquillas del Palau de la Música de Valencia

El primer desastre se describió en el horizonte de futuro del Palau a finales de junio de 2019 tras el desprendimiento de los techos de las salas Iturbi y Rodrigo, suceso al que siguió la inmediata suspendió de la actividad en el espacio y la consiguiente búsqueda de espacios alternativos para dar cabida a la programación habitual del auditorio.

Pero el nubarrón que cubrió el horizonte del auditorio municipal no dejó de expandirse hasta la actualidad. Como informó ayer LAS PROVINCIAS, uno de los últimos reveses sufridos por el Palau, presidido por la concejal de Acción Cultural Glòria Tello, ha sido la marcha este mismo mes del subdirector de gestión, José Manuel García Nestares, quien abandonará el cargo sin que los responsables del auditorio municipal le hayan buscado sustituto.

La marcha del gerente agrava la crisis del Palau

Sólo días antes, la semana pasada, tuvo que asumir una derrota en los tribunales y decidió no recurrir la sentencia que obliga a repetir el proceso de valoración de los candidatos que en 2016 se presentaron al concurso que se saldó con la elección de Vicent Ros como responsable del auditorio. No han recurrido la sentencia TSJCV que en marzo obligaba a los responsables del auditorio a «retrotraer el procedimiento al momento en que se produjo el vicio invalidante para que se valoren nuevamente los méritos de los candidatos».

Para ver el cielo despejado parece que habrá que esperar. No está redactado aún el proyecto de reforma que deberá poner las bases de lo que se hará en un Palau que no reabrirá las puertas al menos, hasta 2023. Ayer el grupo municipal del PP solicitó un Consejo Rector para que el Palau informé tanto del robo como de la sentencia del TSJCV.

Francisco de Lorenzo: «Al Palau de la Música parece que alguien le ha mirado mal»

Similar Posts

Leave a Reply