Las noticias

La violencia de los narcos se recrudece en Andalucía

El patrón se repite. Narcos detectados en pleno alijo en playas de Cádiz o Málaga, llegada de las fuerzas policiales y huida a toda prisa de los delincuentes que se llevan por delante todo lo que se interponga en su camino. Incluso si son vehículos de Guardia Civil y Policía Nacional o cualquier otro turismo que se cruce. Es una escena que, con demasiadas similitudes, se ha repetido en cinco ocasiones en la Costa del Sol y otras dos en Campo de Gibraltar en apenas un mes. Dos de ellas en las últimas 48 horas en Mijas y Marbella en dos operaciones contra el narcotráfico en las que dos patrullas del Instituto Armado sufrieron embestidas y otro turismo que conducía una persona que circulaba por la zona fue arrollado. En total, 12 agentes de la Guardia Civil, uno de la Policía Nacional y tres ciudadanos heridos desde el pasado 29 de agosto.

“Han perdido el respeto”, dice un agente que interviene de manera habitual en estas operaciones. Lo comprobaron quienes participaron en la llamada operación Castor que la Guardia Civil desarrolló esta pasada madrugada en San Pedro Alcántara, en Marbella. En una de sus playas, detectaron a una embarcación cargada de fardos de hachís que estaba desembarcando la droga con el apoyo de un grupo de personas en tierra. Los delincuentes trataron de huir en un turismo a toda velocidad, embistiendo “con gran violencia” a una de las patrullas, aunque los dos agentes que iban en el vehículo resultaron ilesos. Quien no tuvo tanta suerte fue el conductor de un coche que circulaba por la zona y que también fue arrollado por los narcotraficantes ―que más tarde abandonaron su vehículo y no han sido detenidos aún―. El herido fue trasladado al hospital Costa del Sol.

En esta operativa fueron arrestadas 15 personas, dos de ellas menores y se han aprehendido 12 fardos de hachís con un peso superior a los 400 kilos. También se han intervenido cuatro vehículos, uno de ellos con el que los miembros de la organización ―especializada en alijar hachís en las playas malagueñas― arremetieron contra las fuerzas policiales. A ellas se suman los otros tres hombres detenidos el pasado lunes en Mijas cuando también fueron sorprendidos en pleno alijo en una playa de la localidad. En esa intervención, dos vehículos de los delincuentes golpearon varias veces a otra patrulla de la Guardia Civil y uno de los agentes que iba en su interior sufrió un esguince en el tobillo. Dicha operación continua abierta.

Las fuerzas policiales creen que ha habido un cambio de órdenes en las organizaciones de narcotraficantes, que ahora pretenden hacer llegar la mercancía a su destino “pase lo que pase”, en palabras de un agente experimentado. A cambio, han mejorado los salarios a sus empleados, que no dudan en chocar y embestir a los vehículos oficiales que se interponen en su camino para lograr su objetivo. El primer capítulo de esta historia pareció una conducta aislada. Fue el pasado 29 de agosto, cuando un narco golpeó un coche camuflado de la Guardia Civil en la autopista AP-7 e incluso circuló en sentido contrario para escapar a la altura de Manilva. Pero desde entonces se han repetido en otras seis situaciones similares. “Y eso ya no es casualidad”, añade otro agente.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, lo achacó hace tres semanas a la “desesperación” de los grupos dedicados al tráfico de droga que se sienten sometidos a una gran presión policial en la zona. De hecho, solo en la última semana ha habido tres grandes operaciones contra tres de los clanes más conocidos en Campo de Gibraltar con tentáculos en Málaga que sirvieron para detener a 99 personas, incautar casi 10 toneladas de hachís e intervenir propiedades por un valor de unos diez millones de euros, además de vehículos de lujo y guarderías para la droga. Desde que arrancó en 2019 el Plan Especial de Seguridad en la zona ha habido ya más de 9.300 personas arrestadas y más de 20 millones de euros invertidos en medios para las fuerzas de seguridad.

Similar Posts

Leave a Reply